fbpx

La segunda vivienda puede ser negocio

Revista Mercado15 enero, 20204min
Vivienda.jpg

La inversión en la adquisición de una casa o apartamento por lo general es algo que el ser humano hace una vez en su vida. La posterior mejoría en su condición económica es posible que le motive a invertir en la ampliación o reforma de su vivienda o en adquirir una más grande o mejor ubicada, para lo cual, muchas veces es necesario vender la que se ha adquirido por primera vez.

Los apartamentos turísticos son inmuebles generalmente utilizados para ofrecer servicios de alojamiento a visitantes nacionales o extranjeros, por lo que su adquisición no es sólo con el objetivo de descansar, sino también de sacarle beneficios económicos en determinadas temporadas.

Ya sean apartamentos de lujo, o de primera y segunda categoría, deben cumplir requisitos determinados para hacerlos atractivos. La capacidad, es decir, el número de dormitorios y de camas convertibles existentes en otros cuartos, y también la composición de otros elementos como cocina, baño, sala de estar y comedor, son factores a considerar.

Los dormitorios, independientemente de la categoría o tamaño del apartamento o casa turística, deben poseer una ventilación directa y estar dotados de armarios. Lo ideal es que cada dormitorio tenga su propio baño, lo que daría más independencia y privacidad a los visitantes.

Ventilación directa en la sala de estar

Por lo regular, los inmuebles turísticos requieren de una sala de estar amplia y con ventilación directa. Esto así, porque es en ese espacio donde generalmente se instalan las camas convertibles cuando la cantidad de personas excede la capacidad de alojamiento. Lo mismo pasa con la cocina, que requiere no solo de todos los utensilios para la conservación y preparación de alimentos, sino además el fregadero, despensa amplia, congelador, horno, y ventilación obligada.

Los apartamentos o viviendas turísticas con vocación para rentar deben estar debidamente amueblados y contar con una póliza de seguro, como prevención por si ocurre cualquier situación catastrófica inesperada, como huracán, terremoto, incendio o cualquier otro daño.

La segunda vivienda para el descanso y para rentarla demanda gastos permanentes, porque es necesario cubrir los costos de mantenimiento, ya que generalmente los inmuebles tienden a deteriorarse más rápidamente cuando no se usan permanentemente.

Por eso, se debe tomar en cuenta ese costo y las reglas del arredamiento a los clientes, a los fines de que no maltraten el mobiliario y de que no introduzcan animales que puedan provocar situaciones indeseadas.

En esos casos, las reglas contractuales han de incluir la responsabilidad de cubrir los costos en caso de daños a las propiedades del alojamiento.

Albergar un número mayor de personas de las que correspondan a la capacidad máxima fijada para el alojamiento, tanto debe ser objeto de regulación, pues se perdería rentabilidad al tiempo de provocar más costos en el inmueble.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.