Exxon y Shell se unen a Ivanka para defender el Acuerdo de París

Screen-Shot-2017-04-18-at-11.50.47-AM.png

Mientras que el presidente Donald Trump contempla la posibilidad de cumplir con su promesa de campaña y sacar a Estados Unidos del acuerdo climático de París, una fuerza de presión está esperando hablar con él sobre este tema: los productores de petróleo y carbón.

Un bloque pro-parisino dentro de la administración ha reclutado a compañías energéticas para que presten su apoyo antes de una reunión de alto nivel de la Casa Blanca el martes para discutir el pacto global y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, según dos personas familiarizadas que pidieron no ser identificadas.

Exxon Mobil Corp., anteriormente dirigida por el secretario de Estado Rex Tillerson, reiteró su apoyo en un carta dirigida a la Casa Blanca solicitada por el asesor de energía de la Casa Blanca, G. David Banks. El gigante del petróleo y gas natural argumentó que Estados Unidos redujo sus emisiones de carbono a mínimos de 20 años debido a un incremento en el uso de gas natural y que “este éxito podría replicarse globalmente” como parte del acuerdo de París. Royal Dutch Shell Plc y BP Plc también han respaldado el pacto.

“BP le dio la bienvenida al acuerdo de París cuando se firmó, y seguimos apoyándolo”, dijo Geoff Morrell, portavoz de la compañía. “Es posible proporcionar la energía que el mundo necesita y también abordar el desafío climático”. El portavoz de Shell, Curtis Smith, dijo que la compañía sigue “fuertemente a favor” del acuerdo.

Los productores de carbón, Cloud Peak Energy Inc. y Peabody Energy Corp., también están presionando a favor del acuerdo, a pesar de que los mineros podrían verse perjudicados por un cambio global hacia fuentes más limpias de electricidad. Cloud Peak presenta el acuerdo de París como una plataforma para que Estados Unidos defienda el uso de la captura de carbono y otras tecnologías de alta eficiencia y bajas emisiones para generar electricidad a partir del carbón.

La campaña de la industria para seguir con el acuerdo de París se produce en medio de profundas divisiones en el gobierno Trump sobre el acuerdo de reducción de carbono. Tanto la hija del presidente, Ivanka Trump, y su esposo, Jared Kushner, asesor especial de la Casa Blanca, han instado al presidente a permanecer en el acuerdo, junto con Tillerson.

En el otro lado están el asesor principal Stephen Bannon y Scott Pruitt de la la Agencia de Protección Ambiental, quienes el viernes dijeron “tenemos que salir” del pacto.

Trump está a punto de tomar una decisión sobre si cumplirá las reiteradas promesas de retirar a los Estados Unidos del pacto de reducción de carbono que antes había ridiculizado como “malo para los negocios estadounidenses”. En la Casa Blanca los altos funcionarios del gobierno, incluyendo Pruitt, Tillerson, Kushner y Bannon, estarán revisando los pros y los contras de permanecer en París.

La administración decidirá qué hacer antes de finales del próximo mes, cuando los líderes mundiales se reúnan para la cumbre del Grupo de los Siete en Italia, dijo Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa Blanca.

No todos los ejecutivos de energía están a bordo. El barón del carbón, Robert E. Murray, ha sido franco al criticar el acuerdo, argumentando que es “solo una manera para que otros países obtengan dinero estadounidense”.

Bloomberg-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *