26. junio 2019 República Dominicana29°C

El crecimiento de las empresas superestrellas

Lucy Nuñez11 abril, 20194min506
1656e422b5d1878.jpg

En la mayoría de los países, la participación de los trabajadores en el ingreso nacional ha caído desde hace aproximadamente tres décadas. ¿Por qué?

Tal vez la causa sea el “Robo-apocalipsis Ahora”; que las empresas estén reemplazando gente cara con máquinas más baratas.

O quizás las importaciones chinas han provocado que los empleadores tercereen el empleo. Sin embargo, la propia China está experimentando una disminución en la participación de los trabajadores.

Sugerimos otro factor: el auge de las empresas superestrellas. Durante los últimos 40 años, más industrias se han vuelto del tipo “el ganador se lleva casi todo”. Las empresas con ventaja en costos o calidad siempre han gozado de participaciones de mercado más altas. Pero las nuevas gigantes de nuestra era se quedan con una fracción mucho más grande de sus mercados (si no es que con todo). Piense en Amazon.com, Apple y Google, o en Goldman Sachs y Wal-Mart.

Estas empresas superestrellas obtienen muchas ganancias por empleado, así que a medida que se vuelven una parte más grande de la economía, la participación del trabajador en el producto interno bruto disminuye.

El auge de las superestrellas no es simplemente un reflejo de una economía manipulada donde las compañías actuales conspiran para estafar a los consumidores y trabajadores. Los patrones que documentamos se están dando en todo el mundo, lo que sugiere que la ley anti competencia desleal u otros factores específicos de política no pueden ser la causa principal.

Si la política no está impulsando la concentración, ¿qué lo está haciendo? Una posibilidad es que el comercio casi sin fricción alimentado por Internet y la globalización permite que las empresas más eficientes sean premiadas con participaciones de mercado más grandes que antes. ¿Esto quiere decir que debemos relajarnos con el cambio hacia una economía dominada por empresas superestrellas?

No, por lo menos por dos razones.

La disminución en la participación de los trabajadores ha estado acompañada por una desaceleración en el crecimiento económico. De hecho, los trabajadores están recibiendo una porción cada vez más pequeña de un pastel que apena se está expandiendo.

Y firmas grandes están cabildeando para proteger su ventaja, sesgando el sistema político. Microsoft se volvió casi un monopolio en sistemas operativos y luego se esforzó para mantener fuera del mercado a competidores como Netscape. Aun cuando las superestrellas no logran disuadir competidores, con frecuencia simplemente pueden comprar a la nueva amenaza, como lo hizo Facebook con Instagram y WhatsApp.

Harvard

Lee también: Siete formas en que los gobiernos pueden mejorar su ciberseguridad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.