Apple no puede ignorar la nueva y esbelta laptop de Microsoft

Screen-Shot-2017-05-02-at-4.02.56-PM.png

Microsoft ya ha invadido los mercados profesionales y creativos con tabletas llenas de inventiva y una PC de escritorio que se convierte en una mesa de diseño virtual. Ahora se ha volcado a otra categoría que muchos creen que Apple perderá: la laptop de US$1.000 para todos.

Microsoft Corp., una empresa que en otro tiempo fue objeto de burlas por su software con errores, un hardware inestable y un diseño aburrido, presentó la Surface Laptop el martes. La máquina arranca en segundos, tiene una pantalla táctil y su batería duraría –según aseguran– 14 horas (dos más que la del MacBook Air de Apple). Con un peso de 1,25 kg (2,76 libras), aproximadamente 110 gramos menos que la Air, la computadora portátil Surface cuenta con una pantalla de 13,5 pulgadas y es uno de los productos más delgados y ligeros de su clase.

Microsoft apunta al mercado de la educación e incluso lanzó ordenadores portátiles dentro de mochilas llenas de libros de texto, blocs de notas y llaves para simular el desgaste de los útiles de colegio. Sin embargo, el precio asequible, la portabilidad y las características de la laptop Surface pueden atraer a un público mucho más amplio, incluyendo a los fieles de Mac.

Durante una recorrida por la extensa sede de Microsoft en Redmond, Washington, el mes pasado, el equipo de Surface mostró la evolución de la máquina, empezando desde el primer prototipo –poco más que una mescolanza de partes de dispositivos más antiguos de Microsoft– hasta el producto terminado. Los ingenieros y diseñadores pasaron dos años trabajando en la máquina, crearon múltiples prototipos e invitaron a socios como Intel a montar una tienda en el campus.

El orgullo del equipo era evidente. Después de años de luchar para penetrar en el mercado del hardware, finalmente estaban construyendo productos que ellos mismos usarían. “Este producto es un reflejo de nuestros aprendizajes desde que iniciamos este equipo”, dijo Panos Panay, que supervisa el hardware de la marca Surface y ha estado en el tema el tiempo suficiente como para haber experimentado de primera mano los fracasos iniciales y los éxitos posteriores.

Microsoft se propuso fabricar una computadora portátil con una duración de batería mejor que la media, porque los estudiantes dijeron que querían un dispositivo que soportara un largo día de clases. El truco era diseñar una máquina con una batería más grande, pero igualmente delgada y ligera. El equipo de Panay adhirió a una filosofía de “fracaso rápido” que enfatizaba la constante experimentación. Las máquinas de prototipado podían escupir maquetas 24 horas al día; los prototipos eran entregados a diseñadores individuales, lo que permitía a estos pulir constantemente el diseño. Trabajando con Intel, el equipo redujo la placa base, la placa de circuito que contiene los componentes principales de un ordenador, para dejar espacio para una batería más grande. Intel también ayudó a Microsoft a hacer que la máquina funcionara manteniéndose fría.

Para que la superficie que rodea al teclado fuera más agradable al ojo y al tacto, los diseñadores utilizaron Alcantara, una microfibra sintética que es más durable que el ante que imita. El equipo trajo docenas de gigantescos rollos de tela y pasó seis meses escogiendo colores, desde un borgoña oscuro hasta un tono platino. Microsoft ya utiliza Alcantara en las cubiertas de sus tabletas, pero eso no impidió que el equipo hiciera una excursión a un concesionario BMW para ver cómo funcionaba el material como tapicería. Microsoft eligió Alcantara, dijo Panay, porque “está lejos de esa sensación de frialdad y esterilidad”.

Bloomberg.-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *