fbpx
16. julio 2019 Rep. Dom.29°C

El lujoso arresto domiciliario de la hija del fundador de Huawei

Jean Garrido17 enero, 20195min2581
60ac6d6d4959b0a857819f6d1b605546.jpg

Bloomberg--Meng Wanzhou sale de su mansión de US$4,2 millones con un monitor de GPS atado a su tobillo y se transporta en un SUV negro con chofer. Luego se va, en gran parte libre de deambular por las tiendas y los restaurantes dentro de 160 kilómetros cuadrados de Vancouver hasta su toque de queda de las 11 pm.

Así se va otro día de arresto domiciliario para Meng, directora financiera de Huawei y también hija del fundador multimillonario del mayor proveedor de telecomunicaciones de China. Es, según las apariencias, una vida cómoda para alguien que se encuentra en el centro de un complejo juego de poder.

El arresto de Meng por orden de EE.UU., que quiere extraditarla por haber burlado a los bancos para infringir las sanciones contra Irán, ha provocado una disputa diplomática sin precedentes. Nueve días después de su arresto el 1 de diciembre durante una parada en Vancouver, China detuvo a dos canadienses por motivos de seguridad nacional. Y esta semana, un tribunal de China impuso una sentencia de muerte, tras un juicio de un día, a un canadiense declarado culpable de tráfico de drogas.

Aún no está claro cómo se resolverá el caso de Meng, aunque se ha convertido en objeto de fascinación en una ciudad donde su familia posee dos casas y donde pasó tiempo de inactividad cuando ella no estaba a cargo de las finanzas de Huawei.

Los términos de la fianza de Meng incluyen un monitor GPS, un toque de queda de 11 p.m. a 6 a.m. y una vigilancia las 24 horas por parte de la empresa de seguridad privada Lions Gate Risk Management Group. Su trabajo es asegurarse de que ella no transgreda las condiciones de su liberación. Meng paga la considerable factura por ese monitoreo, que incluye dos guardias y un chofer.

«Yo diría que eso equivale a unos US$7.000 por día» o más de US$2,5 millones por año, señaló Nicholas Casale, ex detective de la policía. Casale estructuró el acuerdo de fianza de Bernie Madoff y actuó como monitor para el atribulado administrador de dinero durante unos tres meses.

Dijo que el estilo de vida que lleva Meng tras el pago de su fianza de 10 millones de dólares canadienses (US$7,5 millones) es inusual, ya que por lo general los movimientos y las comunicaciones de un acusado estarían restringidos.

Estados Unidos debe entregar su solicitud formal de extradición antes de fines de enero. El ministro de Justicia de Canadá, David Lametti, puede rechazar la solicitud u ordenar que se inicien las audiencias de extradición. No está claro si eso sucederá antes de la próxima cita al tribunal por parte de Meng.

Lametti no puede negarse en forma arbitraria. Su ministerio tendría que determinar que el fraude no constituye un delito en Canadá, una conclusión inverosímil. Además, en Canadá, el juez de extradición tiene que aceptar cualquier evidencia que Estados Unidos presente al pie de la letra: el procedimiento no considera la solidez de la evidencia o la probabilidad de condena.

Los jueces canadienses terminan aprobando alrededor del 90 por ciento de las solicitudes de extradición porque el sistema hace que sea casi imposible montar una defensa, dice Gary Botting, abogado con sede en Vancouver que ha participado en cientos de casos de extradición.

Leer también:

Habla fundador de Huawei: niega espionaje y alaba a Trump

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.