fbpx

¿Cómo hacer que la innovación esté en el corazón de nuestra organización?

Revista Mercado26 julio, 20195min
Gregorio-Tapia-1280x1920.jpg

495 Vistas,

Si eliminamos el sobredimensionamiento a la palabra innovación y la simplificamos su definición se torna bastante simple. A pesar de que existen múltiples definiciones para describir lo que es innovar y ofrecer detalles sobre su contexto, es claro que de manera simple innovar es “introducir algo nuevo”.

Cuando las organizaciones dejan de innovar o lo hacen de manera no organizada corren el riesgo de estancarse en un mercado altamente competitivo que puede sacarlos del juego en un tiempo relativamente corto. El introducir “Algo nuevo” se corresponde con el avance de la organización sin lo cual la misma se vería rezagada frente a competidores que avanzan en el mercado con propuestas que agregan valor.

Transformar una organización tradicional en una con un enfoque innovador es una tarea más que difícil. Para lograr esto las organizaciones necesitan entender cómo un enfoque innovador las beneficiaría, entender sus errores y aprender sobre cómo podrían haber logrado el éxito y evitarlos e identificar nuevos retos que inspiren a la organización.

A continuación veremos cinco pasos para lograr que la innovación este en el corazón de nuestra organización.

Todo empieza con la cultura. La cultura organizacional es clave para la innovación. Lo que realmente genera una cultura innovadora es la apertura a tratar nuevas ideas, asumir riesgos y aprender de los errores.

Exponerse a cosas nuevas. La innovación parte de un proceso creativo, es mucho más difícil ser creativo cuando vivimos expuestos a las mismas cosas. Cambiar de ambientes, fomentar el trabajo remoto, hacer sesiones de conversación con otras industrias nos ayuda a entender mejor el mundo exterior y a generar nuevas ideas para nuestros modelos de negocio.

Eliminar las barreras imaginarias. Uno de los grandes retos de la innovación consiste en esas barreras que limitan la capacidad de crear de los equipos. Estas suelen acompañarse de “peros” o simplemente aparecen como una justificación (No somos una empresa de tecnología). Estas barreras tienden a tener como finalidad perpetuar el estatus quo y limitar la capacidad creativa. Eliminar estas barreras mostrará a la organización que existe un techo mucho más alto que el del último piso de su sede o edificio corporativo.

Celebrar el fracaso. Es poco probable que alguien se atreva a hacer algo nuevo si sabe que fallar significa perder su empleo. El fracaso es algo normal y puede ocurrir, lo importante de celebrarlo es motivar la iniciativa. Crear un ambiente donde fallar sea visto como una posibilidad y se premie la iniciativa es vital para hacer que los colaboradores sean más creativos e innovadores.

Maximizar nuestros colaboradores. La innovación puede venir de cualquier lado o departamento. Ofrecer la oportunidad de crecimiento y promover, o asignar proyectos de innovación en nuestros colaboradores con aptitudes e interés tiene múltiples beneficios para la organización. Genera adhesión del staff, cambios en el liderazgo y sobre todo motivación para lograr cosas nuevas.

Lograr que la innovación este en el corazón de lo que hacemos no es tarea fácil. Se requiere de compromiso del liderazgo organizacional y sobre todo de una mentalidad abierta al cambio. Las organizaciones que lo hacen llevan las de ganar.

Escrito por Gregorio Tapia, gerente de Marketing & Communications de una organización internacional con amplia experiencia en procesos de innovación locales e internacionales, posee una maestría en relaciones internacionales y formación en Design Thinking y Human Centered Design para liderar la innovación organizacional. Twitter: @Gregorio_Tapia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

496 Vistas,