[stock_market_widget type="ticker-quotes" template="background" color="blue" assets="AAPL,GOOG,FB,TSLA,PYPL,MSFT,AMZN,INTC,CMCSA" speed="50" direction="left" pause="true" api="yf" style="background: #000100;font-size:13px;padding-bottom: 0;"]
COVER WEEK
21 marzo 2022

La guerra de Putin ¿Un camino a la bancarrota?

El pasado 18 de marzo, el presidente ruso, Vladimir Putin, se presentó en un mitin político en el estadio olímpico Luzhnikí, donde recibió el apoyo de los rusos a su campaña militar en Ucrania.

Para ese momento, las tropas rusas ya avanzaban hacia Leópolis, en el oeste del país, y las primeras incursiones en la ciudad portuaria de Mariúpol -al sur-, ahora epicentro del conflicto.

«Vemos cuan heroicamente se comportan y combaten nuestros chicos durante esta operación. Hacía mucho tiempo que no gozamos de tal unidad», declaró ante más de 200 mil personas.

El presidente ruso alabó el heroísmo de sus soldados en la la intervención militar dirigida a evitar un «genocidio» contra la población de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, cuya independencia el jefe del Kremlin reconoció tres días antes del inicio de la ofensiva militar, el 24 de febrero.

Putin, que citó la Biblia para justificar la intervención militar en Ucrania, consideró que la mejor expresión de la unidad del pueblo ruso es cómo combaten «hombro con hombro» los soldados rusos en el país vecino.

Recordó que la operación arrancó el 24 de febrero, día de nacimiento del almirante Fiódor Ushakov, quien «durante su brillante carrera militar en los siglos XVIII y XIX no perdió ni una sola batalla».

Popularidad al alza

La popularidad de Putin ha subido hasta el 79.6 por ciento desde el comienzo de la «operación militar especial», según los resultados de un sondeo publicado por un centro demoscópico cercano al Kremlin.

También ha aumentado la aprobación de la gestión del jefe del Kremlin, desde el 70.2 por ciento al 77.2 por ciento, entre el inicio de la campaña militar y mediados de marzo.

Vladimir Putin goza de una popularidad de 79.6 por ciento; y una aprobación de gestión de 77.2 por ciento

Vladimir Putin sostuvo un mitin político para reforzar la imagen de Rusia en la invasión a Ucrania
EFE/EPA/RAMIL SITDIKOV / SPUTNIK POOL MANDATORY CREDIT

Repercusiones económicas

Estamos cerca de que se cumpla un mes del inicio de la operación militar de Rusia en Ucrania y con ello los efectos que están afectando a la región y a todo el mundo.

Por una parte, en el Kremlin se habla de una guerra económica, por lo que Rusia ya resiente las sanciones de otros gobiernos y de empresas multinacionales, las cuales han anunciado sus diversos planes por retirar inversiones y operaciones en el país.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el corto plazo la economía rusa presenta un impacto muy grave y que esto sea el factor para disuadir a Vladimir Putin y abandone Ucrania.

Para la Directora del FMI, Kristalina Georgieva, el conflicto puede tener también fuertes consecuencias para la economía global.

“La bancarrota de Rusia ya no es un evento improbable”, dijo Georgieva en un encuentro con medios de comunicación.

También alertó que la economía rusa ya se está contrayendo y se aboca a una recesión profunda este mismo año.

La duración de la ofensiva y de las sanciones, así como la posibilidad de que estas se endurezcan más y afecten a las exportaciones de energía, serán los elementos clave para determinar la magnitud de la recesión.

Si se mantienen las sanciones, Rusia quedará aislada de sus principales socios comerciales aparte de China y Bielorrusia.

Por otra parte, las agencias de calificación predicen que Rusia pronto será incapaz de pagar a sus acreedores, por lo que su reputación de deudor poco fiable dificultará la atracción de inversiones extranjeras sin garantías masivas, lo que podría hacerla totalmente dependiente de China.

Con base en el mismo análisis, si el mandatario ruso toma la victoria en territorio ucraniano e instala un gobierno alineado, las implicaciones económicas recaerían en la responsabilidad de reconstruir las infraestructuras destruidas.

Y con los ciudadanos ucranianos cada vez más proeuropeos, mantener la paz en un entorno tan hostil obligaría a Putin a desviar una enorme cantidad de recursos del presupuesto ruso.

El Gobierno ruso ha realizado detenciones contra los manifestantes que se oponen a su guerra en Ucrania
El Gobierno ruso ha realizado detenciones contra los manifestantes que se oponen a su guerra en Ucrania. Arte: MMN/Statista

A 8 años de la anexión de Crimea

Putin llamó a los presentes a felicitar a los crimeos por el octavo aniversario de la anexión de la península ucraniana a través de un referéndum separatista celebrado en 2014 con presencia militar rusa.

La anexión de Crimea tuvo lugar en 2014

«¡Por un mundo sin nazismo!», «¡Por el presidente!» y «¡Por Rusia!», señalaban los eslóganes que se podían leer en el escenario del Luzhnikí, que acogió un concierto y la intervención del líder de Crimea, Serguéi Axiónov, y representantes prorrusos del Donbás, entre otros.

Algunos de los presentadores, cantantes y asistentes llevaban el lazo de San Jorge en forma de Z, que se ha convertido en símbolo de la intervención militar en Ucrania.

