fbpx

La influenza de 1918: El rostro de otra epidemia en República Dominicana

Revista Mercado22 marzo, 20203min
PANDEMIA.png

Como pesadilla recurrente, el Covid-19 hace remembranza a la gran epidemia de influenza que azotó la República Dominicana a partir de noviembre de 1918. La “influenza española”, nombre que utilizaron las autoridades sanitarias de Santo Domingo,en realidad se trataba de una pandemia que tenía más de cuatro meses azotando el mundo entero y que se difundía tanto por vía terrestre como marítima.

En Santo Domingo, la epidemia fue esperada con pavor durante un tiempo pues los cables telegráficos daban frecuentes noticias de la progresión de la enfermedad. Esta, finalmente, llegó al país por barco a Barahona a mediados de noviembre y, de inmediato, las autoridades decretaron una cuarentena en los principales puertos del país, tanto terrestre como marítima. Igualmente los barcos procedentes de Barahona y Azua; al arribar a otros puntos del país debían mantenerse a 200 metros de la costa durante siete días.

A pesar de esas medidas, la pandemia se difundió aceleradamente. Como si fuera práctica del siglo XXI, las autoridades sanitarias prohibieron las reuniones públicas en teatros, casinos, clubes, centros de recreo y otros establecimientos análogos. De igual manera fueron clausuradas todas las escuelas públicas y se prohibieron las reuniones y velorios en las casas de los fallecidos a causa de la influenza.

Aunque fue extendida al interior del país la cuarentena para evitar que se propagara de una ciudad a otra, pronto habrían noticias de que la población de los pueblos también enfermaba masivamente y muchos morían a consecuencia de la misma.

Conociendo que el mal se trasmitía desde boca y nariz a las vías respiratorias, las autoridades sanitarias recomendaron el uso de mascarillas de gasa y tela de algodón al tratar o visitar a los enfermos. Muchas personas utilizaban las mascarillas para salir a la calle, y algunas de ellas rellenaban las con cristales de alcanfor o con dientes de ajo.

Finalizando octubre de 1919, cuando las autoridades consideraron terminada la epidemia, dijeron haber registrado unas 96,828 personas contagiadas y 1,654 fallecidas. Aunque esas cifras, en comparacion con las de otras partes del mundo, no fueron tan alarmantes, es decir el 2% de los contagios registrados, esta terrible enfermedad tomó la vida de miles de familias.

Esta historia, vivida en la República Dominicana, no debe más que hacernos conscientes de la situación que estamos afrontando y afrontaremos. Mantenernos informados, previsorios y disciplinados hará, como hace más de un siglo, que marquemos la diferencia.

Para conocer la historia en detalle, le sugerimos consulte el artículo del Dr. Frank Moya Pons: https://plenamar.do/2020/03/la-influenza-de-1918/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.