"Como caña pa'l ingenio"

Revista Mercado30 agosto, 20187min3151
Screen-Shot-2018-08-30-at-11.51.38-AM.png

30 de agosto 2018, 10:55 AM.- La popular expresión tiene sus orígenes en la actividad azucarera de la cual Central Romana Corporation ha sido uno de sus grandes protagonistas. Todavía hoy, con más de 100 años de constante labor, sus vagones cargados  transitan por el Este del país llevando la caña que se convertirá en uno de los principales productos que han contribuido al desarrollo de la economía de República Dominicana.  

Las más de 15 locomotoras que mueven 900 vagones repletos de caña de azúcar movilizan los tres millones de toneladas que durante el período de zafra normal llegan al ingenio de Central Romana Corporation. Esa es la realidad actual de una historia de trabajo que ya tiene más de un siglo a cuestas, cuando en 1912 la South Porto Rico Sugar Company compró 20,000 acres de terreno al norte de La Romana para producir caña y llevarla a Puerto Rico.

La primera siega de la insipiente compañía llegó en 1917, cuando el ingenio era capaz de producir 2,000 toneladas diarias de caña, pero a partir de 1926 las exportaciones del producto hacia Puerto Rico fueron suspendidas, lo que favoreció que todo el proceso para obtener azúcar comenzara a realizarse en República Dominicana. 

Con el transcurrir de las décadas, el desarrollo de la empresa fue constante, y para financiar la expansión de su capacidad de molienda, la South Porto Rico Sugar Company vendió, en 1957, el ingenio Santa Fe, en entonces parte de su infraestructura. La estrategia fue un éxito, lo que consiguió que la producción diaria se incrementara a 20,000 toneladas. 

La fama, como dicen, siempre termina trascendiendo fronteras, y una muestra de ello es que en 1964 la empresa norteamericana Gulf + Western mostró interés en el negocio y comenzó a adquirir sus acciones, hasta llegar a tener el control accionario hacia 1967. En esta época, los nuevos propietarios lograron mantener a máxima capacidad la producción del ingenio y supieron aprovechar los buenos precios internacionales del azúcar, amparados en la cuota que se le asignó al país en el mercado preferencial norteamericano, producto de la ruptura de relaciones entre EE. UU. y Cuba. El aumento del precio del azúcar fue muy beneficioso para la compañía, ya que le permitió una mayor estabilidad financiera y poder sentar las bases de la expansión que se buscaba.  

En 1978, Central Romana comenzó su proceso de diversificación hacia otras áreas, como el turismo. Se designó como presidente de la empresa al ingeniero Carlos Morales Troncoso, y como vicepresidentes ejecutivos el ingeniero Eduardo Martínez Lima y el licenciado Ramón Menéndez. En 1982, Central Romana alcanzó la mayor zafra azucarera producida por un solo ingenio a nivel mundial, que superó las 480,000 toneladas.

El prestigio y la eficiencia ya estaban sólidamente establecidos en la empresa, y marcaron el camino para numerosos programas económicos y sociales que han tenido amplia repercusión en el país. Esta fue una época de grandes cambios e innovaciones que continuaron hasta 1984, cuando Gulf + Western vendió la empresa al Grupo Fanjul, liderado por Alfonso y José ‘Pepe’ Fanjul. Bajo este nuevo periodo, la empresa inicia un programa de inversión y diversificación de negocios, desarrollándose en áreas tan diversas como químicos, ganadería, zonas francas, salud, producción de materiales de construcción y hierro; procesamiento de productos cárnicos y lácteos, operación de puerto y aeropuerto y bienes raíces. 

Hoy, la empresa mantiene un liderazgo en el desarrollo de la zona Este del país, con importantes logros en responsabilidad social, como la inversión en 2016 de más de RD$2,500 millones en instalaciones de precipitadores electrostáticos para el proceso industrial de la elaboración de azúcar de caña, permitiendo una reducción de un 90 % de las emisiones de partículas sólidas contaminantes a la atmósfera. 

En el ámbito social, la empresa desarrolla numerosas iniciativas que incluyen la salud, la educación y el deporte. Invierte anualmente más de US$1.8 millones en servicios de salud para sus empleados, donde se destaca el Centro Médico Central Romana, un moderno hospital de tres niveles que ofrece todos los servicios de salud que pueda necesitar la comunidad. Periódicamente realiza en sus instalaciones operativos de salud coordinados con diferentes fundaciones, tanto extranjeras como locales.

Adicional al hospital, la compañía ofrece dos subcentros médicos, tres unidades médicas móviles y una unidad dental móvil.

Central Romana Corporation confirma, cada día, cómo el trabajo continuo, la innovación y la inversión en la gente son la fórmula perfecta para alcanzar los objetivos trazados, esos que llevan al éxito en los negocios.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.