La pasión y entrega para producir un gran destilado

Revista Mercado25 octubre, 20185min1049
IMG_0271-1-1280x1190.jpg

Mercado Norte 2018.- Mi padre pertenece a la cuarta generación de la familia Brugal y en mi hogar se hablaba constantemente del mundo del ron y del legado que fundó Papá Andrés. 

Para llegar a ser maestra ronera tuve que someterme a duras pruebas. Fueron varios meses de un intenso proceso de evaluación por parte de los maestros roneros. Se realizaron degustaciones y catas a ciegas para evaluar mi grado de sensibilidad tanto en el olfato, gusto y vista. Fue un enorme reto para mí, porque nunca se había contemplado que una mujer pudiera llegar a tener esa responsabilidad. Así fue cómo me convirtió en la primera maestra en casi 130 años de historia.

En estre trabajo es fundamental la capacidad de percibir a través del olfato, el gusto y la vista ese complejo mundo interior del ron; sobre todo el de Brugal, que es uno de los destilados más admirados del mundo. Pertenezco a la quinta generación de la familia Brugal, todo parece indicar que heredé esas cualidades de Don Andrés Brugal Montaner.  Los maestros roneros en Brugal & Co. hemos sido los responsables de salvaguardar el legado de nuestro fundador, somos los encargados de la destilación y formulación de los rones a partir de los envejecidos que se atesoran en las bodegas. Se necesita una gran capacidad sensorial para eso, solo así se logra que los rones siempre sean fieles a sus recetas originales.

Brugal se elabora con materia prima 100% dominicana. Nuestra Destilería produce, a partir de las mejores melazas del país, un  alcohol de gran calidad y pureza. Luego, en Puerto Plata, se les agrega agua de los manantiales de las montañas y se deja envejecer en las bodegas.  

El clima de la región es clave en este proceso, logran sacar lo mejor de cada barrica. Luego, los maestros roneros se encargan de hacer las mezclas, las cuales han logrado cautivar a los paladares más exigentes.

Para mí es un orgullo representar una tradición familiar que comenzó en 1888 y, a la vez, tener la libertad para innovar. 

Brugal siempre ha sido capaz de producir los mejores rones de cada época y ahora es nuestra esa responsabilidad. Eso es un gran desafío, sobre todo para una mujer, porque por muchos años se pensó que eso era una labor exclusiva para hombres. Brugal, que siempre está a la altura de su tiempo, hizo posible el hecho de que yo esté aquí, hoy, haciendo sus grandes rones.

En este sentido creo que el éxito profesional se logra cuando logras hacer bien lo que más te gusta. 

Me produce una gran satisfacción participar en una mezcla de envejecidos y que luego los conocedores reconozcan su gran calidad. 

Saber que mi firma está junto a las de todos los que han sido maestros roneros desde la primera generación hasta la quinta, es un gran orgullo.

Además con mi labor abro el camino para que otras mujeres puedan, al igual que yo, representar orgullosamente nuestro legado de calidad, éxito y liderazgo. Representar la identidad de un país y la manera de ser de su gente, esto es una gran responsabilidad y en Brugal la asumimos con una gran pasión.

En mi vida personal me encanta disfrutar del tiempo libre junto a mi familia, buscar a mis sobrinos una tarde para comer helado, compartir un trago con mi esposo o una buena conversación con mis padres. Disfruto viajar, conocer nuevas culturas y pasar un buen rato con las personas especiales en mi vida.

Me encantan los proyectos donde pueda poner mi toque personal, ser parte de la historia de Brugal, crear un espacio para las mujeres que lleguen en el futuro. 

Pero sobre todo me encanta disfrutar de un día de playa, ver el amanecer y escuchar música. 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.