Adolescentes expuestos al humo de cigarro pueden quedar sordos

El cigarro con la sordera. Una asociación que nadie relacionó fue el descubrimiento de los investigadores de la Universidad de Nueva York (NYU), Estados Unidos, donde se reveló que los adolescentes entre 12 y 19 años que son expuestos al humo de cigarrillo de manera constante, tienen el doble de posibilidades de perder la audición o quedar sordos.

La investigación realizada con más de 1.500 adolescentes, incluyó pruebas de audición y de sangre, los cuales arrojaron resultados evidentes: los niños expuestos al humo de cigarro tenían altos niveles de cotinina en su sangre, sustancia asociada a la nicotina, vinculada con la pérdida de audición neurosensorial.

“Es el tipo de pérdida auditiva que, por lo general, tiende a presentarse con la edad, o entre los niños que nacen con sordera congénita”, explicó el coautor del estudio Michael Weitzman, profesor de pediatría y siquiatría en la Facultad de Medicina de NYU.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, el humo del cigarrillo aumenta la frecuencia e intensidad de los ataques de asma y causa más de 750 mil infecciones del oído medio.