Anuncio
Carrera

5 tips para aprovechar los fines de semana

Correo Imprimir PDF

 

 

Tu gran activo profesional es tu cerebro creativo. Pero aquí está el problema: tu cerebro creativo se sobrecarga, estresa y es menos efectivo cuando no le das el descanso necesario. Si quieres envolverte en una tarea creativa mental, debes encontrar momentos de desconexión estratégica y decisiva.

Piensa en el cerebro creativo como un músculo. Como cualquier otro, necesita desesperadamente tiempo para descansar. Cuando el músculo disfruta de tiempo de recuperación se vuelve más fuerte.

¿La prescripción? Necesitas no pensar en el trabajo.

Tu propio (mal) ejemplo. ¿Recuerdas que una vez estabas atrasado en las fechas de entrega y pasaste tanto tiempo trabajando como lo hiciste en la semana? Te comprometiste a ponerte al corriente para que pudieras comenzar desde cero el lunes ¿verdad?

Pero, ¿qué tan “fresco” estabas? Lo más seguro es que tu cerebro creativo se sentía cansado y apático cuando iniciaste la semana. Si de verdad quieres tener una perspectiva fresca y hacer las cosas bien, debes crear momentos de desconexión mental de tu trabajo.

Aquí hay algunas ideas sobre cómo no pensar en el trabajo.

1. Establece reglas. Si quieres que tu músculo creativo descanse necesitas soltarte por completo. Establece un horario, de preferencia 24 horas, y comprométete a alejarte por completo. Eso significa sin llamadas, sin emails, ni lecturas del trabajo. Sé que es pedir mucho pero si quieres que tu cerebro se recargue de verdad, necesitas apartarte.

2. Planea con tiempo. Termina el trabajo que no pueda esperar. Habla con la gente alrededor tuyo y diles tu plan. Pon un mensaje de voz automático en tu email y contestadora. Piensa en todo lo que podrás juntar en tu mente mientras disfrutas de tu tiempo libre y protejas proactivamente de ello.

3. Envuélvete en otra cosa. Si quieres alejarte del trabajo entonces adopta otra actividad. Hace mucho estudié karate. Se me hizo invaluable porque requería mucha atención, física y mental. Mi compromiso total con el karate permitió la retirada estratégica del trabajo. Escoge algo que ocupe tu mente (o hasta tu cuerpo). ¡Si ese “algo” es tu familia mucho mejor!

4. Piensa en un mantra. Tu mente invariablemente tratará de regresar al trabajo. No te tortures. Sólo desarrolla una declaración mental: “No voy allí - me voy” No te detengas para escribir ideas. No hagas trampa. Enfoca tu atención en otro lado y continúa con tu tiempo libre.

5. Prepárate para el regreso. Déjame decirte la parte bonita de la historia. Cuando regreses después de ese descanso, ¡volverás más fuerte!
Cuando me tomo todo un fin de semana libre soy el mejor el lunes por la mañana. Mi equipo me mira con una expresión de “¿Y a ti qué te picó?” Soy más creativo los lunes cuando mi cerebro disfrutó de un fin de semana libre de trabajo. Prepárate para ser el más productivo.

Más información 

5 tips para aprovechar los fines de semana

 

5 aspectos que debes dejar para ser feliz en tu trabajo

Correo Imprimir PDF
 
 
El estrés y la intensa carga de trabajo que se viven en muchas empresas puede causar que las labores dejen de ser una parte importante en la vida de los profesionales y se convierta en una monserga que impide ser feliz en el desarrollo de las actividades.
 

La competencia que se vive en la actualidad en casi todos los sectores obliga a los profesionales a estar más preparados en cuanto a conocimientos, pero también a conocer aquellos aspectos negativos que en nada ayudan al desenvolvimiento personal.

A continuación presentamos 5 actitudes o aspectos negativos que se deben dejar para ser feliz en el trabajo.

1.- Aléjate de las personas difíciles. En toda compañía existirá alguien que siempre ve todo negro, este tipo de personas en nada ayudan a resolver las misiones que se tienen a diario, por el contrario sólo restan energía y tiempo para tener éxito.

