Carrera

Consejos para tu idea de negocio

Correo Imprimir PDF

 

1. “Es un error pensar que únicamente montas tu empresa para ganar dinero”

“Si sólo estás pensando en hacerte rico, vas por muy mal camino. Tienes que tener vocación de empresario. Plantéate primero qué tipo de empresa quieres crear, y con qué proyección de futuro. Hay emprendedores que montan su negocio únicamente porque se quedan en paro y no tienen –o no ven– otra salida. Es una fuente continua de problemas. Por mucho que te asocies con personas motivadas, si algo sale mal, tirarás la toalla a la primera de cambio”.

(Javier Carril, co-fundador de ExeCoach).

 

2. “Nos desenfocamos con tanta facilidad…”

“Los emprendedores nos olvidamos del objetivo principal de una empresa: vender, vender y vender. Céntrate en la calidad y en el momento de venta de tu producto o prestación de tu servicio, y en tener un buen departamento postventa. Y el resto, subcontrátalo. Supervísalo, pero externalízalo: tanto lo que no sepas hacer como lo que te requiera un esfuerzo que te quite de vender. Si sueñas con tu idea en lugar de con las cuentas, se te van a ocurrir muchas más ideas. Pero, cuidado, eso no significa desentenderte”.

(Antonio Pedrosa, fundador de Ornellas).

 

3. “Tú no vendes lo que quieres, sino lo que la gente desea comprar”

“Cuando arrancas con tu negocio, no es tan importante hacer un business plan perfectamente definido a tres años como saber de dónde vendrán tus ingresos. Para hacerlo bien, no sólo tienes que echar cuentas, también deberás salir a la calle y hablar con clientes potenciales y con gente de tu sector. Esto te llevará, seguramente, a rehacer tu idea inicial. Un buen plan y un estudio de mercado hecho por el propio emprendedor, puerta a puerta, es garantía razonable de éxito”.

(David Pérez García, fundador de Damtec).

 

4. “No le des más vueltas... y ¡monta ya tu empresa!”

“Si ya has entregado los papeles, aunque no hayan pasado todavía por los trámites administrativos, ya puedes comenzar a operar con tu empresa aprovechando los vacíos legales. Si te esperas a recoger la documentación, puede que dejes en el camino clientes, períodos de carencia o que salgas en un mes que puede no ser el mejor para tu negocio”.

(Antonio Pedrosa, fundador de Ornellas).

 

5. “Huye de exageraciones en tu plan de negocio”

“Tu plan de negocio tiene que ser realista, nada de ‘vamos a ser líderes mundiales, conquistaremos el 1% del mercado chino, no tenemos competencia, nuestra tecnología es única’. Un plan no deja de ser una venta. De hecho, la primera acción de tu empresa es la venta de tu compañía a tus inversores, tanto si es a un banco, como a un inversor privado...”

(Ramom Nogueira, fundador de Alamut).

 

6. “No da lo mismo en qué momento lanzas al mercado tu empresa”

“Planifica y decide la creación de tu empresa con antelación, procurando, siempre que te sea posible, que el inicio de tus operaciones coincida con el año natural. No pienses en las subvenciones como base de tu empresa cuando quieras empezar un negocio… lo único que conseguirás es perder tiempo. Eso sí, infórmate de las exenciones y ayudas que existen para emprendedores”.

(Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

 

7. “Una buena agenda no sustituye nunca a la planificación comercial”

“Los emprendedores confiamos demasiado en nuestras agendas y pensamos que un negocio crece porque sí. Nosotros creíamos que bastaba con una web y con la buena acogida de nuestro producto, pero después de agotar nuestros contactos, y hasta que los clientes empezaron a repetir, empezó el problema de introducirnos en el mercado e implantarnos”.

(Daniel Aixelá, fundador de Coccions).

 

8. “Agárrate a tu nómina”

“Si tú o alguno de tus socios disponéis de una nómina, mantenedla y compaginad vuestro trabajo con la actividad emprendedora hasta que el negocio arranque. Aunque implique un doble esfuerzo, si hay problemas, puede ser un aval frente a un incremento de crédito”.

(Yolanda Chía, fundadora de Bibebrik).

 

9. “La forma jurídica, los impuestos, los contratos… todo eso es lo más fácil”

“Los obstáculos con los que te encuentras no suelen ser los que prevés. Hay cuestiones que parecen difíciles y que se resuelven pagando 170 euros a un notario. Los problemas son otros: normas contra incendios, licencias para manejar sustancias peligrosas o la necesidad de elaborar un proyecto antes de levantar una nave”.