Los rusos suelen ponerse el lazo de San Jorge coincidiendo con el 9 de mayo, día de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

El lazo de San Jorge en forma de Z se ha convertido en símbolo de la intervención militar en Ucrania
EFE/EPA/PAVEL BEDNYAKOV

El precio de la guerra

De acuerdo con cálculos de la firma Civitta, aunque las pérdidas rusas son un secreto militar, las estimaciones señalan que el costo material para el ejército ruso por la destrucción de tanques, aviones y armas ha sido de US$5 mil millones solo en los dos primeros días de la guerra.

El gasto se hace mucho mayor luego de más de 20 días de ataques en los que se ha concentrado la operación militar.

Pero no solo el material militar cuesta dinero, hasta ahora en Ucrania se estima que han muerto cerca de 12 mil soldados rusos. Históricamente, se acerca a los 15 mil activos que perdieron la vida durante la invasión soviética de Afganistán.

Además, una estimación aproximada de The New York Times, basada en la esperanza de vida y el PIB per cápita, sugiere que la muerte de 10 mil soldados rusos tiene un costo de más de US$4 mil millones.

A esto se le tendrá que añadir el gasto a a la salud mental de sus familias y la de todos los soldados que participaron en una guerra activa.

US$5 mil millones habrían costado los dos primeros días de guerra para Rusia, de acuerdo con la firma Civitta

Gasto militar de Rusia en la guerra con Ucrania
Arte: MMN/Statista

Biden a Putin: “criminal de guerra”

Previo al rally político de Putin, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó «criminal de guerra» a su homólogo, Vladimir Putin, por sus tácticas militares «bárbaras» durante la invasión de Ucrania.

«Él es un criminal de guerra», dijo Biden en respuesta a la pregunta de una periodista durante un acto en la Casa Blanca.

Hasta ahora, el Gobierno estadounidense había evitado usar ese término para referirse a Putin, aunque la vicepresidenta Kamala Harris dijo que debería haber una investigación sobre la posibilidad de que Rusia haya cometido crímenes de guerra en Ucrania.

Poco después de las declaraciones de Biden, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el presidente «estaba hablando desde el corazón y en relación a lo que ha visto por la televisión».

«Y eso son acciones bárbaras de un dictador brutal durante su invasión de un país extranjero», añadió Psaki durante su rueda de prensa diaria.

La portavoz matizó que por ahora el Departamento de Estado no ha hecho una declaración formal que acuse a Rusia de haber cometido crímenes de guerra, y que la revisión «legal» sobre ese tema «sigue en curso» en la sede de la diplomacia estadounidense.

En respuesta a los dichos de Biden, Moscú convocó al embajador estadounidense John Sullivan por las “recientes declaraciones inaceptables” del presidente Joe Biden.

Mientras tanto, en las negociaciones…

Los avances en las negociaciones entre Rusia y Ucrania aún no son suficientes para una reunión entre los mandatarios de ambos países, Vladimir Putin, y Volodímir Zelenski.

«El grado de avance en las negociaciones, probablemente, no es tan deseado como se quisiera, ni como lo requiere la dinámica del desarrollo de la situación para la parte ucraniana», dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Peskov insistió en que para la reunión entre los presidentes sería posible solo después de que se hiciera el trabajo previo y se consensuara un acuerdo.

«De momento, no hay avances significativos (en esa dirección)», reiteró.

A la vez, indicó que Rusia no estudia el establecimiento de un alto el fuego durante el tiempo que duren las negociaciones, porque esas pausas son utilizadas por «formaciones nacionalistas» de Ucrania para «reagruparse y continuar los ataques contra las tropas rusas».

Zelenski afirmó que está «preparado» para negociar con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para poner fin a las hostilidades en el país, pero descartó reconocer la independencia del Donbás y la soberanía rusa sobre Crimea.

En una entrevista con la cadena de noticias CNN, el mandatario ucraniano afirmó tajante que no asumirá «ningún compromiso que afecte a la integridad territorial y a la soberanía» de Ucrania.

El Kremlin reclama que Kyiv renuncie a los planes de integrarse en la OTAN, reconozca la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en la región de Donbás, y el control ruso de Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

El éxodo económico

Desde el inicio de la guerra en Ucrania, unas 400 empresas multinacionales han decidido salir o reducir sus operaciones en Rusia de acuerdo con la lista actualizada de la Universidad de Yale.

Algunas de ellas describen el fin de sus operaciones Rusia en términos más prácticos, sin culpar al gobierno ruso por atacar a Ucrania. Otras, sin embargo, son más francas en condenar la situación en Ucrania.

Los miles de empleos y de ganancias en impuestos que las multinacionales representan en territorio ruso generará pérdidas por billones de dólares en un contexto en el que el mundo continúa lidiando con los efectos de la pandemia del covid-19.

La estimaciones más optimistas sugieren que la economía rusa podría contraerse un 7 por ciento en 2023, en lugar del 2 por ciento de crecimiento que preveía el FMI antes de la invasión. Sin embargo, analistas de The Institute for International Finance señalan que la caída podría ser de hasta 15 por ciento.

Todo indica que la «perfecta» composición de la sinfonía bélica rusa se está «desafinando», dado que muchos de sus instrumentos se desgastan más rápido de lo que se esperaba.

Mientras tanto, el director de la orquesta, Vladimir Putin, continúa, con batuta en mano, dirigiendo su sinfonía a «tempo» y sin distraerse por la atención de su audiencia internacional.

Decenas de empresas han detenido o suspendido sus operaciones en territorio ruso debido a la intervención en Ucrania
Arte: MMN/Statista

Por Redacción Revista Mercado, con información de agencias

-->