2.- Despreocúpate de las expectativas de los demás. Lo que otras personas esperan de ti debe quedar de lado, lo único importante para sentirse a gusto en las labores diarias es sólo concentrarse en los objetivos personales y buscar alcanzarlos, dejando de lado lo que los demás esperan de ti.

3.- Bota la negatividad. El estrés es el pan nuestro de todos los días dentro de una organización, pero no puedes permitir que esto se transforme en negatividad, por el contrario, entre mejor panorama tengas de las tareas más fácil será resolverlas.

4.- Descarta las excusas. Uno de los malos hábitos que más tiempo y energía quitan es buscar pretextos para no terminar los encargos, en vez de tomar minutos para pensar cómo justificar lo que no has hecho mejor inviértelos en resolver la tarea en cuestión.

5.- Irse por la segura. Conseguir la llamada zona de confort no es buena idea, esto generará que tengas seguro tu trabajo; sin embargo, será sinónimo de perder la diversión y la pasión por hacer las cosas de una manera más arriesgada e innovadora.

 

Más información 

5 aspectos que debes dejar para ser feliz en tu trabajo

 

10 lecciones que aprender de Bill Gates

Correo Imprimir PDF

 

 

Bill Gates cumple 59 años. Aquí compartimos las mejores lecciones del co-fundador de Microsoft, venerado por unos y odiados por otros, que ha conseguido coronarse varias veces como el hombre más rico del mundo:

1. Ama lo que haces
Desde su primera interacción con una computadora, la cual ocurrió en la escuela privada de Seattle donde estudió, Bill Gates se sorprendió del funcionamiento de esta máquina y se convirtió en un aficionado de la informática. Desde joven se hizo programador y, de hecho, no terminó sus estudios en la Universidad de Harvard para dedicarse de lleno a su empresa de software.

Además, a Bill Gates le apasiona tanto la tecnología y las posibilidades de ésta que a la par de Microsoft ha trabajado en otras iniciativas que buscan desde alternativas energéticas confiables hasta diseños de condones que brinden mejor experiencia y seguridad.

2. Encuentra mercados poco aprovechados
Gates (por suerte o intuición) supo advertir que en la informática de consumo existía un mercado igual de valioso en la fabricación de hardware como en la de software. Así que mientras que sus competidores luchaban por crear las mejores computadoras, Bill se enfocó en desarrollarsistemas operativos que le permitieron crecer y expandirse con muy poca competencia.

3. No inventes el hilo negro
A Bill Gates se le ha acusado muchas veces de falta de creatividad e innovación. Apple incluso demandó a Microsoft por considerar que Windows era un plagio de la interfaz gráfica de su Macintosh.

Por otro lado, desde la creación del MS-DOS, que vendió a IBM y que después se convertiría en Windows, el modelo de negocio se mantendría durante los siguientes años: crearía sistemas operativos que pudieran funcionar en diferentes equipos y que incluyeran programas que sólo pudieran usarse con ese software. Asimismo, no es secreto que las actualizaciones de Windows no significan grandes cambios, sino pequeñas mejoras al anterior. Pero una cosa es clara: este método le ha funcionado… muy bien.

4. Aprende de los fracasos
Una de las mejores frases de Bill Gates es “Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”. Y es que el co-fundador de Microsoft, como todos, ha enfrentado varias caídas. Entre ellos productos fallidos como Windows Me millenium, Microsoft Bob (una app que ayudaba al quehacer diario) y Windows Vista. Además, su introducción al hardware no ha sido del todo exitosa (con la línea de ordenadores Surface y la adquisición de Nokia), por lo que hace unos meses tuvo que despedir a 18,000 empleados.  

5. Rodéate de los mejores
Desde sus inicios como emprendedor, Bill Gates supo que la clave del éxito está en rodearse de gente inteligente y contratar a los mejores empleados. Esto lo supo desde que inició la compañía junto a su amigo Paul Allen, quien también era un aficionado de la informática.