(Pablo Sanagustín, fundador de Arelux).

 

10. “¿A que se te ha olvidado que vas a tener competencia?”

“Por si no te lo han dicho todavía, ¡siempre vas a tener competencia! Antes, durante… y después de poner en marcha tu negocio. Una primera señal para saber si tu plan de empresa funciona (o no) es cuando reflejas en él que no tienes competencia o se te olvida mencionar cómo es la misma. Y por competencia no sólo me refiero a la directa, también la indirecta. Es verdaderamente difícil que estés solo en el mercado”.

(Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

 

11. “¿Esperar a los clientes sentado? Un error”

“No puedes abrir la puerta de tu empresa y comenzar a pensar en ese momento en có-mo captarlos. Ese trabajo lo deberías haber hecho antes. Lo mejor es contar con algunos clientes que te aseguren un mínimo de ingresos o, por lo menos, tener claro cómo van a entrar por tu puerta. Los negocios primerizos suelen estar poco capitalizados y no pueden vaciar sus recursos antes de tiempo”.

(José Castillo Navarro, fundador de Xul Comunicación Social).

 

Más información

Consejos para tu idea de negocio

 

10 cosas que distinguen a los emprendedores

Correo Imprimir PDF
 
 
 
Ser un emprendedor es similar a ser un atleta profesional en el sentido de que mucha gente quiere jugar ese rol, pero muy pocos tienen lo necesario para llegar a las grandes ligas. También requieres de una larga lista de habilidades para lograrlo. Aquí hay diez cosas que separan a los emprendedores de los empleados.
 
1. Visualizan el éxito. Los emprendedores son muy buenos en esto, debido en parte a su determinación, junto con el hecho que hay muchos modelos positivos en los cuales inspirarse. Los emprendedores naturalmente creen que todo es posible. “No intentes. Haz o no hagas. No existe "intentar", dice Yoda.  
 
2. Entienden el valor propio. Muchas personas consideran que sus ahorros o la bolsa de valores son sus mejores inversiones. Un emprendedor sabe que él mismo es su mejor inversión y no tiene miedo de reinvertir en ello.
 
3. No tienen miedo de la competencia. Los emprendedores la aceptan. Para ser el mejor, necesitas competir con los mejores. Todos recuerdan al niño del vecindario que jugaba con los niños más pequeños para que pudiera ser el más reconocido. ¿Dónde está ese niño el día de hoy?
 
4. Llegar a un nivel bajo no es suficiente. Un gran porcentaje de personas se han puesto metas y se sienten satisfechas cuando las alcanzan. Hacer cierta cantidad de dinero o recibir una promoción específica en el trabajo son otros ejemplos. Un emprendedor no está satisfecho en el mismo lugar y trabajará constantemente para seguir creciendo en todos los aspectos.
 
5. Disposición a aprender. Los emprendedores exitosos no tienen miedo de estar rodeados por individuos que son más exitosos que ellos. Algunas personas pueden llenarse de envidia o celos, pero un emprendedor lo ve como una oportunidad para una educación. La fase de aprendizaje del emprendedurismo nunca termina, siempre hay clases.
 
6. Nunca se rinden. En situaciones donde muchos renuncian y se enfrentan al fracaso, un emprendedor continuará cumpliendo la tarea que se propuso a completar. Los baches inesperados en el camino son retos que son aceptados y ultimadamente superados. La palabra “rendirse” no existe en el diccionario empresarial.
7. Aceptan sólo lo perfecto. Estar involucrado con algo que tiene algo de éxito no es aceptable para un emprendedor. Ninguno se despierta en la mañana con la meta de ser invitado a un proyecto moderadamente exitoso.
 
8. Ética laboral 24/7. Cuando me preguntan por qué trabajo tanto, mi respuesta es siempre la misma: “¡Porque me encanta!” Aunque muchas personas empiezan a trabajar a las 9 a.m. y apagan el interruptor a las 5 p.m., un emprendedor está siempre enfocado en el panorama general. Los emprendedores harán lo necesario para alcanzar metas específicas, aunque eso quiera decir que trabajarán horas extras.
 
9. Demuestran confianza. Alguna vez has intentado darle un cumplido a alguien sólo para que te respondan algo como: “Gracias, pero no me veo tan bien.” Los emprendedores son lo opuesto. 
 
