El Embajador, un escenario de negocios en RD

Revista Mercado11 diciembre, 20197min
hotel-el-embajador-rd-1280x750.jpg

916 total views, 1 views today

Fue la noche del 12 de febrero de 1956 cuando quedó inaugurado el que, en su época, fue considerado como el hotel más lujoso de Santo Domingo, El Embajador. Rápidamente, el nuevo lugar se convirtió en el centro de la vida social gracias a sus modernas instalaciones, sus bellos interiores y por la gran cantidad de actividades que reunían, tanto en sus exteriores como en su interior, a los más destacados representantes de la política, el entretenimiento y los negocios de aquel entonces.

La crónica periodística de esos días destacó ampliamente el costo total de la obra, cinco millones de pesos, así como la ceremonia de inauguración que comenzó en el lobby y siguió en el comedor principal, con un buffet hecho a base de platos dominicanos y franceses preparado por el chef Clemente Grangier, traído desde NY para la ocasión, asistido por el jefe de cocina del hotel y varios ayudantes.

La prensa también resaltó la estructura de la edificación, hecha en concreto, de siete pisos y penthouse dotada completamente de aire acondicionado, con balcones individuales para cada una de las 310 habitaciones que disfrutaban de maravillosas vistas hacia el Mar Caribe.

Grandes personalidades

Desde aquella noche de apertura, era común que gran cantidad de personalidades visitaran El Embajador,  como Errol Flynn, Rock Hudson,  Mario Moreno “Cantinflas” y María Félix.  Sus actividades sociales se hicieron famosas en aquella época, los conciertos y bailes eran frecuentes, y en sus salones era común que se codearan las principales figuras de la vida pública del país.

En aquel entonces, su ubicación, en el sector Bella Vista, era considerada como suburbana, pero fue estratégicamente pensada para que, además de las vistas al mar se pudieran divisaran las edificaciones levantadas con motivo de la Feria de la Paz y de la Confraternidad del Mundo Libre, evento que contribuyó al turismo y proyección internacional de República Dominicana.

La empresa Merrit Champman & Scott Corporation fue responsable del diseño, y se hizo cargo, además, de la construcción, decoración, mobiliario y del equipamiento para las operaciones del hotel. Su estructura y áreas originales incluían piscina, patio español, canchas de tenis, casino, club nocturno, salón de cocktail y tiendas, además de bellos jardines que ocupaban una superficie de 11,500 metros cuadrados.

El Embajador fue administrado, en principio, por la Ambassador International Corporation, de Estados Unidos. Luego, en 1957, fue adquirido por la cadena Intercontinental Hotels, que lo operó hasta 1977, cuando lo vendió a un grupo de inversionistas orientales. Finalmente, fue comprado por Occidental Hoteles, en el 1982, cadena que lo administró hasta el año 2015.

Cuando Barceló Hotel Group adquirió la cadena Occidental Hotels & Resorts, en 2015, se incluyó en su catálogo de activos este hotel, considerado como uno de los más famosos y emblemáticos por el lugar destacado que tiene en la historia del país. 

Una generosa inversión

Dos años después, y tras una inversión de 40 millones de dólares, el nuevo El Embajador, a Royal Hideaway Hotel, se reinventa gracias a los aportes de  las tecnologías y comodidades del siglo XXI, pero conservando el ADN que, en su época, lo convirtió en el hotel más lujoso de República Dominicana y uno de los mejores de Latinoamérica.

En sus más de 60 años de historia, los cambios han sido necesarios, como producto de una evolución que continúa en marcha y que tiene, como uno de sus principales objetivos, que El Embajador siga siendo un símbolo de la hotelería en República Dominicana y mantenga su posición de testigo e impulsor no solo del turismo, también de numerosas actividades de los más diversos ámbitos de la vida nacional, que encuentran en sus instalaciones el escenario ideal para desarrollarse.

Si seis décadas atrás brilló como uno de los hoteles más activos y representativos de la sociedad dominicana, tal y como ha quedado documentado en los medios impresos y en la memoria de muchos ciudadanos, El Embajador sigue evolucionando, en la actualidad, para mantenerse como el lugar donde los huéspedes y visitantes pueden disfrutar de una historia, unos atractivos y una hospitalidad únicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

917 total views, 2 views today