Tres razones para que las empresas prefieran la deuda bancaria en vez de la capitalización.

Revista Mercado21 enero, 20209min
28413526_l-1-1280x853.jpg

Conocemos muchos casos de personas y empresas que han perdido ante la presión insaciable de los acreedores. Es común que las personas y las compañías se resistan a endeudarse, cuestionen su utilidad o la empleen como una salida de último recurso.

Esta resistencia hacia el endeudamiento frecuentemente surge a partir de opiniones tales como: “no quiero trabajar para enriquecer a los bancos” o “para qué endeudarme con los bancos si tengo el capital suficiente para financiar mis proyectos de inversión”.

Esto no necesariamente tiene que ser así, pues deuda significa apalancamiento, o dicho de otra forma, la consecución de recursos económicos adicionales a los propios con los que es posible potencializar la envergadura de un proyecto de inversión.

Existen tres razones fundamentales del por qué una empresa debe preferir la deuda bancaria sobre los aportes de recursos propios de los accionistas para financiar los proyectos de inversión:

1. El financiamiento bancario es más económico que el financiamiento con los accionistas.

En una empresa, el capital común de los accionistas, por lo general, está subordinado a las deudas bancarias, por lo que el accionista tiene un mayor riesgo de perder los recursos invertidos. Dicho esto, ¿no es lógico entender que el riesgo asumido por el accionista de una empresa es mayor que el asumido por los acreedores bancarios?

Además, los bancos suelen recurrir a otros mecanismos que reduzcan el riesgo asumido, tales como el requerimiento de garantías reales y solidarias a sus clientes. Por lo tanto,podemos concluir que el accionista tiene un mayor riesgo, ya que no cuenta con estas condicionantes que protegerían su inversión, y que, por lo tanto, su exigencia de retorno debe ser mayor que el de los bancos. Según mi experiencia, el retorno de inversiones denominadas en pesos dominicanos en República Dominicana debe ser no menos de un 20 % para el caso del accionista, muy por encima del costo de la deuda.

2. Los intereses financieros son deducibles de impuestos, mientras que los pagos de dividendos no lo son.

En República Dominicana, como en gran parte del mundo, los pagos de intereses financieros son considerados como gastos deducibles para fines del cálculo del impuesto sobre la renta por pagar. Muy por el contrario, para el pago de dividendos para los accionistas, según la última reforma fiscal del 2012, la empresa debe retener el 10 % para pago a las autoridades fiscales.

3. El financiamiento bancario no tiene injerencia en las operaciones de la empresa, mientras que los accionistas sí la tienen.

Podríamos decir que el colateral por excelencia para el accionista de capital comúnconsiste en la exigencia de poder tomar decisiones en la administración de la empresa, lo que no es exigido por la banca. Si tomamos en consideración todo lo anterior, pudiéramos concluir que la empresa deberíafinanciar los proyectos de inversión exclusivamente con deuda bancaria. Infortunadamente, la deuda también tiene efectos negativos.

Mientras mayor es el endeudamiento bancario más riesgosa se torna la empresa, pues el apalancamiento financiero representa un compromiso fijo de pago de intereses y/o de capital, lo que no es el caso para los accionistas.

La clave está en determinar el balance correcto entre la deuda y el capital, tambiénconocido como la estructura óptima de capital. Una estructura con cero deuda bancaria es una posición muy conservadora, mientras que una estructura totalmente endeudada es una posición muy riesgosa. Una compañía con una estructura óptima de capital generará mayor valor al accionista.

Por : Marino A. Ariza Lagares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.