Grupo Malla

El sabor del liderazgo

Cuando se formalizó la adquisición del Grupo Malla por parte del poderoso conglomerado económico guatemalteco Grupo Gutiérrez, a través de la empresa Multi-inversiones -una de sus divisiones comerciales, los nuevos propietarios anunciaron que uno de los objetivos primordiales de su administración era afianzar el liderazgo nacional en sus líneas de productos.

Ha pasado casi un año del cambio de gestión en Malla y lo cierto es que ese objetivo se ha cumplido con creces, pese a la crisis económica que vive el país y que ha afectado con fuerza a los productos de la canasta familiar, la pasta es referente obligado.

Grupo Malla obtuvo el reconocimiento como la empresa más admirada en el renglón de compañías procesadoras de pastas, cumpliendo las expectativas de sus ejecutivos de consolidar la supremacía de las marcas Milano y Milanesa, entre otras, como las preferidas por los consumidores.
Luis Miguel Pando, presidente de Malla, califica como un gran reconocimiento la voz del público, enfatizando que esto no es más que el resultado del trabajo de un equipo de profesionales, técnicos y trabajadores que se esfuerzan por mantener la calidad de los productos, una tradición en los más de 60 años de vida de la empresa.
“Además, nuestras marcas están íntimamente ligadas a la cultura de consumo de los productos que representan esta categoría. Tenemos cincuenta años en el mercado nacional con la marca Milano. Las marcas están segmentadas para cada nivel socio-económico. Se cubren todos los estratos de la sociedad y nuestra calidad está acorde a las necesidades del consumidor dominicano”, acota Pando.
Sin duda que el futuro del Grupo Malla, y particularmente en sus divisiones galletas y pastas, se dibuja fuera de nuestras fronteras. Es así como han incrementado las exportaciones de ambos productos a los mercados criollos de Estados Unidos, ya sea en Boston, Nueva York y Miami. Asimismo, se han abiertos espacios comerciales en Puerto Rico y otras islas del Caribe, donde las galletas Guarina y Hatuey, especialmente, tienen una penetración muy fuerte.
“También enviamos ya un embarque a Canadá, donde la colonia haitiana es fanática de nuestros productos, especialmente de galletas. Estamos buscando las mejores alternativas de exportación, sin descuidar el mercado criollo”, acota el ejecutivo.