fbpx

Los inversionistas premian a las empresas que hacen hincapié en los proyectos digitales

Lucy Nuñez26 julio, 20195min
309ec0121ccf28300d3fe06178d94568-1280x762.png

57 Vistas,

Las tecnologías digitales tienen el potencial de transformar una amplia gama de empresas, en especial en los sectores que tradicionalmente no son tecnológicos.

Motivados por la amplitud de estas transformaciones digitales, hemos hecho investigaciones para estudiar la frecuencia con que estas ocurren, los beneficios que generan y el impacto que tienen en el desempeño financiero. Hemos intentado contestar tres preguntas específicas:

En primer lugar, ¿qué tan generalizada es la adopción de tecnologías digitales por parte de empresas no tecnológicas? Encontramos que es más probable que adopten las tecnologías digitales las empresas que son más grandes y más jóvenes, y que tienen más efectivo y desembolsan menos en gastos de capital. Las empresas con desempeño débil lo hacen más rápido, quizás como una posible respuesta a las presiones de la competencia.

En segundo lugar, ¿cuáles son los beneficios de adoptar las tecnologías digitales? Que, al parecer, a los inversionistas les encanta. La valuación de las empresas que se digitalizan es del siete al veintiuno por ciento más alta que la de sus pares.

Además, las empresas que avanzan hacia la era digital también reciben proyecciones más altas para sus utilidades. Su relación precio/utilidad es entre un tres y un nueve por ciento mayor, y la proyección de su rentabilidad aumenta entre un 30 y un 90 por ciento por cada dólar de incremento en el flujo de fondos, en comparación con las empresas que no presentan informes sobre actividades digitales.

En tercer lugar, ¿cómo les va a las empresas al adoptar las tecnologías digitales? De manera sorprendente, encontramos pocas pruebas de una mejora inmediata en el desempeño financiero. Vemos ventajas positivas en el desempeño solo en términos de rotación de activos (una medida de eficiencia en el uso de activos), la cual se incrementa del tres al nueve por ciento a lo largo de tres años en comparación con la de empresas similares, después de que dan a conocer actividades digitales.

Sin embargo, no encontramos cambios en el desempeño financiero en general (medido por el rendimiento sobre los activos) y hallamos deterioros significativos en los márgenes de operación y el crecimiento de ventas (más bajos del catorce al 42 por ciento y del diez al 30 por ciento, respectivamente) cuando se dan a conocer las actividades digitales. Estas ventajas limitadas podrían deberse a varios factores.

El primero es que los beneficios procedentes de la actividad digital tardan mucho en dar frutos y, mientras tanto, las empresas tienen que asumir los costos. Muchas empresas de tecnología exitosas que realizaron grandes inversiones en digitalización, como Amazon.com, esperaron muchos años para ser rentables.

El segundo es que tal vez la competencia debilite con rapidez las ventajas de adoptar las tecnologías digitales. Por ejemplo, los clientes pueden obtener mejores productos, pero las empresas no pueden mantener precios más altos debido a la competencia.

El tercero es que quizás las empresas no posean el equipo administrativo adecuado para entrar a la digitalización. Es indispensable enfocarse en tener altos directivos con una visión adecuada sobre la tecnología.

Los inversionistas recompensan a los pioneros incluso si los beneficios inmediatos en el desempeño financiero siguen siendo imprecisos. El carácter riesgoso de las inversiones en digitalización subraya la necesidad de que las empresas mantengan a los mercados de capital mejor informados, y ofrezcan garantía de que tienen a los gerentes adecuados para poner en marcha la transformación digital.

Harvard

Lee también: ¿El bono de un CEO debería basarse exclusivamente en desempeño financiero?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

58 Vistas,