Market Order

15101444918342.jpg
1min8200

Bloomberg– En los años que pasaron desde la crisis financiera, las ciudades globales como Londres, Hong Kong y Nueva York parecieron desafiar los ciclos del mercado inmobiliario gracias a una concentración de empleos financieros y a la convicción autocumplida de que ofrecían un refugio seguro a los inversores. Ahora, cada dato que se difunde parece poner de cabeza esas premisas.