fbpx

OFAR 

Enfocados en el cliente ofreciendo resultados sostenibles

En OFAR se construyen nexos de confianza con sus clientes, procurando resultados sostenibles, basados en conocimiento, excelencia e integridad. Una firma conformada por un equipo de profesionales con experiencia, integridad, lealtad y determinación.

Inician operaciones en marzo de 2007, con sus socios fundadores Ana Judith Alma Iglesias, Gisela Maria Ramos Báez y Ramón Antonio Franco Thomen, todos con una amplia trayectoria en el ejercicio del derecho en la República Dominicana. 

                         

Como parte de su práctica legal se destacan el Derecho Corporativo, Inmobiliario Comercial, Sucesiones, Litigios, Financiero, Laboral, Ambiental, Propiedad Intelectual, Migración, Valores, Cine, Asuntos Gubernamentales y Litigios. Su portafolio de servicios se complementa con cumplimiento, financiamiento de proyectos e infraestructura, energía, planificación patrimonial, fusiones y adquisiciones, turismo y hospitalidad.                                  

Para esta firma de abogados, el sector de hospitalidad el cual comprende hoteles, bares y restaurantes (HBR), ha sido uno de los más afectados por la pandemia del covid-19 y del cual se espera una recuperación más lenta. Antes de la pandemia, el sector de hospitalidad representaba más del 8% del Producto Interno Bruto de la República Dominicana. 

De ahí la importancia que las nuevas autoridades han cifrado en la recuperación del indicado sector, el cual conforme a un estudio realizado por la firma Analytica, en el año 2018 empleaba de manera directa 1 de cada 13 empleos en el país, y de manera indirecta, contribuye a la generación de más de 650,000 en la República Dominicana.

En adición a los atributos naturales con los que cuenta la República Dominicana, el crecimiento del sector HBR ha sido acompañado de una política de incentivos fiscales basados en la Ley 153-01 y sus modificaciones, la cual tiene por objeto la aceleración  bajo un proceso racionalizado, del desarrollo de la industria turística en las regiones de  gran potencial o que reúnan excelentes condiciones para su explotación turística en todo el país, habiendo sido declarados o no como polos turísticos, no han alcanzado a la fecha de su promulgación el grado de desarrollo esperado, entre los que se enumeran el Polo Turístico IV Jarabacoa y Constanza; el Polo Turístico IV ampliado, (Barahona, Bahoruco, Independencia y Pedernales); Polo Turístico V ampliado (Montecristi, Dajabón, Santiago Rodriguez y Valverde; Polo Turístico VIII ampliado (San Cristobal, Peravia y Azua); Polo Turístico de Samaná; y las provincias de Hato Mayor, El Seibo, San Pedro de Macoris, Espaillat, Sáchez Ramirez, Monseñor Nouel, La Vega, los municipios de Luperón, La Isabela y Castillo en Puerto Plata, la Zona Colonial de Santo Domingo.      

                                     

Es importante destacar que a pocos días de su inauguración, el Gobierno, encabezado por el presidente Luis Abinader, anunció un conjunto de incentivos económicos, asistencias y un nuevo protocolo sanitario a fin de impulsar la recuperación del sector HBR incluyendo la eliminación del pago del 1% de los activos para el sector hasta junio de 2021; reducción de la Tarifa APA en un 35% para el período septiembre-noviembre de 2020; mayor inversión en publicidad y promoción turística por parte del Estado Dominicano; un plan de asistencia al viajero que incluye cobertura de emergencias, hospedaje por estadía prolongada y costos por cambio de vuelos ante la ocurrencia de contagios, 100% cubierto por el Estado Dominicano.

Con relación al plan de asistencia al viajero, es oportuno recordar que estos visitantes son consumidores o usuarios de servicios en el país y como tales están sujetos a los derechos y deberes de todo residente de la República Dominicana.

El turista tiene derecho a la protección de sus intereses económicos, salud y seguridad consagrados en las leyes de Protección al Consumidor, así como tiene derecho a su intimidad y a decidir sobre la utilización de los datos que sobre ella y sus bienes existan de conformidad a la ley sobre Habeas Data. Los visitantes deben observar las disposiciones contenidas en el Código Penal, las leyes y disposiciones sanitarias, las que sancionan el tráfico y consumo de estupefacientes, el lavado de activos, la trata de personas, entre otras.