19. abril 2019 República Dominicana29°C

Disney vs Netflix: ¿Qué empresa vencerá en la dominación total en el streaming?

Jean Garrido1 febrero, 201920min4768
disney_thumb-1280x720.jpg

En agosto Disney envió un misil a la estratósfera de los medios cuando abruptamente anunció que iba a crear un par de servicios de streaming digital: uno en torno de la programación de ESPN Deportes, que se lanzó en 2018 y uno dedicado al entretenimiento de Disney, que debutará en este 2019.

Esto por sí solo no era chocante: Disney desde hace mucho habla de crear sus propias apps de streaming. Pero entonces Bob Iger, el CEO, hizo conocer otro detalle crucial: Disney finalizará su acuerdo de licencias con Netflix en 2019 y transferirá los films de los estudios Disney Animation y Pixar, así como sus shows de TV de la biblioteca de Disney, a su propio servicio. De pronto quedó claro cuál era el blanco: Disney va a la guerra contra Netflix.

Esa lucha tendrá implicaciones reales para los consumidores, ya que los estudios retiran el contenido con licencia y lo convierten en suscripciones de pago. En este momento, una única suscripción de Netflix permite ver las películas de Marvel y los programas de DC junto con los originales de la empresa, pero pronto, ambos podrán irse a las suscripciones de la empresa matriz en Disney y Time Warner, respectivamente.

Es un tipo de transmisión de la Guerra Fría, ya que cada compañía trata de aprovechar sus propias franquicias en un paquete de suscripción independiente.

Es demasiado pronto para decir exactamente qué aspecto tendrá. Podrían ser buenas noticias para fandoms específicos, con paquetes ajustados que le permiten concentrarse en todo el contenido de Star Trek o Lucasfilm. Pero si eres el tipo de persona a la que le gusta mantenerse al tanto de todo, prepárate para pagar muchas más tarifas mensuales.

Las líneas de la batalla dentro del mundo del entretenimiento están cambiando rápidamente. Hace tan sólo unos años, Netflix aún era considerada una nueva empresa de video online y su jefe de contenidos, Ted Sarandos, estaba preocupado por tratar de “convertirnos en HBO más rápido de lo que HBO se pueda convertir en nosotros”, como dijo en 2013.

Hoy, con más de 100 millones de usuarios en el mundo, 91 nominaciones al Emmy por shows originales en 2018 incluyendo las series Stranger Things y The Crown, y un presupuesto de US$ 7000 millones para 2018 (casi tres veces el de HBO), Netflix ha eclipsado a su rival de otros tiempos de muchas maneras.

Ahora corre a transformarse en algo aún más grande: un imperio de entretenimiento de una sola parada que no sólo lanza nuevos shows y películas aparentemente todos los días, sino que también crea marcas que sacuden el zeitgeist y que van más allá del livingy se convierten en productos físicos.

Dicho de otro modo, Netflix quiere convertirse en Disney antes de que Disney pueda convertirse en Netflix. Es una dinámica que se repite en distintos sectores, desde las finanzas hasta el negocio del turismo, al proliferar las innovaciones tecnológicas: el rebelde digital y el actor de larga data entran en competencia directa.

Sin Disney, Netflix cuenta con un catálogo de series y películas bastante extenso e interesante, que ha costado más de 10 años de trabajo.

Una amenaza para Netflix y un riesgo para Disney

Hay mucho en juego tanto para Netflix como para Disney. Con las líneas de producción de contenido y distribución fusionándose en toda la industria del entretenimiento, Netflix tiene que demostrar que no depende de tener la licencia de los shows de otras compañías y puede convertirse en una potencia creativa por derecho propio.

Disney mientras tanto necesita de una subsidiaria de streaming para construir relaciones poderosas y directas con los espectadores, lo que será cada vez más importante para sostener sus muchas otras divisiones, desde juguetes hasta parques temáticos, en un mundo de crecientes opciones en materia de entretenimiento. Eso significa que Disney debe construir una presencia digital que hasta ahora ha eludido a la compañía.

El mayor experimento de streaming de Disney hasta la fecha, DisneyLife, se lanzó en el Reino Unido, a fines de 2015, y ofrece películas de Disney y Pixar y shows de TV de Disney Channel. No logró despegar, trabado por una tarifa mensual de US$ 15, casi el doble que la de Netflix.

“Disney ha sido tradicionalmente un producto premium“, dice Eric Jackson, fundador y presidente del fondo de alto riesgo de medios EMJ Capital. “Pero en streaming parte de ser comparado con Netflix”.

 

 

Disney Life no ha tenido éxito en Reino Unido, porque a pesar de que ofrece el catálogo exclusivo de Disney, su precio, 15 dólares, ha sido muy cuestionado.

 

Algunos analistas sugieren que Disney puede tener que fijar una tarifa para su app de entretenimiento de no más de US$ 5 al mes para lograr que los suscriptores de Netflix acepten otro servicio.

Otro desafío será lograr que la gente se mantenga mes tras mes. La tarea es similar a los esfuerzos de Disney por lograr que la gente “lleve a sus chicos a Disneylandia a ver a Mickey y Minnie una vez al año -dice Blair Westlake, ex presidente de Universal Television y jefe de medios y entretenimiento para Microsoft- sólo que sobre una base mucho más frecuente y en un mercado mucho más atestado”.

