El país tiene una buena oportunidad de mejorar la deuda

featured-image-03-full-width-title-below.jpg
El economista Alerso Pimentel, del CIEF y CEO de la asesora de inversión Tower Capital considera que la autoridad monetaria tendrá un año muy retador. La estabilidad dependerá de la relación entre Gobierno y sector financiero.

¿Cómo prevé que será la evolución de la economía dominicana en 2018?
Los sectores que han liderado el crecimiento económico en los últimos años muestran una alta correlación con el grado de inversión pública, en lugar de tener una economía que responda a fundamentos más diversificados.

Esperamos un repunte del sector construcción producto de un aumento en la inversión pública, pudiendo ser un factor diferenciador con respecto a lo observado en el 2017. El sector financiero enfrentará grandes retos para mantener una alta tasa de crecimiento del crédito sin el apoyo de una política monetaria expansiva, y continuar las notables ganancias generadas por las tesorerías de los bancos, principalmente por la forma en que se ha estado administrando la deuda pública consolidada. En este sentido, la estabilidad macroeconómica dependerá en gran manera de la relación Gobierno y sector financiero.

Considerando la experiencia de los últimos años, ¿cree que habrá cambios en la política monetaria?
Hemos presenciado una política monetaria cuya efectividad ha sido favorecida por diversos factores externos e internos que mostrarán una reversión durante los próximos dos años. El contexto internacional limitaría la política monetaria expansiva del BCRD, y la coyuntura interna, liderada por un grupo elevado de leyes y normativas (Lavado de Activos, Mercado de Valores, De cooperativas, Alianzas Público-Privadas, cambios en la regulación bancaria, NIIF, plan de recapitalización del BCRD y una potencial amnistía fiscal), podrían causar incertidumbre en las decisiones de inversión de los agentes económicos.
Los elevados vencimientos de capital e intereses de la deuda pública consolidada suelen producir volatilidad en las tasas de interés, liquidez del sistema financiero, tipo de cambio e inflación; esto acompañado de un contexto internacional menos favorable con tasas de interés globales en aumento y un dólar fortaleciéndose, creando un panorama retador para la autoridad monetaria en el 2018.

¿Debería haber una política especial para el fomento de las exportaciones y, en tal caso, con que lineamientos?
Una política agresiva de fomento de la productividad y competitividad en sus distintas dimensiones, de la mano de una estrategia comercial bien definida por las instituciones responsables de promoverlo y el sector privado, sería el mayor propulsor de un crecimiento en las exportaciones. Adicionalmente, es necesario canalizar recursos importantes al sector exportador, y de esta manera, beneficiarnos del mayor crecimiento que experimenta la economía mundial.

¿Qué elementos debería tener una reforma tributaria para mejorar la situación fiscal del país?
La eficiencia recaudatoria que necesita el fisco no se logrará sin una reforma fiscal integral. Han sido ampliamente discutidos por el sector empresarial dominicano los ejes estratégicos que se deben incorporar en una reforma tributaria, destacando la mejora en la calidad del gasto público, simplificar el sistema tributario, migrar hacia un sistema más progresivo y equitativo, entre otros.
Sin embargo, hay un elemento que no ha sido abordado lo suficiente y es la oportunidad que existe de mejorar el perfil y servicio de la deuda. Esto se logra con tan solo darle un enfoque de mercado con carácter estratégico a la administración de la deuda pública consolidada, lo que también generaría beneficios innumerables para el mercado de deuda dominicano.

Si tuviera que pensar una estrategia para mejorar la competitividad del país, ¿cuáles serían los tres puntos centrales?
El tema debe partir de cambios profundos en el Estado a través de un mejoramiento institucional que elimine las trabas que enfrentan los sectores productivos, se siga abaratando el acceso y la estructura del crédito e incentive la inversión sujeta a resultados. Luego tenemos que transformar el sistema educativo haciéndolo práctico y de mejor calidad, mejorar los servicios públicos y promover el desarrollo tecnológico.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *