Cómo hacer una presentación ante los directores

Revista Mercado30 octubre, 20183min752
work-collaboration-1280x854.png

30 de octubre de 2018, 11:02 AM.- Con base en mi observación de cientos de presentaciones hechas por líderes de gran potencial, puedo decir que cuando se trata de presentar ideas al director general, incluso los líderes más experimentados que normalmente no interactúan con los directores caen en algunas trampas comunes que fácilmente pueden evitarse.

Trampa 1: Una idea sin su problema

Colócate en el lugar de tu director general: se encuentra en el punto de recepción de ideas inteligentes e inagotables. Para que la tuya destaque y le sea útil, debe solucionar un problema. Comienza tu presentación con el problema que has identificado y dedícale un tiempo inicial a establecer el contexto, señalando los temas delicados y estableciendo cierta urgencia para abordar el reto. Lo que los ejecutivos quieren oír primero es el problema, no la idea.

Trampa 2: Una idea sin una ganancia evidente

Ya que planteaste el problema en tu presentación, el siguiente paso es demostrar que tu idea no solo lo solucionará, sino que lo hará de una manera que haga crecer la empresa.

Trampa 3: Una presentación sin interacción

Reserva la segunda mitad del tiempo que te asignaron para preguntas. Aunque parezca que esa parte sobra, si se emplea bien puede ser la parte más valiosa de tu conferencia. Las preguntas contundentes a quemarropa son una señal de que tu idea les interesa a los ejecutivos. Están procesando lo que dijiste, analizando diversos ángulos e hipótesis, y por lo general desean saber más. Un concepto erróneo común es que si no hay preguntas, las cosas salieron bien. Por lo general, significa lo contrario.

Trampa 4: Información que descuida los detalles

Incluso cuando reservas tiempo suficiente para la interacción, puedes meterte en problemas si no tienes la respuesta correcta para la pregunta de algún ejecutivo. Los expositores pueden ser imprecisos o descuidados con los detalles cuando contestan preguntas, en especial cuando se trata de cifras.

Brinda a tu público lo que realmente quiere: un panorama del problema y de la forma en que piensas que puede resolverse en beneficio de la empresa. Ofréceles suficiente tiempo para interactuar contigo y demostrarás que eres tan inteligente y capaz como pensaban.

 

Por Sabina Nawaz

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.