24. mayo 2019 República Dominicana29°C

Lo que los grandes economistas pensaban de los aranceles

Lucy Nuñez12 mayo, 20193min450
Reportes-2.jpg

A diferencia de muchos economistas, Smith tenía la oportunidad de poner sus teorías en práctica. Como comisionado de aduanas de Escocia, defendía la eliminación de todas las barreras comerciales, atemperada solo por la necesidad de obtener ganancias para los que consideraba los propósitos adecuados de gobernar un país, como proporcionar caminos.

Si los aranceles eran necesarios, debían tratar a todos los individuos y naciones comerciales de la misma forma, para evitar distorsionar la “mano invisible” (su mayor aportación en “La riqueza de las naciones”) del mercado que asigna lo que los productores deben hacer.

Inspirado por “La riqueza de las naciones”, David Ricardo elaboró la teoría de la ventaja comparativa, que muestra que las naciones deben especializarse y luego comerciar, lo que condujo a una mayor prosperidad.

En el siglo XX, grandes economistas, como Paul Samuelson, señalaron que hay quienes se benefician más y otros que se benefician menos cuando un país se especializa, incluso si la economía en general gana. Su obra destaca el impacto distribucional del comercio y presenta maneras de ayudar a los perdedores de la globalización.

Aunque nuestra comprensión de las cuestiones relacionadas con el comercio ha evolucionado, los dogmas centrales establecidos por los economistas más importantes siguen vigentes. Los aranceles son una medida proteccionista deficiente y que provoca distorsiones cuando subir los impuestos para algunas importaciones implica que se vuelvan menos competitivas en relación con otras.

Muy probablemente los grandes economistas dirían que hay mejores maneras de impulsar la posición comercial de un país, como abrir el mercado global al comercio de servicios. Esto beneficiaría de manera desproporcionada a EE. UU. como el mayor exportador de servicios de todo el mundo, siendo un buen competidor incluso con barreras comerciales vigentes.

En resumen, vender más, en lugar de importar menos (y, por lo tanto, consumir menos o producir con componentes más costosos) es una de las lecciones que debemos rescatar de los economistas más importantes del mundo.

Argumentaron a favor de la apertura de los mercados en todo el mundo de manera que los países pudieran vender más de lo que producen, lo que brinda una mayor prosperidad. Sus hallazgos siguen apuntalando la economía hoy en día. Pero la política es otro asunto.

Harvard

Lee también: Aumentar los salarios no tiene que perjudicar el balance financiero de tu empresa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.