Anuncio
Carrera

10 actitudes que debes evitar para tener éxito

Correo Imprimir PDF

 

 

Ya sea que estemos hablando de un juego de futbol, una elección o un viaje emprendedor, una cosa es segura, van a haber ganadores y perdedores. ¿Quieres que las probabilidades de éxito estén a tu favor? Puedes comenzar tomando nota de las siguientes diez cosas que nunca deberías hacer:

1. Tener celos o envidia. Ver a otras personas alcanzar el éxito debería motivarte, aunque sea tu competencia. Debes entender que todo individuo tiene la habilidad de ser exitoso y perder el tiempo enfocándote en su triunfo alentará tu progreso.

2. Mirar hacia atrás. En algún punto vas a enfrentar tiempos difíciles y tal vez el fracaso. No dejes que los pequeños baches en el camino impidan que sigas avanzando. Encuentra formas de maniobrar los obstáculos y sigue avanzando, nunca mires hacia atrás.  

3. Poner excusas. Si tomas una mala decisión y fallas, acéptalo. Si algo no funciona como lo planeaste, no busques excusas. Encuentra la causa del problema y apréndetela como una lección de negocios valiosa. Si identificas y te adueñas del problema no cometerás el mismo error otra vez. Si constantemente pones excusas por tus equivocaciones, seguirás haciendo todo mal al no haber identificado la raíz del problema.

4. Dejar de aprender. Tu edad, años de experiencia o nivel de éxito nunca debería evitar que sigas aprendiendo. No hay una sola persona en este planeta que sepa todo. Todos podemos seguir estudiando e inspirarnos de otros emprendedores, ya sean millonarios o los que apenas inician su aventura.

5. Asociarse con individuos negativos. La gente que constantemente pone excusas, se queja y tiene ideas negativas, debería ser evitada como la plaga. Todos conocemos este tipo de personas.

Sin importar lo que digas o la situación que sea, siempre tienen algo negativo que decir. La gente así es un cáncer y su aura negativa puede hacerte mucho daño. Rodéate de individuos que piensen igual que tú y que sean igual de decididos y determinados.

6. Despertarse sin un plan. La administración del tiempo es una parte importante de ser un emprendedor. Hay determinadas horas en el día, así que para ser eficiente necesitas saber cuáles son tus metas y las tareas que necesitas terminar antes de comenzar. Si estás luchando para crear un plan de ataque cada día vas a estar en problemas. Termina haciendo una lista de pendientes para mañana.

7. Tener miedo de los cambios y adaptarse. Necesitas estar dispuesto a ajustar tu plan y estrategia, porque hay una gran probabilidad de que necesites adaptarte para mantener el éxito en un futuro. Imagina si Apple no se hubiera adaptado y siguiera fabricando sólo computadoras. Después de sacar el iPod, comenzó con los smartphones, tabletas y ahora su nuevo smartwatch.

8. Dejar que tu ladrido sea más grande que tu mordida. Los emprendedores exitosos no se sientan y hablan sobre lo que van a hacer. Planean, siguen y conquistan. No vas a lograr nada sólo hablando de eso y nadie va a estar impresionado con puras palabras.

9. Enfocarse sólo en el dinero. En lugar de perseguir el dinero, enfócate en crear productos y servicios que hagan una diferencia y den valor. Si haces esto, el dinero llegará. Estaría mintiendo si dijera que la meta de mi negocio no es hacer dinero, pero enfocarse en dar un gran servicio te llevará por el camino correcto.

10. Dejar que el fracaso te detenga. Muchas estadísticas dicen que ocho de cada diez nuevos negocios fracasan. Los emprendedores exitosos se arriesgan sabiendo que hay una probabilidad de que fracasen. Si llegan a hacerlo, lo ven como parte de su crecimiento.

 

Más información 

10 actitudes que debes evitar para tener éxito

 

5 tips para terminar bien tu día

Correo Imprimir PDF

 

 

No hay nada más satisfactorio que irte de la oficina con el gusto de haber hecho un buen trabajo. De hecho, un día malo y poco productivo puede terminar bien con sólo 15 minutos súper productivos.

