Adiós al ícono de una época…. ¡Bienvenido ítem de colección!

 Sony deja de producir su famoso Walkman después de 30 años y 200 millones de unidades vendidas.

El primer Sony Walkman.

Quizás haya llegado la hora de recuperar y quitar el polvo a nuestros viejos Walkman, olvidados en lo más profundo del closet. Sony ha anunciado que dará de baja la venta y producción de los Walkman de casete en Japón, dándole fin a una era que duró un poco más de 30 años. Desde sus primeros días, Sony reporta haber vendido exactamente 200.020.000 unidades.

La nostalgia es algo muy poderoso -solo hay que ver a Michael J. Fox recreando el teaser original de Back to the Future-, pero el mercado no sabe de romanticismo. Al viejo y querido Walkman, ese trasto que permitía caminar y escuchar música de casete, antes de los Discman o los reproductores de MP3, le ha llegado la hora. Según ha anunciado Sony recientemente, va a dar fin a la producción y venta de estos aparatos. Sí, todavía estaban en producción.

El modelo Sony Walkman TPS-L2 salió a la venta a principios de julio de 1979. Fue el primer reproductor de audio portátil de bajo costo y también incluía un micrófono con la opción de detener la reproducción del casete para hablar sobre la música. Y fue tal el impacto del reproductor, que hoy nos referimos a todos los dispositivos de este tipo, con el nombre de la marca de Sony, Walkman. Esto fue posible gracias al trabajo de Masaru Ibuka y Akio Morita, que idearon el concepto original y lo lanzaron al mercado con un precio de US$200.

Y hoy nos toca decirle adiós a este clásico reproductor, cerrando una era que, para nuestra sorpresa, duró cerca de treinta años. Desde el primer día de venta, a principios de julio 1979, hasta marzo de 2010, Sony dice haber vendido exactamente 200.020.000 unidades, de todos los modelos disponibles. Y aunque decidieron dejar de producir y vender Walkmans de casete en Japón, todavía continúa la producción y venta de Walkman de disco, un avance no tan impactante, pero que también cerrará una era cuando llegue su correspondiente final.