BP registra las mayores pérdidas desde 1992

BP informó que tiene la intención de mejorar la seguridad en todas sus operaciones.

La petrolera BP, responsable del vertido de crudo en el Golfo de México, reportó las mayores pérdidas anuales en casi veinte años pero anunció que restablecerá el pago de dividendos tras quedar suspendidos en junio de 2010.

Según se informó en un comunicado, en 2010 la compañía registró pérdidas anuales de 3.719 millones de dólares, frente al beneficio atribuido de 16.578 millones de dólares obtenidos en 2009.

En el comunicado, remitido hoy a la Bolsa de Valores de Londres, la empresa confirmó que volverá a pagar dividendos, a siete centavos de dólar por acción por el último trimestre de 2010, la mitad del precio que tenía cuando los dividendos quedaron suspendidos a raíz de la crisis por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, en abril pasado.

Sin embargo, los socios rusos en el negocio conjunto TNK-BP, representados por Alfa-Access-Renova, señalaron que bloquearán el pago de dividendos correspondientes al último trimestre de 2010 en protesta por el reciente acuerdo entre BP y la rusa Rosneft.

BP también informó que pondrá a la venta dos refinerías en América del Norte, incluida la planta de la compañía en la ciudad de Texas (EEUU), donde en 2005 se produjo una fuerte explosión y un incendio. Como parte de su reestructuración, la petrolera ha vendido inversiones que tenía en Argentina, América del Norte, Venezuela, Vietnam, Colombia y Egipto.

Los expertos indicaron hoy que las pérdidas anuales de BP, segunda petrolera de Europa, son las primeras desde 1992. Sus pérdidas brutas anuales fueron de 4.825 millones de dólares frente al beneficio bruto de 25.124 millones de dólares obtenido en 2009. A pesar de ello, los ingresos totales de la compañía en 2010 fueron de 308.928 millones de dólares frente a 246.138 millones de dólares obtenidos el año anterior.

Además de dañar la reputación de BP, la explosión y el posterior vertido de petróleo en el Golfo de México causó un desastre medioambiental sin precedentes en la zona.