fbpx

El mejor plan de bienestar: un buen jefe

Revista Mercado22 julio, 20204min
jefe.jpg

En nombre del bienestar de los empleados, las corporaciones están ofreciendo programas de bienestar con incentivos financieros. Sin embargo, esas iniciativas de salud muchas veces están empeorando involuntariamente las cosas. No es de sorprender entonces que los estudios iniciales sobre los programas de bienestar muestran que estos no llevan a resultados.

En el mejor de los casos, estas iniciativas son nada más que palabrería y relaciones públicas. Pero en el peor de hecho causan más estrés. Tener que hacer exámenes de colesterol y rellenar cuestionarios puede añadir incluso más pendientes a una agenda previamente llena. El bienestar se convierte en sólo otro requisito laboral.

Cuando se observa la información, los empleadores parecen estar omitiendo el punto. Obligar a los empleados a participar en clases de fitness o a ver películas y brindar beneficios no mejora el bienestar. De hecho, la investigación muestra que, de todos modos, los empleados prefieren un lugar de trabajo feliz a un salario mayor.

Entonces ¿qué lleva a la felicidad de los empleados? Una cultura organizacional caracterizada por el perdón, la confianza, el respeto y la inspiración. Cientos de estudios demuestran que una cultura positiva de trabajo lleva a mejorar la lealtad, compromiso, desempeño, creatividad y productividad de los empleados. Considerando que aproximadamente tres cuartas partes de la fuerza laboral estadounidense no está comprometida en el trabajo, ya es tiempo de que las organizaciones le pongan atención a los datos.

La investigación sugiere que la forma más poderosa en que los líderes pueden mejorar el bienestar de los empleados no es a través de programas e iniciativas, sino con acciones cotidianas. Por ejemplo, un gran estudio encontró que tener un jefe riguroso se relaciona con los problemas cardíacos. Otra investigación demuestra que los líderes que son inspiradores, empáticos y apoyan, tienen empleados más leales y comprometidos. Por ello, hablar de vez en cuando con los empleados acerca de sus familias podría ayudar más que ofrecer una clase de plenitud de conciencia.

Los líderes ponen el tono para su organización, y su comportamiento determina si las interacciones son caracterizadas por la confianza, el entendimiento, la generosidad y el respeto. Por ejemplo, en una corporación que está en la lista de Fortune 500, el CEO es informado inmediatamente si algún empleado tiene una enfermedad grave o ha experimentado una tragedia. En un lapso de 15 minutos, sin importar que tan ocupado esté, el CEO le habla la persona para ofrecerle su apoyo.

Hemos olvidado que las organizaciones son por inicio de cuentas lugares de interacción humana. Si podemos crear entornos laborales caracterizados por conexiones sociales positivas, podemos construir organizaciones prósperas con baja rotación. Esto no significa decir que los líderes y gerentes deberían ser demasiado “suaves” o que la organización debería volverse demasiado “amable.” Usted todavía puede dirigir poderosamente y comunicar honestamente, al tiempo en que sigue siendo cortés y empático.

Súmate y Regístrate para recibir nuestros newsletters.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.