Aquí hay cinco formas para lograr esto:

1. Vacía tu bandeja de entrada. Los expertos en productividad te dirán que tener la bandeja de tu correo vacía te hará más efectivo. Me he dado cuenta que esto me hace sentir que tengo orden en mi vida. Si tienes la bandeja de entrada vacía, significa que todo está en su lugar: ya sea en la basura, calendario o en el correo de la otra persona.

2. Determina qué es lo que hará que mañana sea especial. Muchas veces vivimos con una mentalidad de tiempo y esfuerzo: “Trabajé mucho hoy y fue un día largo, seguro fui muy productivo”. Esto no siempre es cierto. Algunos de mis días más agotadores son en los que no soy tan productivo. No es sobre el tiempo y la cantidad de trabajo, sino sobre los resultados y un esfuerzo intencionalmente importante.

3. Cómete una rana. Mark Twain decía que si comes una rana viva antes que cualquier cosa por la mañana, nada más en tu día será tan malo. Estoy de acuerdo, pero el consejo también incluye lo último que haces antes de irte a tu casa. Si dejas una tarea molesta para el día siguiente, te irás de tu escritorio con una nube negra en tu cabeza. Por otro lado, si terminas ese pendiente antes de irte, te sentirás más libre.

4. Haz algo bueno por alguien más. La clave aquí es la intencionalidad. Planea terminar tu día haciendo algo específico y bueno por alguien más, un compañero, amigo, familiar, cliente, etcétera. Es imposible hacer algo por un individuo sin sentirte bien contigo mismo. Te podrás ir de tu trabajo sabiendo que ayudaste a otra persona y estarás más tranquilo.

5. Agradece. Tienes un trabajo. La gente te paga. Debido a esto puedes poner comida en tu plato. Tienes una gran oportunidad, educación y esperanza. ¿Tienes idea lo raro que es eso si te comparas con otras personas en el mundo? Tómate un momento antes de apagar todo y agradece lo que tienes en la vida. Cuando ves las cosas desde otra perspectiva, terminarás tu día más animado y fuerte.

 

Más información 

5 tips para terminar bien tu día

 

5 tips para aprovechar los fines de semana

Correo Imprimir PDF

 

 

Tu gran activo profesional es tu cerebro creativo. Pero aquí está el problema: tu cerebro creativo se sobrecarga, estresa y es menos efectivo cuando no le das el descanso necesario. Si quieres envolverte en una tarea creativa mental, debes encontrar momentos de desconexión estratégica y decisiva.

Piensa en el cerebro creativo como un músculo. Como cualquier otro, necesita desesperadamente tiempo para descansar. Cuando el músculo disfruta de tiempo de recuperación se vuelve más fuerte.

¿La prescripción? Necesitas no pensar en el trabajo.

Tu propio (mal) ejemplo. ¿Recuerdas que una vez estabas atrasado en las fechas de entrega y pasaste tanto tiempo trabajando como lo hiciste en la semana? Te comprometiste a ponerte al corriente para que pudieras comenzar desde cero el lunes ¿verdad?

Pero, ¿qué tan “fresco” estabas? Lo más seguro es que tu cerebro creativo se sentía cansado y apático cuando iniciaste la semana. Si de verdad quieres tener una perspectiva fresca y hacer las cosas bien, debes crear momentos de desconexión mental de tu trabajo.

Aquí hay algunas ideas sobre cómo no pensar en el trabajo.

1. Establece reglas. Si quieres que tu músculo creativo descanse necesitas soltarte por completo. Establece un horario, de preferencia 24 horas, y comprométete a alejarte por completo. Eso significa sin llamadas, sin emails, ni lecturas del trabajo. Sé que es pedir mucho pero si quieres que tu cerebro se recargue de verdad, necesitas apartarte.

2. Planea con tiempo. Termina el trabajo que no pueda esperar. Habla con la gente alrededor tuyo y diles tu plan. Pon un mensaje de voz automático en tu email y contestadora. Piensa en todo lo que podrás juntar en tu mente mientras disfrutas de tu tiempo libre y protejas proactivamente de ello.

3. Envuélvete en otra cosa. Si quieres alejarte del trabajo entonces adopta otra actividad. Hace mucho estudié karate. Se me hizo invaluable porque requería mucha atención, física y mental. Mi compromiso total con el karate permitió la retirada estratégica del trabajo. Escoge algo que ocupe tu mente (o hasta tu cuerpo). ¡Si ese “algo” es tu familia mucho mejor!

