Automatización de la economía no es tan rápida como se esperaba

47576992_m.jpg

La compañía de Vik Singh tiene un software de inteligencia artificial potente que ayuda a las empresas a buscar las mejores oportunidades de ventas. Conseguir que alguien lo use… bueno, ésa es una historia que dice mucho sobre la expansión de Estados Unidos.

Las empresas estadounidenses tienen todos los incentivos para adoptar tecnologías que ahorran mano de obra, reemplazando a los operarios fabriles por robots y los trabajos de oficina por software inteligente. En algunas áreas, como las finanzas, la toma de decisiones mediante máquinas está avanzando rápidamente. En otros, hay obstáculos. En líneas generales, si bien la penetración de la automatización en la economía es un hecho, está teniendo lugar a un ritmo más lento del que esperaban los futuristas.

Singh explica a los clientes que su sistema puede ayudarlos a reducir el personal de prospección de ventas y aumentar los ingresos. Los gerentes se sienten fascinados, pero a veces son reacios a confiar un negocio de atención personal, como las ventas, a una caja negra.

“Simplemente no lo entienden”, dice el cofundador y máximo responsable de Infer Inc. en Mountain View, California. “Y no lo creen”.

Cientos de compañías están tratando de alterar la forma en que consumimos, trabajamos o nos movemos. El potencial de crecimiento de la economía podría ser mayor si las máquinas inteligentes pudieran potenciar la manera en que los humanos realizan sus tareas. Una mayor productividad, o sea producción por hora, aumentaría los beneficios empresariales y podría ayudar a los trabajadores estadounidenses a obtener finalmente un aumento salarial.

Ese nirvana económico no es todavía una realidad.

Aún se contrata

La productividad en EE.UU. creció sólo un 1,1 por ciento el año pasado y en lugar de reemplazarlos por tecnología, se están contratando más trabajadores. Las empresas sumaron un promedio de 159.000 puestos nuevos de trabajo por mes en lo que va de esta expansión en comparación con 99.000 en el pico del aumento anterior. En el mismo período, la inversión en productos de propiedad intelectual, como el software, apenas aumentó como porcentaje del PIB en comparación con el último ciclo.

“La baja productividad laboral es el mayor problema que tiene la historia que cuento”, dijo Andrew McAfee, codirector de la Iniciativa para la Economía Digital del Massachusetts Institute of Technology (M.I.T.) y coautor de “The Second Machine Age”, un libro sobre la próxima ola en la tecnología. “Algunas de estas innovaciones bastante profundas van a tardar en difundirse”.

No hay un solo factor que explique por qué las tecnologías de la segunda ola van derramándose lentamente en lugar de inundar la economía. Bloomberg News habló con varias personas para averiguar cómo está avanzando el ritmo de la adopción tecnológica. Estos son algunos de los temas que surgieron:

* Los robots pueden manejar tareas altamente repetitivas en la industria, pero en la planta más grande del mundo de BMW AG, situada en Spartanburg, Carolina del Sur, se habla de complejidad y personalización, tareas que requieren el aporte humano.

* La extracción de datos de las operaciones de fabricación altamente automatizadas es más difícil de lo que parece, explican ejecutivos de Cisco Systems Inc.

* Por último, a la hora de pasar cualquier operación fundamental a una máquina, hay un gran punto espinoso: la confianza.

Bloomberg.-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *