La brecha de género en el uso de internet

La-brecha-de-genero-en-el-uso-de-internet.jpg
Todos hemos escuchado acerca de una brecha cuando se trata de la participación de mujeres en la industria de la tecnología. El porcentaje de mujeres en Facebook, Google y Apple es del 17, 19 y 23 por ciento en su personal de tecnología, respectivamente, y hay un bombardeo continuo de noticias respecto de los desafíos que las mujeres enfrentan en varias firmas de Silicon Valley.

También hay escasez de mujeres que utilizan algunos de los productos de la industria.

La International Telecommunications Union informa que el porcentaje de mujeres que usan el internet es un 12 por ciento más bajo que el porcentaje de hombres; esta brecha se extiende al 32,9 por ciento en los países menos desarrollados.

Esto habla de una oportunidad para que la industria de la tecnología aborde los problemas de diversidad interna y la manera en que las empresas conciben los productos que crean en todo el mundo.

Además de los muchos beneficios de la aceptación de tecnología digital, ¿acaso los avances de la industria pueden ayudar a abordar esta disparidad de género? ¿Pueden ayudar a cerrar la brecha de género y hacer que se pongan en movimiento los muchos efectos multiplicadores?

Como parte de nuestro estudio global de los patrones de evolución digital, nos dispusimos a hacer una pregunta relacionada: ¿cuál es el impacto en la inclusión de género del aumento de la aceptación digital en los países?

Creamos dos medidas. La primera es una medida de inclusión de género, un índice que combina varios indicadores de la participación de las mujeres, incluyendo sus índices de alfabetización, el porcentaje de mujeres con cuentas en instituciones financieras, sus índices de participación en la fuerza de trabajo y el porcentaje de mujeres con escaños en el parlamento nacional.

La segunda es una medida de aceptación digital, un índice que incluye la adopción del internet, las conexiones fijas o móviles, el consumo digital y el uso de tecnología digital con fines comerciales.
Hallamos que cada porcentaje de crecimiento de la aceptación digital a lo largo del periodo 2008-2011 conduce a un índice positivo de crecimiento de inclusión digital de género a lo largo del periodo 2011-15 de cerca del 2,3 por ciento.

Creemos que esto es evidencia adicional de que la aceptación digital contribuye a ampliar los beneficios a la economía y a la reducción de la brecha de género. De acuerdo con el McKinsey Global Institute, cuando eliminamos los obstáculos que no permiten que las mujeres alcancen la paridad respecto de los hombres, 28 billones de dólares de nuevo valor se añaden al PIB global en diez años.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.