10 cosas que distinguen a los emprendedores

 

El 53% de ejecutivos considera que hay una “cultura de chisme” en su empresa

Correo Imprimir PDF

 

 

¿Quién no ha escuchado a lo largo de su vida profesional que en la empresa donde labora va a haber un recorte de personal, que van a ascender a alguien o que un compañero trabaja mal, entre otras proposiciones, que, por lo general, no fueron ciertas, pero que en su momento captaron su atención e influyeron en su vida laboral?

Estos son los llamados rumores que se transmiten de persona a persona, y que crecen como bolas de nieve, pudiendo llegar a dañar la reputación profesional o la imagen de una empresa, advierte el director ejecutivo de Transearch, Jorge Velaochaga.

Así, señaló que, según el estudio “Rumores de oficina”, el 42% de los ejecutivos limeños considera que los rumores influyen mucho en el clima laboral de la oficina.

Esta influencia, dijo, es negativa, ya que los rumores llevan a condicionar negativamente el comportamiento de los demás ante alguien o la institución, sin tener en cuenta la información objetiva. Agregó que seis de cada 10 ejecutivos señalan que conocen casos cercanos en el que un rumor afectó el desarrollo profesional de alguien

Cultura de chisme


¿Pero los rumores se dan solo en los mandos medios y bajos de las organizaciones? Velaochaga refirió que no es así, ya que el 53% de los ejecutivos considera que hay una “cultura de chisme” en las empresas en las que trabajan.

 

Es decir, explicó, consideran que el chisme en sus empresas se da de manera generalizada, incluyendo a los mandos altos, lo que generaría falta de productividad, que se formen bandos contrarios entre los trabajadores; además de la posible destrucción de la imagen de la empresa.

“El que haya una cultura de chisme en la empresa es síntoma de un problema organizacional mayor”, dijo el consultor. Para evitar este tipo de situaciones, recomendó a las empresas establecer canales de comunicación oficiales que mantengan informados a los trabajadores. Y que los mandos altos prediquen con el ejemplo y eviten caer en rumores.

 

Las Claves

Estudio. Participaron 280 ejecutivos de empresas nacionales y extranjeras den Lima, Perú. Se realizó en junio de este año.

Motivos. El 47% de los ejecutivos de Lima considera que una “cultura de chisme” en la empresa se da por la existencia de información incompleta, el 44% por estilo de las personas (edad, género).

 

Más información

El 53% de ejecutivos considera que hay una “cultura de chisme” en su empresa

 

¿Qué tan importante es la edad al momento de conseguir un trabajo?

Correo Imprimir PDF

 

 

Manuel Cubas, presidente de Career PartnersInternational Perú, informó que la única diferencia en los tiempos de recolocación laboral de un trabajador está en la mente y en la habilidad para utilizar la red de contactos y demostrar, con ejemplos específicos, su capacidad de agregar valor a las organizaciones para las que trabaja.

Por su parte, Patricia Padilla, Business Development Manager de Career Partners International Perú, señaló que la barrera más perjudicial de cara a la recolocación laboral sería el temor al rechazo de las personas que forman nuestra red de contactos.

Esto solo se vence a través del desarrollo de habilidades sociales y un acompañamiento personalizado durante el programa de outplacement o recolocación laboral exitosa.

“En más de una decena de casos de candidatos entre los 55 y 65 años de edad que buscan recolocarse en otra empresa, encuentran un nuevo puesto más rápido que otros candidatos más jóvenes”, explicó.

Por eso consideró que la “fórmula del éxito” es mantenerse optimista constantemente, proyectando energía y generando reuniones de contacto que les permitan mostrar su valor agregado en cada una de sus experiencias laborales.

En cuanto a la generación “Y”, o más conocida como los millennials, se han acostumbrado a cambiar de empleo de forma más seguida que otras generaciones, inclusive cada año, buscando el que mejor se acomode a sus necesidades e intereses.

Padilla explicó que la generación “Y” se caracteriza por mantener una postura evaluadora hacia sus empleadores.

“Es decir, no aprecia contar con un puesto de trabajo en sí por la estabilidad económica, sino por la proyección de una línea de carrera dinámica y la calidad de vida que le brinde”, añadió.

En cuanto a las formas para buscar un empleo nuevo, la Business Development Manager de Career Partners International Perú, indicó que los millennials prefieren comunicarse virtualmente, ellos optan por contactar a posibles empleadores a través de redes profesionales como LinkedIn y postular a bolsas de trabajo.

