20. junio 2019 República Dominicana29°C

Debes dejar de cancelar y reagendar las cosas. De verdad

Lucy Nuñez23 mayo, 20193min545
mano-calendario-marca-pluma_1325-126.jpg

Tienes mucho que hacer. No puedes hacerlo solo. Necesitas que te ayuden. ¿Por qué no están haciéndolo? He aquí la verdad incómoda: si no estás obteniendo el apoyo que necesitas con tu aplastante carga de trabajo, lo más probable es que sea tu culpa.

Intenta tomar los siguientes pasos:

Descubre qué necesitas

En primer lugar, dedica tiempo a descubrir qué es específicamente aquello que te ayudaría. Date un momento para revisar todo lo que tienes por hacer. Identifica las tareas con las que te podría ayudar alguien y asegúrate de que cumplan con los siguientes criterios: que alguien lo haga por ti te aliviaría de manera importante o te haría sustancialmente más eficaz, y puede hacerlo sin requerir mucha supervisión o explicaciones.

Pídelo muy claramente

Uno de los obstáculos más subestimados para prestar ayudar es la incertidumbre. Depende de ti despejarla, haciendo una solicitud explícita, siendo extremadamente específico respecto de qué quieres y teniendo el cuidado de escoger a alguien que en verdad pueda ayudarte de la forma en que lo estás pidiendo.

Acepta cualquier ayuda que te ofrezcan

Hay dos formas en las que todos tendemos a ser exageradamente rígidos al aceptar ayuda, y ambas pueden provocar nuestro propio fracaso. La primera es ser rígido respecto del tipo de ayuda que buscamos. La segunda se relaciona con a quién se la pedimos. Todos tenemos la tendencia a descartar a la gente que ha rechazado nuestras peticiones en el pasado. Sin embargo, en este sentido las investigaciones son muy claras: la gente que no satisfizo tu solicitud de ayuda antes es de hecho más proclive a ayudarte la segunda vez que se lo pides.

Agradece

Una de las cosas que más motivan a quien te ayuda es el potencial de sentirse eficaz. Los estudios muestran que cuando la gente puede imaginar vívidamente el impacto que tendrá la ayuda que presta —o, mejor, cuando se entera del impacto real que tuvo— se siente más motivada a seguir ayudando en el futuro. Recuerda, cuando se trata de obtener la ayuda que necesitas, tienes mayores probabilidades de éxito de las que crees: basta con que la pidas.

Harvard

Lee también: ¿Cómo combatir el edadismo? Valorando la sabiduría tanto como la juventud

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.