Gates ha señalado que además del talento y la inteligencia, la política de su área de Recursos Humanos es contratar gente apasionada, que comparta la cultura corporativa y desee enfrentar nuevos retos. En una entrevista, el empresario dijo “cuando tienes a personas inteligentes trabajando contigo, quieres mantenerlas estimuladas”.

6. Obtén las mejores lecciones… de donde sea
Bill Gates siempre ha aceptado ser fanático del bridge y que este juego constituye la actividad más preciada de su tiempo de ocio. Aunque se considera un jugador promedio, dice que jugarlo le permite estudiar a las personas y entender sus estrategias para convertirse en grandes jugadores. Este juego (que involucra alianzas, desarrollo de estrategias, anticipación de la actuación de los demás y responder a lo inesperado) es parte importante de su desarrollo como hombre de negocios.

7. Entiende tus etapas como emprendedor
En los inicios de la empresa, Gates trabajaba prácticamente todo el día e incluso en repetidas ocasiones se quedó a dormir en su oficina. Sin embargo, conforme el negocio fue creciendo cambió su mentalidad hacia el trabajo y su papel en la empresa. En 2008 (a los 52 años) dejó sus labores diarias en Microsoft para dedicarse principalmente a sus fundaciones y mantener únicamente el enfoque en el área del producto.

Todo emprendedor debe aprender este ciclo: en un comienzo, el negocio requerirá sacrificios y mucho trabajo, pero con el tiempo debes aprender a delegar y dejar una cultura empresarial que continúe aun cuando no estés.

8. Ser un nerd vale la pena
Bill Gates dijo “Sé bueno con los nerds, las probabilidades indican que termines trabajando para uno de ellos”. No hace falta conocer su historia o tener una reunión cara a cara con él para darse cuenta que él mismo es un “nerd”; a simple vista es: sus lentes, sus suéteres de cuello cerrado y su peinado lo delatan. Pero también es un buen ejemplo de que para triunfar debes ser auténtico y fiel a ti mismo, y que algunas cualidades de los geeks (como la pasión, la obsesión por el trabajo y el conocimiento) son esenciales de la gente exitosa.

9. Sé generoso con tu sociedad
Bill Gates es tan conocido por lado empresarial como por el filantrópico. Junto a su esposa Melinda dirige la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas. Hoy en día su fundación es la más grande del mundo por lo que respecta a la cuantía de sus aportaciones económicas a toda clase de programas de ayuda, investigación y desarrollo.

10. Ten una buena vida personal
Además de tener un matrimonio sólido y una activa vida familiar, Bill Gates reconoce la importancia de conservar hobbies. En su caso, es un amante del bridge y una de sus mayores satisfacciones es ver a su hija montar a caballo. Además, en un chat en Reddit el empresario admitió que lava los platos en su casa todas las noches y que es una actividad que realmente disfruta.  

 

Más información 

10 lecciones que aprender de Bill Gates

 

El email, ¿bendición o maldición en el trabajo?

Correo Imprimir PDF

 

 

En el universo laboral la utilización del email es una obligación, no una opción, pero ¿es realmente una bendición o más bien una maldición? Responder a esta pregunta es mucho más complicado de lo que parece a simple vista.

Y es que, pese a ser una herramienta indispensable en el trabajo, el email es también origen de múltiples distracciones en la oficina.

Según un reciente estudio de la compañía de recursos humanos CPP y la empresa de gestión de emails Sendmail, si bien el 92% de los trabajadores no duda en calificar el correo electrónico de herramienta de comunicación indispensable en el trabajo, el 43% ve en el mail la principal causa de confusión y resentimiento en la oficina.

No en vano, el 64% de los trabajadores admite haber enviado o recibido en alguna ocasión emails que han provocado de manera no intencionada ira o rencor.

A ojos de los remitentes de emails, el comportamiento más molesto en el universo del correo electrónico es no recibir respuesta de los destinatarios (51%). Bastante menos les molestan los mensajes malinterpretados (14%) y las respuestas lentas (13%).

