fbpx

El comportamiento de sus clientes es una ventaja competitiva

Revista Mercado26 septiembre, 20194min
Screen-Shot-2019-09-26-at-11-compressed-1280x703.jpg

2,831 Vistas,

En una reunión escuché hablar a la alta gerencia de JetBlue sobre las ambiciones que tenía para mejorar sus operaciones y experiencia del cliente. Le pregunté a un ejecutivo sénior qué podían hacer los clientes de JetBlue para mejorar la aerolínea. Me contestó: “La forma más importante sería siendo educados”. Habló de lo estresante que era para los vendedores de boletos, los agentes de las salas de embarque y los sobrecargos atender viajeros de malos modales.

JetBlue anunció recientemente una serie de videos de “avioetiqueta” que pasaría a sus clientes en el vuelo. La esperanza es que estas “insinuaciones” visuales limen preventivamente las partes duras de los viajes. Mejorar a los empleados y asociados es bueno para el negocio, pero también lo es mejorar a los clientes. Lo que sus clientes aprendan (y cómo lo aprendan) para hacer que su negocio funcione mejor debería ser tan importante como qué (y cómo) quiere que sus empleados aprendan.

En una mesa redonda de Intel sobre el futuro del comercio al por menor, Nadia Shouraboura, fundadora de Hointer, un emprendimiento innovador de venta “digifísica” al detalle, mencionó que la tienda de Hointer en Seattle considera indispensable llevar un registro de a cuáles clientes les gusta ser abordados por vendedores y a cuáles no. La compañía está enseñando a sus clientes figurativamente (si no es que literalmente) a hacer compras bajo sus propios términos.

Lo que su clientes aprendan y cómo lo aprendan, para hacer que su negocio funcione mejor, debería ser tan importante como el qué y cómo quiere que sus empleados aprendan

Tal educación podría producir no solo un comprador Hointer más sofisticado sino también uno que ahora podría sentirse impaciente con los retrasos, ineficiencias y experiencias inferiores proferidas por otros vendedores. De ahí viene la ventaja competitiva.

Por eso, ayudar a aprender a los clientes puede ser tan estratégicamente importante como aprender de ellos. Si un cliente más inteligente, más conocedor o más educado puede reducir mensurablemente la fricción del comercio (o elevar la habilidad para obtener valor de una innovación), esa podría ser una inversión mucho más inteligente que impulsar el conocimiento o los buenos modales de un empleado. Los dos no son mutuamente excluyentes, por supuesto, pero ciertamente no son lo mismo.

Para saber más sobre otros artículos de interés como éste, suscríbete a través de http://www.revistamercado.do/suscripciones/ para que puedas adquirir todas nuestras ediciones especiales y regulares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2,832 Vistas,