fbpx

Cumbre en Madrid revisará compromisos sobre cambio climático

Revista Mercado30 noviembre, 20198min
71337734_s.jpg

3,458 Vistas,

Uno de los grandes problemas que enfrenta la humanidad en este siglo XXI es el denominado cambio climático, fenómeno generado por las diversas variaciones  e impactos que ha sufrido el planeta debido a los altos niveles de contaminación que se siguen generando día a día.

Al respecto, la ciencia ha demostrado que las emisiones de gases causantes del efecto invernadero han seguido aumentando y no disminuyendo, lo cual resulta alarmante. Así lo señala un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que indica que el mundo es 1.1 °C más cálido que al inicio de la Revolución industrial, generando un impacto significativo en la Tierra y en la vida de las personas.

Por esta razón, este lunes 02 de noviembre arranca en Madrid la Cumbre del cambio climático COP25, que es la Conferencia de las Partes en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019, que tiene la tarea de asegurarse de que los convenios firmados en el Acuerdo de París de 2015 se estén implementando, en línea con los compromisos asumidos por los países. Originalmente esta reunión se iba a celebrar en Santiago de Chile, pero se trasladó a la capital española por la situación que vive actualmente el país suramericano.

Entre las grandes preocupaciones que se analizarán en este evento es que el cambio climático ya está ocurriendo y de continuar las tendencias actuales, es posible que las temperaturas globales aumenten entre 3.4 y 3.9°C a finales de este siglo, lo que traería impactos climáticos destructivos y de gran alcance para la humanidad.

Además, el Boletín de gases de efecto invernadero de 2019, elaborado por la Organización Metereológica Mundial refiere que los niveles de estos gases que atrapan el calor en la atmósfera han alcanzado de nuevo un nivel récord.

Esta investigación revela que la continuación a largo plazo de esta tendencia podría significar que las generaciones futuras se enfrentarían a impactos cada vez más severos del cambio climático, como la elevación de las temperaturas, más olas de calor, el estrés hídrico, el aumento del nivel del mar y la destrucción de ecosistemas marinos y terrestres.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), por otro lado, ya advirtió en su Informe de Brecha de Emisiones de 2019 que se necesitan reducciones de las emisiones del 7,6% anual desde 2020 hasta 2030. Es la única manera que hay para cumplir el objetivo acordado internacionalmente de limitar el aumento de las temperaturas a 1,5° C en comparación con niveles preindustriales.

Promesas para una tarea difícil

Muchos científicos coinciden en decir que es una tarea difícil  alcanzar la meta de reducción de emisiones que se requiere para que no siga aumentando la temperatura promedio del planeta. Inclusive consideran que la ventana de oportunidades para lograrlo se está cerrando con el paso del tiempo.

De hecho, en septiembre pasado se realizó en Nueva York la Cumbre sobre la Acción Climática 2019, organizada por la secretaría general de la ONU, que centró su la atención en la emergencia climática y la urgente necesidad de ampliar significativamente la acción de los países para evitar peores consecuencias.

En este evento, más de 70 países se comprometieron a emisiones netas de carbono cero para el año 2050. Asimismo más de cien ciudades también se unieron a esta iniciativa, incluidas varias de las más grandes del mundo. Actualmente Estados Unidos, China e India son los países que generan más emisiones de gases en todo el mundo.

Entre otras promesas surgidas de esta cumbre está que los pequeños estados insulares prometieron lograr la neutralidad de carbono y pasar a 100% de energía renovable para el año 2030, mientras que países como Pakistán, Guatemala, Colombia, Nigeria, Nueva Zelanda y Barbados señalaron que plantarán en conjunto más de 11.000 millones de árboles.

Por otra parte, más de cien líderes del sector privado se comprometieron a acelerar la llamada economía verde en los próximos años. Al respecto, un grupo de los propietarios de activos más grandes del mundo, que controla 2 billones de dólares, se comprometió a pasar a carteras de inversión neutras en carbono para el año 2050.

Cabe destacar que en el Acuerdo de París, adoptado en 2015, todos los países se comprometieron a intensificar los esfuerzos para limitar el calentamiento global a 1.5 ° C por encima de las temperaturas preindustriales y a impulsar el financiamiento de la acción climática.

No obstante, las promesas aún no se han cumplido como es debido y no se está haciendo lo suficiente para cumplir los tres objetivos climáticos que incluye el acuerdo, que tienen que ver con la reducción de las emisiones en 45% para el año 2030; lograr la neutralidad climática para 2050, lo que significa una huella de carbono neta cero; y estabilizar el aumento de la temperatura global a 1.5° C para fines de siglo.

David Rodríguez Andara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3,459 Vistas,