A los destinatarios de correos electrónicos lo que más les saca de sus casillas del email son los correos en los que las respuestas se dirigen a todos los usuarios involucrados en la conversación (25%). Los emails confusos y vagos también son particularmente irritantes para el 19% de los destinatarios de correos electrónicos.

Para evitar que el email termine convirtiéndose en un instrumento de tortura en el trabajo, es recomendable seguir las siguientes normas de etiqueta:

1. Tenga en cuenta las preferencias personales del remitente y el destinatario.

2. Intente dar respuesta a todos los emails que recibe.

3. Lea cuidadosamente los emails. De esta forma, no los malinterpretará.

4. Responda a tiempo.

5. Evite involucrar a otras personas en conversaciones inútiles utilizando con mesura la función “Responder a todos”.

6. Sea claro y conciso.

7. Opte por el teléfono para abordar temas particularmente sensibles.

Más información 

El email, ¿bendición o maldición en el trabajo?

 

8 señales de un mal líder

Correo Imprimir PDF

 

 

Es una situación interesante. Si dices que eres un gerente, un ejecutivo senior o un empleado de recursos humanos, tu trabajo al final del día es ser un líder, pero también debes elegir a otros líderes para decidir quién tendrá un aumento o más responsabilidades. ¿Cómo saber quién hará un buen trabajo a pesar de las circunstancias?

Hay muchos artículos por ahí sobre los atributos que tiene un gran líder, pero, ¿cuáles son las características de un mal líder? Propongo que si el candidato tiene uno o más de estos puntos no se le considere para una posición de liderazgo:  

1. Falta de empatía. No tener esta habilidad es el indicador clave de un mal líder. Si la persona no puede ponerse en los zapatos del otro y ver las cosas desde otra perspectiva nunca será un gran dirigente.

2. Miedo al cambio. El cambio es algo de lo que todos tenemos miedo, especialmente cuando involucra mucho dinero o el trabajo de ciertas personas. Los líderes que no pueden afrontar el cambio están destinados a quedarse atrás.

3. Demasiado dispuesto a comprometerse. La habilidad para encontrar una situación ganar-ganar es un regalo para un líder, pero cualquiera que sea muy rápido en comprometer sus ideas o ideales no va a beneficiar al equipo. Hay una delgada línea entre defender tu punto y saber cuándo debes de ceder.

4. Es muy mandón. No es cierto que las personas mandonas son excelentes jefes. De hecho, es lo opuesto. Alguien que simplemente da órdenes no va a ganarse la lealtad de la gente.

5. No puede tomar decisiones. Los líderes deben decidir, así que, si parecen vacilar en alguna elección, grande o pequeña, tal vez no podrán con una posición de liderazgo. Esto indica falta de confianza.

6. No sabe juzgar a las personas. Alguien que tiene un punto ciego cuando se trata de amigos y colaboradores y que elabora excusas o no es capaz de ver el verdadero carácter de las otras personas, no se rodeará de la clase de individuos que lo ayudarán a crecer.

7. No tiene equilibrio. Si una persona es la primera en llegar a la oficina todos los días y es la última en irse de noche, tal vez parezca un buen candidato para escalar, pero pregúntate si tiene algún tipo de balance en su vida. La falta de equilibrio puede llevar al agotamiento y también tal vez sea una señal de que tiene las expectativas erróneas del resto del equipo.

8. Falta de humildad. El individuo que actúa como si pudiera hacerlo todo y piensa que sólo el o ella puede hacerlo bien, no va a crecer como líder, ya que estará muy ocupado haciendo el trabajo de los demás.

Esto no quiere decir que si tienes alguna de estas características nunca podrás ser un líder, de hecho creo que la gente puede aprender a dejar atrás estos malos hábitos y convertirse en un gran dirigente.

Pero si alguien tiene más de dos, es mejor afirmar que no está listo todavía. Si puedes ayudarlos a crecer, tómate el tiempo para decirles esto y dales la oportunidad de mejorar.

 

Más información 

8 señales de un mal líder