fbpx

Cuando un buen empleado ya no intenta seguir creciendo

Revista Mercado28 septiembre, 20183min
equipo-junto-creando-la-palabra-metas_1134-318.jpg

55 Vistas,

28 de septiembre 2018, 3:15 PM.- ¿Qué hacer cuando alguien a quien diriges llega al punto álgido de su curva de aprendizaje y en realidad no quiere esforzarse para llegar más lejos? Hay una actitud común que consiste en no mover de su lugar a los empleados de alto desempeño una vez que han logrado dominar su área, para cosechar sin fin los beneficios de su trabajo, pero esto tiene sus desventajas.

Hay dos opciones para lidiar con esto.

OFRECER UNA TAREA DE PREPARACIÓN

Eso es lo que hizo Sumeet Shetty, gerente de desarrollo de productos en SAP India. Después de una reorganización, heredó un equipo nuevo. Algunas de estas personas dejaron claro que estaban contentas con su situación, pero Shetty se dio cuenta de que eran capaces de mejorar.

Así que les ofreció tareas de preparación, como un ejercicio en el que tenían que ensayar muchas veces discursos para informar al consejo directivo. Se quejaron de que ensayar para una presentación era innecesario y sus primeros esfuerzos reflejaron su sentir: en realidad no fueron muy buenos. Sin embargo, para el sexto intento, las presentaciones fueron mejorando. Además, cuando el equipo dio su informe al final del año sobre el desempeño de Shetty, mencionaron que esta tarea de preparación fue lo más efectivo que hizo como gerente.

MOTIVA UNA NUEVA CURVA DE APRENDIZAJE

Si el actual nivel de habilidades de tus empleados es alto, pero ya no crece, sugiere que opten por actividades nuevas, un equipo nuevo, o un proyecto o cliente nuevo, cualquier cosa que les ayude a emprender una curva nueva de aprendizaje.

Sé directo y empático al hablar sobre sus éxitos y crecimiento. Simplemente diles que su puesto actual les ha quedado chico. Invertir en los empleados involucra renunciar a algo: tiempo, esfuerzo y energía mental. No funcionará con personas que están enfocadas en la gratificación instantánea y cuyas estrategias no incluyan nada que no tenga que ver con el siguiente reporte trimestral. El verdadero desarrollo de los recursos humanos no sucede en días o meses; puede tomar años y a veces décadas.

En lugar de evitar este tipo de conversaciones difíciles, considéralas una excelente oportunidad para expresar tu estima y motivar. Todos los empleados, sin importar el tiempo que hayan trabajado contigo, quieren saber que son importantes. Nada lo dice mejor que ofrecerles una oportunidad para crecer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

56 Vistas,