fbpx

¿Es el home oficce el ¨comienzo del fin¨ de las oficinas?

Revista Mercado23 mayo, 20207min
oficina.jpg

Dejando a un lado las graves implicaciones para la salud, la epidemia de coronavirus ha ampliado, de manera poco ortodoxa, un debate sobre el futuro del trabajo. Con millones de personas en todo el mundo trabajando desde su hogar como resultado del brote, ya sea a través de la cuarentena o como medida de precaución de la empresa, se comienza a hacer la pregunta: ¿estamos viendo el principio del fin de la tipología tradicional de la oficina?

El coronavirus no destruirá directa e irreversiblemente el concepto de trabajar en edificios de oficinas tradicionales. Sin embargo, ha forzado un importante experimento global de «trabajo desde casa» que, cuando las empresas, las ciudades y las sociedades vuelven a la normalidad, puede causar una reflexión sobre los beneficios de trabajar desde el hogar, o al menos, un cambio en la tipología tradicional de la oficina. Este experimento está en una escala como ninguna otra. Desde principios de febrero, millones de empleados chinos han estado trabajando desde sus hogares, mientras que Amazon, Facebook, Google y Microsoft le dijeron a sus empleados de Seattle que trabajaran desde su casa a principios de marzo. A lo largo de febrero, 77 compañías públicas en el mercado bursátil mundial mencionaron «trabajar desde casa» en las transcripciones: un aumento respecto de las cinco del mes anterior, y significativamente más que el récord anterior de 11 el 2018.

El coronavirus puede haber causado un aumento en los empleados remotos, pero no fue el comienzo. El número de empleados regulares que trabajan desde casa en los Estados Unidos ha aumentado en un 173% desde el 2005, y ahora se ubica en 4.7 millones de empleados, 3.4% de la fuerza laboral. Mientras tanto, el 5% de los empleados en la Unión Europea trabajan desde casa a partir del 2017, con concentraciones en los Países Bajos (13.7%), Luxemburgo (12.7%) y Finlandia (12.3%).

El interés en el trabajo remoto no carece de mérito. Permite a las empresas contratar a los mejores talentos con pocos límites geográficos, al tiempo que evita los gastos generales importantes asociados con los edificios de oficinas y suministros. Un estudio de Stanford de 250 personas el 2017 mostró otro efecto positivo, el hecho de trabajar desde casa aumentó la productividad de los empleados en un 13.5%, redujo los días de enfermedad y mejoró la satisfacción laboral.

Desde la perspectiva de los empleados, las ventajas son obvias: menos tiempo y dinero para desplazarse, un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal, y una atmósfera más tranquila y productiva. La idea también está aumentando en popularidad, con Global Workplace Analytics señalando que del 80% al 90% de la fuerza laboral de los Estados Unidos dice que les gustaría trabajar de forma remota, al menos a tiempo parcial. La misma organización estima que si aquellos en trabajos compatibles que quisieran trabajar desde casa lo hicieran a tiempo parcial, ahorrarían $700 mil millones en todo Estados Unidos entre empresas y empleados, mientras que el ahorro en gases de efecto invernadero sería el equivalente a las producidas anualmente por todos los trabajadores del estado de Nueva York juntos.

Estos cambios en actitudes y hábitos deberían ser de gran interés para arquitectos y diseñadores. Como profesión, hemos visto de cerca cuán factible se ha vuelto compartir conocimiento, información y modelos digitalmente con colegas de todo el país y del mundo, ya sea a través de modelos BIM, canales de Slack o servidores remotos. Estos nuevos modelos de trabajo conducirán inevitablemente a una evolución en el diseño de espacios de oficina, o incluso espacios alternativos para trabajar.

Si bien la tipología tradicional de la oficina seguirá siendo indudable, la arquitectura interna estará fuertemente influenciada por tendencias como el trabajo remoto. Según algunas estimaciones, el 40% del espacio de trabajo de una oficina no se utiliza en gran parte del día. En un futuro donde muchos empleados podrían pasar el 50% de su semana trabajando de forma remota, el diseño interior de las oficinas será cada vez más flexible, mientras que otros adoptarán diseños más residenciales para crear un «hogar lejos del hogar».

Si las tendencias continúan, la próxima revolución arquitectónica en el diseño de oficinas puede ser la eliminación masiva de empleados de su lugar de trabajo tradicional, ya sea a través de la automatización o, como se discutió aquí, el trabajo remoto. Esta transición del trabajo colectivo al remoto, y las consideraciones arquitectónicas que significará para los espacios de vida y oficina, antiguos y nuevos, fueron evidentes mucho antes de que la actual pandemia de coronavirus lo transmitiera a la conciencia pública. Dicho esto, este experimento global forzado de trabajar desde casa puede ser, irónicamente, un catalizador para una relación futura más saludable entre nosotros y nuestro lugar de trabajo.

Fuente: plataformaarquitectura.c

Súmate al club #QuédateEnCasa suscrilbiéndote a nuestras revistas. Regístrate para recibir nuestros newsletters

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.