Inversión extranjera

 

Los puntos relevantes que podrían destacarse en la evolución en el flujo de inversiones y el comercio entre República Dominicana y Estados Unidos en 2010.

 Alejandro Peña Prieto Presidente, Cámara Americana de Comercio en República Dominicana (AMCHAMDR)  

 Históricamente, la inversión estadounidense ha representado alrededor del 30% de la inversión extranjera que llega al país. En 2009, ascendió a cerca de US$590 millones, para constituir el 27% del total de dicho año. Luego de la ratificación del DRCAFTA en 2006, sus niveles de inversión se han más que duplicado, llegan a casi US$2,000 millones por año. A pesar de la crisis financiera internacional de 2008 y 2009, los flujos son superiores a los promedios históricos.   

En los últimos años se ha verificado un creciente déficit en la balanza comercial con E.U., situación que guarda poca relación con la entrada en vigor del DR-CAFTA, y más con otros aspectos coyunturales, como la reducción de las exportaciones textiles debido a la expiración del Acuerdo Multifibras con E.U., además del aumento de los precios en los combustibles, granos y fertilizantes, que R.D. importa de E.U. Debemos enfocarnos en los mercados de exportación, para ello tenemos que mejorar el nivel de competitividad, invertir en el capital humano y forjar alianzas con empresas internacionales que nos ayuden a acceder a las cadenas de suministro global. Lic. Luis R.Pellerano
Socio/ Director de Departamento de Negocios e Inversión Extranjera

República Dominicana, como el resto del mundo, ha sufrido la crisis que ha afectado y que continúa afectando los mercados internacionales. Los Estados Unidos, principal socio comercial del país, todavía buscan soluciones para revitalizar una economía que parece resistirse a los rescates y paquetes de estímulo aprobados por el Congreso. Lo anterior explica el declive experimentado en las exportaciones desde la R.D. a E.U. desde 2009 y que exhibe una tímida mejoría en 2010. 

Sin embargo, la existencia del DR-CAFTA continúa siendo un instrumento atractivo para hacer negocios con R.D. En efecto, la designación de representantes de empresas norteamericanas en el país ya no es tema de largas discusiones sobre estrategias de mitigación de riesgos. La mitigación del impacto de la Ley 173 de 1966 bajo el referido acuerdo abre las puertas a la llegada de nuevas empresas o líneas de productos sujetos, en el entendido de que
la relación entre concedente y concesionario estará determinada por la voluntad de las partes. 2010 se ha perfilado como un año para levantarse tras una estrepitosa caída, 2011 se proyecta como el año de recuperación.