La desmaterialización de los títulos valores

¿Qué es la desmaterialización? La desmaterialización de un título valor consiste en la no existencia física de él.

¿Cuáles son las ventajas de un título desmaterializado? Imagínese tener todos sus títulos valores en un sitio resguardado legalmente, registrado en un sistema tecnológico robusto, sin peligro de robo, deterioro, pérdida, supervisado constantemente y disponible para ser traspasado en cualquier momento y en tiempo real. Esta disponibilidad inmediata y demás características contribuyen a un mercado mucho más dinámico, ágil y menos burocrático, que beneficia tanto al titular como al sistema completo en sí. Otra de las ventajas es la certeza de propiedad y autenticidad que otorga el registro de un título valor en una Central de Valores.
Otra forma de verlo es comparándolo con una cuenta de ahorro donde se ahorra títulos en vez de dinero. Estos títulos están disponibles siempre al igual que toda la información de esta cuenta vía su intermediario de valores o la Central de Valores. Al abrir una cuenta de títulos valores se le asigna un Registro Nacional de Titular (RNT). Este número es asignado por la Central de Valores e identifica a cada titular ante cualquier intermediario de valores.
¿CÓMO COMENZAR?
En República Dominicana, la idea de desmaterialización se inicia con la creación de la Superintendencia de Valores en el año 2000, la que emitió las normativas que sirvieron como base legal para este proceso. En el 2003 nace la Central de Valores Dominicana (CEVALDOM), a cargo del sector privado, principalmente los intermediarios de valores propietarios de la Bolsa de Valores de la República Dominicana en ese momento, y la co-participación de CAVALI (Central de Valores Peruana), que apoyó tanto en el accionariado como en conocimientos.
Hasta dicho momento todos los títulos en el mercado dominicano eran físicos y la mayoría no contaban con la aprobación de la Superintendencia de Valores, situación que provocaba cierta incertidumbre en el mercado, por lo que en el 2004 esta entidad inicio un proceso de desmonte de todas las emisiones que cotizaban en la Bolsa de Valores a fin de iniciar el mercado regulado. Esto ocasionaba que estos emisores deberían sujetarse a la aprobación e inscripción de sus respectivas emisiones a través del regulador.
A consecuencia de este proceso y contando con CEVALDOM, surge la primera emisión de valores desmaterializada local. Desde este momento todas las demás emisiones de emisores privados fueron efectuadas de esta forma y más tarde el Ministerio de Hacienda también comenzó a emitir desmaterializadamente. De esta manera el mercado de valores dominicano tomó forma y al día de hoy sólo permanecen en circulación de manera física algunos títulos emitidos por el Banco Central, entidad que en el 2011 también ha comenzado a emitir en forma desmaterializada para otorgar todas las facilidades de esta modalidad a sus titulares.
En estos momentos CEVALDOM se encuentra realizando esfuerzos para interconectarse con algunas de las principales Centrales de Valores a nivel mundial y así permitir el flujo registral de títulos valores en ambos sentidos. Con esta interconexión, un inversionista extranjero podrá comprar un título dominicano y custodiarlo en la Central de Valores del país donde desee y del mismo modo un inversionista dominicano podrá invertir en títulos extranjeros y custodiarlos en CEVALDOM.
Juan Guzmán Jiménez

DIRECTOR DE INTERMEDIACIÓN Y NUEVOS PRODUCTOS ALPHA SOCIEDAD DE VALORES, S.A., JGUZMAN@ALPHA.COM.DO