Los vinos de moda

Screen-Shot-2017-02-23-at-10.36.43-AM-1024x513.png

Cuando recientemente un amigo coleccionista me ofreció una copa de Screaming Eagle, automáticamente me imaginé el vino tinto pulido y caro de la bodega de culto. En su lugar, probé por primera vez su sofisticado, y salvajemente caro, vino blanco.

Lo más probable es que cuando se piensa en el valle de Napa, en California, se piensa en vino tinto. Bueno, aquí llega la sorpresa. En esta tierra de cabernet clásico, docenas de bodegas de gama alta se están enfocando en los vinos blancos de la misma forma en que lo han hecho durante tanto tiempo en sus tintos más prestigiosos.

Afortunadamente, para probar cualquiera de ellos no hay que gastarse tanto dinero como en el sauvignon blanc de Screaming Eagle, del que la firma solo produce 300 botellas al año.

Un nueva apariencia para una uva clásica

Los sauvignon blanc de Napa solían ser vistos como una forma de mejorar el flujo de caja con una rápida respuesta. Se puede cosechar las uvas en otoño y vender el vino la primavera siguiente. Sólo un puñado de bodegas, como Robert Mondavi, Spottswoode y Eisele Vineyard, se tomaron esa uva en serio.

Pero todo eso ha cambiado. Cuando el enólogo de California Julien Fayard, fundador de la bodega Azur y del sello Empreinte y nativo de Provenza, estuvo en Nueva York hace un par de semanas, compartió su rico, untuoso y poderoso Empreinte sauvignon blanc. A pesar de elaborar sólo 250 cajas, lo está lanzando fuera de California. “Se desarrolla con la edad”, dijo. “Es un vino que puedes coleccionar”.

Muchos viticultores de Napa simplemente quieren servir un blanco al comienzo de una cena. Y de mayo a octubre, cuando las temperaturas de Napa a menudo llegan a los 35 grados celsius (95 grados Fahrenheit), es probable que los invitados no tengan ganas de beber sólo vinos tintos.

¿Por qué Cabernet es rey?

El tipo de uva cabernet se impuso a principios de los años 90, cuando los tintos llegaron a ser más caros y prestigiosos. Cuando los viñedos fueron arrancados a causa de la filoxera, los viticultores replantaron las tierras con el rentable cabernet. Dan Petroski, productor de vinos de Larkmead y productor de propia marca de vinos blancos, Massican, explica: “Los blancos son difíciles de producir en Napa ahora si te preocupa tu economía”. Los blancos cultivados en buenas tierras para “vino tinto” hacen que los vinos sean profundos y llenos de complejidad. Pero el valor de esas tierras de viñedos se ha disparado, y el problema, dice Petroski, es que quienes beben vino, están mucho más dispuestos a pagar grandes sumas de dinero por un buen tinto que por un blanco.

Los nuevos sabores

Los finos sauvignon blancs de Napa pueden ser brillantes, frescos y cítricos, con aroma de lima como el Ehlers Estate (US$28), que no se envejecen en barricas de roble nuevo. La mayoría de los nuevos y más caros ejemplos son fermentados y añejados durante distintos periodos de tiempo en barricas de roble usadas o nuevas, lo que añade complejidad y una riqueza cremosa parecida al chardonnay en la textura.

Pero eso no es todo. Algunas bodegas nuevas y aventureras están haciendo chardonnays sabrosos y menos opulentos, que se alejan de los anteriores ejemplos mantecosos de Napa, y están experimentando con variedades más menos comunes que copian a los blancos italianos y españoles.

Uvas más oscuras

Hudson Vineyards, en la fría denominación Carneros, cultiva 10 variedades blancas diferentes, que van desde albariño a greco di tufo o verdejo, y comenzó a hacer una mezcla de cinco de ellas en 2013.

El clima de Napa y la larga y constante temporada de cultivo le permiten hacer blancos muy potentes de un amplio rango de variedades, dice Steve Matthiasson, un viticultor estrella que ha liderado la revolución alternativa de los blancos. “Sin embargo, las noches frías mantienen la frescura si la maduración no se lleva demasiado lejos.”

Vinos que hay que probar

2013 Matthiasson White Wine (US$42)

Esta mezcla, que incluye uvas sauvignon blanc, ribolla gialla, sémillon y tocai friulano, se ha convertido en el vino por excelencia para los nuevos blancos de Napa. Es una combinación de cítricos de acidez estimulante y fresca, y sabores de almendra amarga.

2014 Enfield Wine Co. Haynes Vineyard Chardonnay (US$45)

El prometedor enólogo, John Lockwood, puso sus manos en las uvas chardonnay de algunas de las viñas más antiguas de Napa. Piense en capas minerales combinadas con una textura exuberante.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *