fbpx

Banco Mundial: Más y mejores gastos en salud para enfrentar emergencia sanitaria

Revista Mercado17 junio, 20207min
gastos.jpg

El gasto en salud en Latinoamérica y el Caribe (LAC) fue de aproximadamente USD 1.000 por persona en 2017, solo ¼ de lo que se gastó en los países de la OCDE (ajustado por el poder adquisitivo). Al mismo tiempo, la capacidad de los sistemas de salud también es considerablemente menor, incluida la habilidad de proporcionar acceso a servicios de buena calidad a los grupos más vulnerables. Además, queda mucho por hacer para mejorar la eficiencia, la efectividad y el buen uso del gasto en salud. Si bien LAC está luchando por responder a los principales desafíos de la pandemia de COVID-19, se necesita una seria reflexión no solo sobre cómo asegurar más fondos sino también sobre cómo gastar mejor los recursos en salud, de acuerdo con un nuevo reporte conjunto de la OCDE con el Banco Mundial, la primera publicación Panorama de la Salud dedicada por completo a la región de LAC.

Latinoamérica y el Caribe 2020 plantea que el gasto total en salud en los países de LAC corresponde a un 6,6% del PIB, inferior al 8,8% en los países de la OCDE. El gasto varió entre un 1,1% en Venezuela hasta un 11,7% en Cuba y 9,2% en Uruguay en 2017.

El gasto de salud por esquemas gubernamentales y seguros de salud obligatorios representan un promedio de 54,3% del gasto total en salud en LAC, significativamente menor que el 73,6% en la OCDE. Esto muestra que los sistemas de salud en LAC dependen en gran medida del gasto de bolsillo o de seguros privados complementarios de los hogares. Honduras, Haití y Guatemala tienen las mayores proporciones de gasto privado, mientras que Cuba y Costa Rica tienen las más bajas.

Los sistemas de salud en LAC tienen menos recursos y capacidad que los países de la OCDE para enfrentar la pandemia de COVID-19. La región de LAC tiene un promedio de dos médicos por cada 1.000 habitantes, y la mayoría de los países están muy por debajo del promedio de la OCDE de 3,5, con solo Cuba, Argentina y Uruguay registrando más. El número promedio de camas hospitalarias en LAC es de 2,1 por 1.000 habitantes, es decir, menos de la mitad del promedio de la OCDE de 4,7. Barbados, Cuba y Argentina tienen más camas hospitalarias que el promedio de la OCDE, mientras que el stock está por debajo de una cama hospitalaria por cada 1.000 habitantes en Guatemala, Honduras, Haití, Venezuela y Nicaragua. Además, según los datos recopilados justo antes de la pandemia de COVID-19, en promedio solo habían 9,1 camas de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) por 100.000 habitantes en 13 países de LAC, lo cual es mucho más bajo que las 12 camas UCI en promedio en países de la OCDE. Brasil, Uruguay y Argentina están por encima del promedio de LAC, mientras que las tasas más bajas se observan en Costa Rica y El Salvador.

 LAC 2020 destaca que la asignación deficiente del gasto en salud está desacelerando -si no deteniendo- el progreso hacia la cobertura universal de salud en LAC. Por ejemplo, el menor desarrollo de sistemas de información de salud son un impedimento importante. En 22 países de LAC, un promedio del 10% de todas las muertes nunca se informan en las bases de datos de mortalidad pública. Esto significa que a menudo falta una imagen confiable de la salud de la población. Además, según el Barómetro Global de la Corrupción, el 42% de los encuestados en 12 países de LAC consideraba que habían problemas de corrupción en el sector salud. Por otra parte, la mayoría de los países de LAC tienen un sistema de salud fragmentado con subsistemas paralelos que tienen mecanismos múltiples y superpuestos de gobernanza, financiamiento y provisión de servicios, lo que dificulta dirigir los recursos hacia donde más se necesitan de manera eficiente.

Los factores de riesgo clave para una mala salud en LAC. El 8% de los niños menores de 5 años y el 28% de los adolescentes tienen sobrepeso. Esta cifra aumenta a más del 53% entre los hombres adultos y a más del 61% entre las mujeres adultas. La obesidad aumenta el riesgo de enfermedades crónicas y también puede provocar complicaciones y la muerte en pacientes infectados por COVID-19. Además, casi uno de cada cuatro hombres y cerca de una de cada diez mujeres de 15 años o más fuman diariamente. Las tasas de tabaquismo entre los niños de entre 13 y 15 años son del 15% para los niños y del 12% para las niñas. Aunque el consumo promedio de alcohol en LAC es más bajo que en la OCDE, aumentó en un 3% entre 2010 y 2016. Casi el 35% y el 22% de los accidentes de tránsito entre hombres y mujeres, respectivamente, se pueden atribuir al consumo de alcohol.

 

Súmate y Regístrate para recibir nuestros newsletters.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.