4. Piensa en un mantra. Tu mente invariablemente tratará de regresar al trabajo. No te tortures. Sólo desarrolla una declaración mental: “No voy allí - me voy” No te detengas para escribir ideas. No hagas trampa. Enfoca tu atención en otro lado y continúa con tu tiempo libre.

5. Prepárate para el regreso. Déjame decirte la parte bonita de la historia. Cuando regreses después de ese descanso, ¡volverás más fuerte!
Cuando me tomo todo un fin de semana libre soy el mejor el lunes por la mañana. Mi equipo me mira con una expresión de “¿Y a ti qué te picó?” Soy más creativo los lunes cuando mi cerebro disfrutó de un fin de semana libre de trabajo. Prepárate para ser el más productivo.

Más información 

5 tips para aprovechar los fines de semana

 

5 aspectos que debes dejar para ser feliz en tu trabajo

Correo Imprimir PDF
 
 
El estrés y la intensa carga de trabajo que se viven en muchas empresas puede causar que las labores dejen de ser una parte importante en la vida de los profesionales y se convierta en una monserga que impide ser feliz en el desarrollo de las actividades.
 

La competencia que se vive en la actualidad en casi todos los sectores obliga a los profesionales a estar más preparados en cuanto a conocimientos, pero también a conocer aquellos aspectos negativos que en nada ayudan al desenvolvimiento personal.

A continuación presentamos 5 actitudes o aspectos negativos que se deben dejar para ser feliz en el trabajo.

1.- Aléjate de las personas difíciles. En toda compañía existirá alguien que siempre ve todo negro, este tipo de personas en nada ayudan a resolver las misiones que se tienen a diario, por el contrario sólo restan energía y tiempo para tener éxito.

2.- Despreocúpate de las expectativas de los demás. Lo que otras personas esperan de ti debe quedar de lado, lo único importante para sentirse a gusto en las labores diarias es sólo concentrarse en los objetivos personales y buscar alcanzarlos, dejando de lado lo que los demás esperan de ti.

3.- Bota la negatividad. El estrés es el pan nuestro de todos los días dentro de una organización, pero no puedes permitir que esto se transforme en negatividad, por el contrario, entre mejor panorama tengas de las tareas más fácil será resolverlas.

4.- Descarta las excusas. Uno de los malos hábitos que más tiempo y energía quitan es buscar pretextos para no terminar los encargos, en vez de tomar minutos para pensar cómo justificar lo que no has hecho mejor inviértelos en resolver la tarea en cuestión.

5.- Irse por la segura. Conseguir la llamada zona de confort no es buena idea, esto generará que tengas seguro tu trabajo; sin embargo, será sinónimo de perder la diversión y la pasión por hacer las cosas de una manera más arriesgada e innovadora.

 

Más información 

5 aspectos que debes dejar para ser feliz en tu trabajo

 

10 lecciones que aprender de Bill Gates

Correo Imprimir PDF

 

 

Bill Gates cumple 59 años. Aquí compartimos las mejores lecciones del co-fundador de Microsoft, venerado por unos y odiados por otros, que ha conseguido coronarse varias veces como el hombre más rico del mundo:

1. Ama lo que haces
Desde su primera interacción con una computadora, la cual ocurrió en la escuela privada de Seattle donde estudió, Bill Gates se sorprendió del funcionamiento de esta máquina y se convirtió en un aficionado de la informática. Desde joven se hizo programador y, de hecho, no terminó sus estudios en la Universidad de Harvard para dedicarse de lleno a su empresa de software.

Además, a Bill Gates le apasiona tanto la tecnología y las posibilidades de ésta que a la par de Microsoft ha trabajado en otras iniciativas que buscan desde alternativas energéticas confiables hasta diseños de condones que brinden mejor experiencia y seguridad.

2. Encuentra mercados poco aprovechados
Gates (por suerte o intuición) supo advertir que en la informática de consumo existía un mercado igual de valioso en la fabricación de hardware como en la de software. Así que mientras que sus competidores luchaban por crear las mejores computadoras, Bill se enfocó en desarrollarsistemas operativos que le permitieron crecer y expandirse con muy poca competencia.

3. No inventes el hilo negro
A Bill Gates se le ha acusado muchas veces de falta de creatividad e innovación. Apple incluso demandó a Microsoft por considerar que Windows era un plagio de la interfaz gráfica de su Macintosh.

Por otro lado, desde la creación del MS-DOS, que vendió a IBM y que después se convertiría en Windows, el modelo de negocio se mantendría durante los siguientes años: crearía sistemas operativos que pudieran funcionar en diferentes equipos y que incluyeran programas que sólo pudieran usarse con ese software. Asimismo, no es secreto que las actualizaciones de Windows no significan grandes cambios, sino pequeñas mejoras al anterior. Pero una cosa es clara: este método le ha funcionado… muy bien.

4. Aprende de los fracasos
Una de las mejores frases de Bill Gates es “Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”. Y es que el co-fundador de Microsoft, como todos, ha enfrentado varias caídas. Entre ellos productos fallidos como Windows Me millenium, Microsoft Bob (una app que ayudaba al quehacer diario) y Windows Vista. Además, su introducción al hardware no ha sido del todo exitosa (con la línea de ordenadores Surface y la adquisición de Nokia), por lo que hace unos meses tuvo que despedir a 18,000 empleados.  

5. Rodéate de los mejores
Desde sus inicios como emprendedor, Bill Gates supo que la clave del éxito está en rodearse de gente inteligente y contratar a los mejores empleados. Esto lo supo desde que inició la compañía junto a su amigo Paul Allen, quien también era un aficionado de la informática.

Gates ha señalado que además del talento y la inteligencia, la política de su área de Recursos Humanos es contratar gente apasionada, que comparta la cultura corporativa y desee enfrentar nuevos retos. En una entrevista, el empresario dijo “cuando tienes a personas inteligentes trabajando contigo, quieres mantenerlas estimuladas”.

6. Obtén las mejores lecciones… de donde sea
Bill Gates siempre ha aceptado ser fanático del bridge y que este juego constituye la actividad más preciada de su tiempo de ocio. Aunque se considera un jugador promedio, dice que jugarlo le permite estudiar a las personas y entender sus estrategias para convertirse en grandes jugadores. Este juego (que involucra alianzas, desarrollo de estrategias, anticipación de la actuación de los demás y responder a lo inesperado) es parte importante de su desarrollo como hombre de negocios.

7. Entiende tus etapas como emprendedor
En los inicios de la empresa, Gates trabajaba prácticamente todo el día e incluso en repetidas ocasiones se quedó a dormir en su oficina. Sin embargo, conforme el negocio fue creciendo cambió su mentalidad hacia el trabajo y su papel en la empresa. En 2008 (a los 52 años) dejó sus labores diarias en Microsoft para dedicarse principalmente a sus fundaciones y mantener únicamente el enfoque en el área del producto.

Todo emprendedor debe aprender este ciclo: en un comienzo, el negocio requerirá sacrificios y mucho trabajo, pero con el tiempo debes aprender a delegar y dejar una cultura empresarial que continúe aun cuando no estés.

8. Ser un nerd vale la pena
Bill Gates dijo “Sé bueno con los nerds, las probabilidades indican que termines trabajando para uno de ellos”. No hace falta conocer su historia o tener una reunión cara a cara con él para darse cuenta que él mismo es un “nerd”; a simple vista es: sus lentes, sus suéteres de cuello cerrado y su peinado lo delatan. Pero también es un buen ejemplo de que para triunfar debes ser auténtico y fiel a ti mismo, y que algunas cualidades de los geeks (como la pasión, la obsesión por el trabajo y el conocimiento) son esenciales de la gente exitosa.

9. Sé generoso con tu sociedad
Bill Gates es tan conocido por lado empresarial como por el filantrópico. Junto a su esposa Melinda dirige la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas. Hoy en día su fundación es la más grande del mundo por lo que respecta a la cuantía de sus aportaciones económicas a toda clase de programas de ayuda, investigación y desarrollo.

10. Ten una buena vida personal
Además de tener un matrimonio sólido y una activa vida familiar, Bill Gates reconoce la importancia de conservar hobbies. En su caso, es un amante del bridge y una de sus mayores satisfacciones es ver a su hija montar a caballo. Además, en un chat en Reddit el empresario admitió que lava los platos en su casa todas las noches y que es una actividad que realmente disfruta.  

 

Más información 

10 lecciones que aprender de Bill Gates