fbpx

¿Cómo trabajar con alguien que piensa que siempre tiene la razón?

Lucy Nuñez8 julio, 20194min
empresarios-discutiendo_1012-178.jpg

15 Vistas,

Muchas personas padecen de “seguridad crónica” sobre problemas para los cuales no existe la respuesta perfecta. Estas son tres formas en las que hemos visto que los líderes abordan la seguridad crónica para ayudarse a sí mismos y ayudar a otros a ampliar sus perspectivas y tener conversaciones más productivas.

Investiga los orígenes de la seguridad crónica. Las tendencias cognitivas se presentan de muchas formas, y con frecuencia subyacen a los puntos de vista dogmáticos. La seguridad extrema siempre está arraigada en creencias albergadas profundamente, pero que a menudo son inconscientes.

Retrasa las cosas. Si la seguridad representa un patrón, no intentes enfrentarla durante una discusión acerca de algún problema específico. En vez de eso, agenda otra conversación para abordar tu inquietud. Puedes decir algo como: “Siempre que nos encontramos en lados distintos de un problema, siento como si tú defendieras tus puntos de vista con una fuerza tan inquebrantable que yo quisiera frenar o ignorar tu seguridad. Me ayudaría saber que mis opiniones se tomaron en consideración, incluso si no estás de acuerdo conmigo”.

Considera la forma en la que tu empresa podría estar fomentando la seguridad. ¿Tu cultura premia las convicciones asertivas? ¿Se percibe la toma de decisiones como algo competitivo? ¿La gente siente que si parece que no está segura de sus puntos de vista será percibida como alguien débil? En algunas situaciones, como las conversaciones en torno a la planeación estratégica, el presupuesto o la administración de talentos, donde la gente percibe que hay mucho en riesgo, la necesidad de parecer seguro se vuelve una cuestión de supervivencia.

A fin de evitar institucionalizar la seguridad como la mejor estrategia para expresar las opiniones o las peticiones, pídele a la gente que venga a las reuniones con puntos a favor y puntos en contra. Que se vuelva común que, cuando se tomen decisiones, otras personas del equipo opinen con puntos de vista diferentes. Enfoques como estos hacen que la gente vea la necesidad de autorregularse y equilibre la confianza en sus propios puntos de vista sin el dogma de la seguridad.

Reconoce si la seguridad de los demás te hace reticente. Para algunas personas, las convicciones de los demás pueden sentirse amenazantes para nuestros propios puntos de vista y valores. El sesgo de confirmación nos lleva a descartar las opiniones que no confirman nuestras ideas, así que cuando nos obligan a confrontarnos con las diferencias, por naturaleza nos rehusamos. Podemos ponernos a la defensiva en exceso, o retirarnos, y desechar información que podría ser muy importante.

Con tanta importancia que se le da actualmente a alzar la voz, tenemos que aprender a moderar nuestra voz escuchando, en especial cuando tomamos decisiones importantes para las cuales existen alternativas en conflicto. Recuerda que decir “tu” verdad es muy diferente a decir la verdad.

Harvard

Lee también: ¿Por qué se quedan los empleados? Por un camino profesional claro y por buena paga, para empezar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

16 Vistas,