Esto contrasta con la idea de programar reuniones personales con redes de contactos, como sí lo hacen los candidatos de mayores generaciones en los programas de outplacement, los cuales son diseñados para ayudar a las empresas y personas durante las transiciones de carrera, garantizando que los procesos de separación de los colaboradores sean realizados de la forma más sensible, adecuada y productiva.

 

Más información 

¿Qué tan importante es la edad al momento de conseguir un trabajo?

 

9 tips para aprender a negociar

Correo Imprimir PDF

 

 

Aprender cómo negociar bien es crucial para tu éxito como emprendedor. Es una habilidad, como cualquier otra, que puede mejorar con la práctica.

Si un trato está más de un lado que del otro no funcionará a la larga. Un trato justo debe hacer que ambas partes sientan algo de dolor. Después de años de negociar contratos por mí mismo y en nombre de mis alumnos, esto es lo que he aprendido:

1. Ten un buen sentido del humor. ¡Lo necesitarás! La negociación es muy estresante para ambas partes, es por eso que tener un buen sentido del humor puede ayudar mucho. Nunca pierdas la paciencia, trata de no enojarte. Lo has escuchado antes y lo diré de nuevo: No es personal, es un negocio.

La realidad es que si llegas a un trato vas a tener que seguir trabajando con la gente que estás negociando. Así que no te va a ayudar si gritas, escribes un email grosero o dices algo que realmente no sientes. Algunos emprendedores invitan a una tercera persona para ayudarlos a negociar por esa misma razón.

Otra estrategia es evitar tomar la decisión final. Puedes decir, “Tengo que compartir esto con mi socio” o “Tengo que comentarle esto a mi esposo”

Haz lo que sea para no perder la cabeza y la perspectiva, aunque eso quiera decir que respires profundamente, te des la noche libre, corras, etc.

2. Recuerda que el tiempo es tu amigo. No te apresures. Si la otra persona con la que estás negociando te presiona para que firmes puede ser una mala señal. Ambas partes deben de comprometerse a pasar tiempo juntos para llegar a un buen trato. Yo no estoy de acuerdo en hablar por teléfono o por email sin darme por lo menos 24 horas para pensarlo. Tal vez necesites consultar a alguien para que te ayude a tomar la decisión.

3. Haz tu tarea. Si quieres negociar desde un puesto de poder, debes conocer las fortalezas y debilidades de la otra persona.

4. Ten una gran actitud. ¿Cuáles son tus metas a largo plazo? ¿Qué estás tratando de ganar? Puede ser fácil perder de vista el panorama general. Al principio de cualquier negociación, yo me aseguro de decirle a la otra persona lo emocionado que estoy de trabajar con él o ella y que pienso que nuestra sociedad es muy buena para ambos. Eso me ayuda a establecer el tono adecuado.

5. Comienza con una hoja de condiciones. Esta debe tener cuatro o cinco cosas importantes. Si no pueden estar de acuerdo en estos aspectos básicos de su relación, ¿para qué iniciar con una negociación? Es muy caro. Acaban de comenzar a salir. Una vez que lleguen a un acuerdo sobre estas condiciones, puedes comenzar a hablar sobre el contrato.

6. Los contratos pueden cambiar. Si ellos lo escriben, puede ser a su favor. Eso está bien. Gastan dinero haciendo eso. Pero ahora vas a tener que hacer algunos cambios. Recuerda, los contratos pueden ser feos. Mucho de lo que dicen son cosas que podrían salir mal. No te asustes. Es un documento en progreso. El primer borrador debe ser negociado y cambiado.

7. Siempre ten en mente algunas cosas a las que puedes renunciar. La negociación es sobre dar y recibir. No querrás perder cosas que realmente te importen.

8. Habla fuerte. Cuando leo algo que me resulta muy estúpido, se lo leo a la persona por teléfono. Luego nos reímos. Rápidamente reconoce que es más para su beneficio cuando sale de mi boca.

9. No trates de negociar todos los problemas el mismo día. Es muy abrumador y desgastante. Te recomiendo comenzar con algunos puntos de contención que pueden ser dirigidos rápidamente y sin tener que negociar mucho. Después de construir una buena relación, empieza a platicar de temas importantes.

Identifica aquello en lo que no puedes estar de acuerdo. Tendrás que hacer concesiones y compromisos. No obtendrás todo lo que quieras, pero puedes contratar a un abogado que te ayude. Yo hago mis negociaciones, pero nunca firmo un contrato sin que mis abogados los revisen primero.

 

Más informnación 

9 tips para aprender a negociar