Disney también tendrá que crear el tipo de interfaz de fácil acceso y amigable para el usuario que compañías como Netflix y Hulu han perfeccionado a lo largo de los años.

Aunque Disney invirtió US$ 2500 millones para convertirse en el dueño mayoritario de BAMTech, que está creando la base de sus apps, aún necesita atraer y empoderar a talento tecnológico para que desarrolle sus nuevos servicios.

En contraste, Netflix ha estado centrado obsesivamente en hacer una cosa mejor que cualquiera: streaming. Su contenido original obtiene aplausos de la crítica y provoca comentarios, pero aún no tiene el tipo de inercia en el mercado que trae ingresos en otras áreas, tales como ropa y libros. Para que Netflix compita con Disney, tendrá que crear marcas que resuenen más allá de una noche en el sofá y luego lograr sacarles mucho el jugo.

“Netflix tiene que hacer mucho marketing offline“, asegura un conocedor del mundo digital. “Fuera de los carteles de House of Cards en Sunset Boulevard no han tenido que hacer eso globalmente aún”.

¿Cuál será el mejor?

De algo podemos estar claros, dos de las compañías de streaming mejor posicionadas en la carrera son Netflix  y Disney. Ambos vienen de diferentes lugares de fuerza y, sin embargo, persiguen estrategias diferentes. Al entender cada uno, puede colocar su apuesta en la que se adapte a sus preferencias.

Por un lado, Netflix es el líder en transmisión de hoy, con más de 130 millones de suscriptores en todo el mundo. Como el más antiguo reproductor de video en Internet, Netflix también ha recopilado la mayor cantidad de datos sobre nuestros hábitos de transmisión.

¿Otra fuerza competitiva? Netflix no tiene la carga de pagar dividendos a los accionistas, como lo hace la mayoría de los competidores. Con los ingresos de suscripción más recurrentes y la mayor cantidad de datos, Netflix está reinvirtiendo la friolera de $ 8 mil millones en gastos de contenido en 2018.

Tener más cambios en el plato ha permitido a Netflix conseguir éxitos como Stranger Things de parientes desconocidos de los hermanos Duffer.

Al mismo tiempo, Netflix también está superando a los competidores por series de exitosas creadoras como Shonda Rhimes de ABC (propiedad de Disney) y Ryan Murphy de FX (parte de Fox, que pronto estará bajo Disney).

Otras próximas series de marquesinas creativas incluyen a los hermanos Coen, así como a un tipo llamado Barack Obama, solo por nombrar algunos.

Ninguno de los programas de estos creadores ha llegado incluso a Netflix, lo que sugiere que la calidad de la alineación del servicio se fortalecerá aún más en el futuro. Esto podría aumentar el futuro poder de fijación de precios de la compañía.

Por otro lado, Disney ha sido una de las víctimas del aumento de Netflix, con las subsidiarias ABC y ESPN perdiendo suscriptores al corte de cables.

Sin embargo, Disney tiene marcas premium diferenciadas, así como contenido de estudio de Fox que usará para lanzar tres servicios de transmisión por separado: uno para ESPN; otro para sus estudios de marca Disney, Pixar, Marvel y Star Wars; y un tercero en Hulu, de los cuales Disney tendrá una participación mayoritaria cuando se cierre el trato con Fox.

Además, el servicio de marca de Disney se lanzará a fines de 2019, y consiste en películas recientes y contenido original de los estudios de Disney y la National Geographic de Fox.

Inicialmente, el servicio no tendrá tanto contenido como Netflix, pero el CEO Bob Iger insinuó que también tendrá un precio más bajo. Tampoco tendrá películas de Star Wars al principio, ya que los lanzamientos anteriores a 2019 ya tienen un acuerdo por segunda vez con otro distribuidor Netflix.

Así es, Disney ya había otorgado estas ventanas de segunda ejecución para su contenido a Netflix a partir de 2016. Una vez que estos acuerdos expiren, esas películas se moverán de Netflix y se dirigirán a Disney.

Esencialmente, los dos servicios están listos para intercambiar las películas de Disney y las series Ryan Murphy / Shonda Rimes en el futuro. Finalmente, Disney ha insinuado que buscará agrupar a Hulu con estos otros dos servicios.

Hulu tiene mucho trabajo por hacer, ya que aún está muy por detrás de Netflix con solo 20 millones de suscriptores a partir de mayo de 2018. Hulu también pierde toneladas de dinero. Aún así, hay esperanza.

Siguiendo la tendencia del corte del cordón y la victoria de The Handmaid Tale Emmy al mejor drama, Hulu está creciendo. Cuando combinas eso con el potencial de marketing cruzado para ESPN y los súper fanáticos de Disney, podría ver a Hulu convertirse en un mejor competidor en el futuro.

Leer también:

Netflix y su poderoso sistema de recomendaciones que se adapta a las necesidades de cada usuario

One comment

  • pintor

    2 marzo, 2019 at 12:15 pm

    – Pintor de pisos en Cordoba. Profesional reformas.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.