Lujo entre el viento y las olas

Un estilo de vida que conjuga glamour, pasión y aventura es el que enlaza a los amantes de los veleros y yates abordo de sus embarcaciones sobre las que surcan las aguas de los siete mares para realizar grandes travesías de ensueño, míticos viajes que son la envidia de muchos…

Lujo sobre el mar 

Líneas estilizadas para una joya flotante.

El diseñador de artilugios de lujo Stuart Hughes es el creador del yate más caro y extravagante del mundo, considerado una auténtica joya flotante, y construida en oro macizo, cuyo valor se estima en más de cinco mil millones de dólares, alrededor de unos tres mil millones de euros.
Para conseguir esta joya, su constructor tardo más de tres años en darle vida, y para ello utilizó más de 100.000 kilogramos de oro macizo y plata, cuyos materiales se encuentran plasmados por todas partes en la nave, como en las estancias, la cubierta y hasta en el caco del barco, así como peceras de oro y botellas de licor con diamantes.
Aunque este yate no es demasiado grande, solo de unos 30 metros de eslora, la gran excentricidad de esta maravilla flotante es una de las paredes del camarote del armador, realizadas completamente con huesos de tiranosaurio rex y rocas de meteoritos, lo que a la par que asombroso resulta extraño, pero esque Hughes suele utilizar en sus creaciones restos de dinosaurios.

Con su fachada increíblemente hermosa y sus instalaciones de lujo, el Mega Yate “Voronoi” se asemeja a los diagramas de Voronoi, construcciones geométricas similares a un panal de abejas. Catalogado como el más bello y lujoso del mundo, este yate, creación del coreano Kim Hyun-Seok, oscila en unos 125 millones de dólares, y posee bañeras de hidromasaje, un campo de golf, un salón de villar, entre otras atracciones.
Aunque el concepto está todavía en las primeras etapas, su creador reveló que los materiales utilizados le darán vida a la estructura reforzada serán de acero y aluminio. En esta lujosísima embarcación podrán viajar hasta 24 pasajeros, además de una tripulación compuesta por 32 personas, poseerá asimismo un jardín interior, un gran salón principal, bar cocina, comedor, otra lujosa piscina y un escenario para el entretenimiento. También, contará con una elegante embarcación de emergencia para una evacuación con estilo en caso de necesidad.

Un gigante en los mares, el Halcón Maltes

El Halcón Maltés es el velero más caro y más grande que la humanidad ha visto. Con 88 metros reúne a bordo las mayores innovaciones tecnológicas en este tipo de embarcación. Este sistema permite a este gigante de los mares, que tardó cinco años en ser construido por un equipo de 300 personas, ser manejado por tan sólo una, y puede replegar las velas desde un simple asiento de comando.
Su propietario es Tom Perkins, un multimillonario norteamericano que hizo una extensa fortuna gracias a sus empresas de alta tecnología.
Las pantallas de control muestran el status de las velas, el funcionamiento de los motores eléctricos, el ángulo del viento y la dirección de éstas. El espar situado en la parte anterior sostiene los sistemas de navegación y comunicación por satélite. El halcón maltés completó su vela de prueba en el mar de Mármara con el estrecho del Bósforo el 12 de junio de 2006, e hizo su viaje inaugural desde Turquía. Su precio de salida asciende hasta los 115 millones de euros, aunque cabe la posibilidad de alquilarlo para 16 huéspedes con seis suites y dos camarotes para invitados, a los que hay que añadir los 16 miembros de la tripulación, por la módica cifra de 350.000 euros por semana. El velero está en venta.
La embarcación, cuyo coste de construcción rondó los 75 millones de euros, se estructura en tres niveles: en el inferior se encuentran seis camarotes de invitados y ocho cabinas para la tripulación, la cocina y la bodega.

Regatas en RD

Las condiciones del viento y el clima favorable se complementan para que República Dominicana sea sede del velerismo.

El deporte de la vela comenzó con el rey Carlos II de Inglaterra cuando, en el siglo XVII, comenzó a navegar por placer en un jaghte holandés: el Mary, un barco de 16 metros de eslora construido en Rotterdam, y que se convirtió en el primer yate real. Los nobles ingleses se hicieron construir yates parecidos al del rey, y se celebró la primera regata conocida de la historia a lo largo del río Támesis. En 1720 se fundó el primer club náutico de la historia en Cork, Irlanda,el Cork Water Club, donde un grupo de buques de 12m de eslora se reunían para navegar eventualmente haciendo regatas. La primera gran competición nació en 1820, por la rivalidad entre este club con el New York Yacht Club, creado en 1844, lo que dio lugar a la Copa del América, la regata más antigua del mundo y que todavía hoy se celebra.

1. En Bayahibe, La Romana es común este tipo de deporte. Recientemente competidores provenientes de Puerto Rico, Canadá, Francia, Italia y la República Dominicana concluyeron la “Regata Viva”, en frente de la playa azul turquesa del hotel Viva Wyndham Dominicus Beach.
2. La tradicional regata de veleros cruceros de la Marina de Guerra ha realizado este deporte acuático a las aguas del litoral sur de Santo Domingo, partiendo de la Marina Bartolomé Colon en la avenida del Puerto, donde participan los más destacados veleristas del país en las categorías Racing A, Cruising B y Cruising C. 3. Un destino fascinante para las velas es Casa de Campo Marina, La Romana, lugar turístico que recibe deportistas nacionales y extranjeros de competición. En el 2007 llevaron a cabo el Torneo Internacional de Regata. Veleros del tipo Mega Yates, mayores de 100 pies, racing, cruceros y multicascos se lucieron durante varios días de competencia.