Brexit puede perjudicar a empresas de servicios del Reino Unido

noavancebrexit.png

Hace una década, Fraser Bell creó en Londres su empresa de tecnología Northern Star. Después de la votación a favor del Brexit, no sabe si volvería a hacerlo.

“Hasta que los políticos dejen de hacer politiqueo y simplemente se pongan a trabajar, no haría una gran inversión en Londres”, dice Bell, de 51 años, que actualmente emplea a 20 personas. “Porque no se puede estar seguro del retorno”.

Hasta ahora, gran parte del debate en torno al Brexit se ha centrado en el impacto sobre los fabricantes que operan en el Reino Unido, como Nissan Motor Co. Sin embargo, los proveedores de servicios como los banqueros, los abogados y las empresas de tecnología representan en la actualidad alrededor del 80 por ciento de la economía y también están comenzando a temer lo peor en tanto crece la tensión entre el Reino Unido y la Unión Europea. Estando dentro de la UE, pueden vender en todo el bloque comercial más grande del mundo, mayormente sin barreras significativas. Estando fuera, podrían enfrentar obstáculos.

“Arquitectos, abogados, contadores, los sectores con más regulaciones, realmente se benefician mucho con el mercado único europeo en los servicios”, dijo Ingo Borchert, economista del Observatorio de Política Comercial del Reino Unido. Lograr un acuerdo de libre comercio para los servicios con la UE será “increíblemente complicado” dada la brevedad del tiempo.

Gran Bretaña es el segundo mayor exportador mundial de servicios después de los Estados Unidos. En 2016, las exportaciones totales de servicios ascendieron a casi 250.000 millones de libras (US$322.000 millones), en comparación con 300.000 millones de libras de bienes.

Fuera de la UE, las empresas de servicios podrían enfrentar restricciones tales como límites a la toma de participaciones en empresas europeas y controles de acceso a algunos sectores, según London First, un grupo que hizo campaña contra el Brexit.

Los bancos que operan en Londres, como JPMorgan Chase & Co., ya están haciendo averiguaciones sobre otras bases en la UE, y otros sectores también están dispuestos a permanecer dentro de la UE.

Dublín llama

La semana pasada, la empresa de seguridad cibernética Tenable Network Security Inc. abrió su nueva sede internacional en Dublín, a orillas del río Liffey. Tenable emplea a unas 35 personas tanto en Dublín como en Londres, pero eligió la capital irlandesa para expandirse. Ahora planea sumar más de 70 personas en Irlanda durante los próximos dos años.

“La decisión ya estaba en marcha antes de la votación del Brexit, pero sin duda se vio reafirmada”, dijo Amit Yoran, presidente de Tenable.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se propone lograr un amplio acuerdo de libre comercio con la UE que proporcione un acceso similar a las disposiciones actuales. Sin embargo, para algunos sectores, como el transporte aéreo, no existen precedentes detallados a los cuales recurrir, y si el acuerdo de libre comercio fracasa, los servicios se basan en los términos de la Organización Mundial de Comercio.

El problema es que “la mayoría de los miembros fundadores de la OMC no ha asumido compromisos muy ambiciosos con respecto al acceso a los mercados y el enfoque nacional”, dijo Borchert.

Si los miembros de la UE impusieran restricciones con el alcance total permitido por la OMC, el costo para el Reino Unido rondaría los 27.000 millones de libras en exportaciones de servicios, dijo London First.

Bloomberg.-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *