El libro de las caras

Con un incremento de 69% en la colocación publicitaria de Facebook durante 2011, y su “Initial Public Offering” para convertirse en empresa que cotiza en Wall Street, el libro de las caras podría convertirse en “otra cosa”… totalmente distinta a eso para lo que fue pensado en el principio.

Cierto, lo admito, Facebook cambió la forma en que interactúo con la gente. A mí también me afectó la vida. Me hizo consciente de muchas cosas: en primer lugar, de la forma en que nuestra cotidianidad se ha convertido en un torbellino ensordecedor, en un prisma cuyos colores nos enceguecen de cuando en vez, en una nueva forma de socializar, en un sifón por medio del cual nuestras personalidades se complementan, se retocan, a nuestro antojo; una manera distinta de mercadearse a nivel personal, ese universo del “I Like” o “me gusta” que tanto nos ha unido en una causa común; un foro por medio del cual ventilamos ansiedades, inconformidades, temores, monstruos, historias, creatividad. También, un medio por el cual podemos decir, a bocajarro, el color de nuestra ropa interior o cómo nos sentíamos en la mañana o cómo evolucionó nuestra higiene personal durante el día.
¡De todo! Pura democracia. Puro fondo, pero pura forma también. En pocas palabras, mucha profundidad, pero también mucha pendejada.
En todo caso, Facebook es, ante todo, y por todo, por ésta y muchas otras razones, muchas cosas y una cosa: muchas cosas dependiendo lo que uno haga de Facebook. Y una cosa por sobre todas las otras: un gran negocio.
Veamos. Las ganancias de Facebook alcanzaron US$ 3.15 billones en 2011, un incremento de 60% en comparación con 1.87$ billones que obtuvieron en 2010, el triple de lo que ganaron en 2009 (US$ 764), según reza el “prospectus” que la compañía sometió por ante el “New York Stock Exchange” el pasado 2 de febrero, con carácter de “Initial Public Offering”, o IPO. De acuerdo con “Marketing Charts” (marketingcharts.com), esos US$3.15 billones en ingresos por concepto de colocación publicitaria son iguales al 85% de los US$ 3.71 billones de ganancias en 2011, y más de cuatro veces los US$106 millones derivados de dichas fuentes en 2010. “La proporción de ganancias de 2011 por concepto de publicidad bajó de un 95%, o US$1.97 billones en 2010, y 98% (o bien, US$ 777 millones), en 2009”, dice el análisis.
Zynga, el servicio de monitoreo de red, constituyó el 12% de las ganancias de Facebook el año pasado.
“A pesar de éstos impresionantes números, las marcas que utilizan Facebook como método de lograr ratings podrían sufrir una gran desilusión”, continúa el reporte, el cual pasa a afirmar que en términos de “engagement”, solo poco más del 1% de los usuarios que pulsan el botón de “me gusta” para las grandes marcas como Procter & Gamble, Coca Cola, y otras multinacionales, de hecho establecen alguna relación con dichas marcas. El “Ehrenberg-Bass Institute”, en una de sus investigaciones reportadas por Advertising Age, midió el índice “People talking about this”, uno de los indicadores más elocuentes de Facebook, como métrica relacionada directamente al crecimiento de los fanáticos de las marcas principales que se anuncian en éste medio, durante seis semanas en 2011, encontró que la proporción de la métrica para los usuarios generales, era de 1.3%.
¿Alarmante? Quizá. Pero es bueno considerar que el alcance de Facebook, de acuerdo con las fuentes que he consultado, sigue creciendo a saltos agigantados. De acuerdo con su prospecto de inversión, Facebook contaba con 845 millones de usuarios activos (la medida se denomina MAUs), en diciembre del año pasado, con un crecimiento de 39%, de 608 millones el año anterior, y 135%, de 360 millones a finales de 2009.
Socialbakers realizó un análisis que indica lo siguiente: los usuarios de Facebook con más de 65 años de edad crecieron en un 52% en 2011, llegando a los 19 millones, en comparación con el crecimiento de 52% de crecimiento en los usuarios de 16 a 17 años de edad. Los adultos entre 18 y 24 constituyen el rango demográfico más grande de Facebook, con 248 millones de usuarios, y crecieron solamente un 32% el año pasado. Estados Unidos, con 157 millones de usuarios activos (o el 55% del total), Indonesia, con 42 millones, e India, con 41 millones, son los países más activos, aunque éste último tuvo el crecimiento general más significativo en usuarios para 2011, con un 139%. Luego, Brasil, triplicando sus usuarios para el año pasado con 35 millones alcanzados.
La pregunta del millón (o de los millones) es, ¿qué pasará con la naturaleza misma de Facebook a la hora de que una serie de inversionistas institucionales y privados acudan al llamado de su IPO, solicitando inversión, fondos, un nuevo poder? ¿Qué pasará a la hora de que, digamos, vengan “hedge-funds”, o “corporate raiders” buscando su parte del pastel, ni hablar de los bancos de inversión, el poder mismo de Wall Street, con sus abogados y sus apostadores corporativos, a buscar lo suyo?
El futuro dirá. La historia ilustra y da ejemplos. El presente suena a caja registradora.

Rubén Lamarche