Los Oscars, un negocio de película

Revista Mercado23 enero, 20203min
oscar-hollywood-revista-mercado.jpg

Con una audiencia que, solo en Estados Unidos, alcanzará a las 40 millones de personas, los Oscars se han convertido en una marca por sí mismos, que va más allá del propio negocio cinematográfico. Una gala que cada año es capaz de mover entre todos sus protagonistas más de US$650 millones.

Qué duda cabe que el cine siempre ha sido un  modelo de negocio más que rentable. Sólo en Estados Unidos se estima una facturación anual superior a los US$ 11.000 millones. Pero, pese a que la audiencia de los Oscas no está en su mejor momento, pocas galas son capaces de generar tanto dinero en tan solo unas horas.

La BBC, dueña de los derechos de transmisión en 2016, declaró unos ingresos publicitarios, sólo durante la retransmisión, de más de US$ 100 millones. Su tarifa por un solo anuncio de 30 segundos alcanzó los US2,3 millones. Parece un precio excesivo por un espacio tan limitado, pero dejaríamos de pensar así si tenemos en cuenta que las grandes productoras estiman que la reversión de la citada inversión supera de media los US$ 60 millones.

Pero en esta exposición sólo hablamos de lo que se considera publicidad directa, es decir, aquella que factura el canal que retransmite la gala. De forma indirecta, a través de patrocinios particulares de los actores, se estima que en 2018 las marcas llegaron a pagarles más de US$25 millones, para que lucieran sus joyas y sus prendas. Tanto es así que, algunos de los protagonistas de los Oscars llegan a ganar US$150.000 por brillar con algunas de las joyas más impresionantes del mundo. Ann Hathaway estrenó un collar de diamantes en 2011 valorado en US$ 8 millones, Angelina Jolie en 2009 lucía joyas que costarían a su propietario más de US$ 3 millones y Kate Blanchett llevaba colgado de su mano y lóbulos más de US$ 12 millones.

Un capítulo aparte merece los gastos promocionales para ser protagonista en tan preciada noche. Se estima que la media de gasto en promoción de las grandes productoras de los largometrajes nominados a mejor película alcanzó los 18 millones. Y esa es la media, porque entre los profesionales del sector se especula con que Netflix superó los US$ 30 millones. Parecen cifras excesivas por recibir una estatuilla que cuesta US$ 657,  si no fuera porque ésta permite un aumento de facturación de su ganador del 150%. O cuando pensamos que un actor nominado aumenta su caché un 20% en su siguiente película.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.