fbpx
16. julio 2019 Rep. Dom.29°C

Deja de atemorizarte por la visión corporativa de corto plazo

Lucy Nuñez9 julio, 20194min395
hombre-negocios-vision-concept_8140-310.jpg

Contrario a las afirmaciones de la cultura popular, los consejos directivos y los altos directivos no son intrínsecamente desalmados ni socialmente miopes. Aunque a las reglas del camino capitalista sin duda le vendrían bien algunas actualizaciones, casi todas las personas encargadas de tomar decisiones corporativas con las que ha tratado mi empresa son responsables, no insensatas.

Esto se aplica en especial cuando se trata de saber lo bien que las empresas públicas equilibran los preceptos del valor a largo plazo con los del desempeño a corto plazo. En la práctica, la mayor parte del tiempo en casi todas las empresas, la idea de que estos postulados son contrarios constituye una falsa dicotomía.

Los análisis recientes indican que las empresas que cotizan en bolsa se inclinan cuantificablemente más hacia el largo plazo de lo que se ha supuesto. El año pasado, los economistas conectados con el Sistema de la Reserva Federal publicaron un estudio de datos del Servicio de Rentas Internas de 2004 a 2015 que mostraba que las empresas que cotizan en bolsa en realidad invirtieron el 48,1 por ciento más en investigación y desarrollo que sus contrapartes privadas (cuando se configuraron por tamaño y sector).

Aceptemos que, en general, las obligaciones impuestas por las leyes corporativas y bursátiles recompensan el buen comportamiento y desalientan el malo. Eso ha generado un ambiente que invita a la inversión y a la innovación. El capital ya es en gran parte responsable.

Sin embargo, aunque la mayoría de los líderes empresariales con los que tratamos establecen estrategias para el largo plazo y hacen todo lo posible para apegarse a ellas, se puede hacer más para alentar a todas las partes interesadas a priorizar la salud de la empresa a largo plazo. Estas son algunas sugerencias:

Desactiva a los activista. Los accionistas activistas a menudo contribuyen enormemente a la visión a corto plazo.

Recompensa a los inversionistas a largo plazo. Los legisladores podrían subir las tasas fiscales sobre plusvalías para recompensar en verdad a los accionistas del largo plazo. Con demasiada frecuencia, el sistema actual recompensa “comerciar con valores” más que “poseer empresas”.

Nivela la compensación con el largo plazo. Los inversionistas deben apoyar la compensación ejecutiva que está vinculada al tipo de metas de las que ya hablamos: desarrollo de planes estratégicos, articulación de esos planes con las partes interesadas y fijación de metas basadas en el desempeño a largo plazo y generación de valor. De igual manera, en ese aspecto, generalmente el capital debe otorgarse con lentitud.

Las soluciones que buscan los problemas no son la respuesta. La claridad sí lo es.

Harvard

Lee también: ¿Por qué se quedan los empleados? Por un camino profesional claro y por buena paga, para empezar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.