Marca personal como clave para el liderazgo profesional

20151211051838-Untitled-4.jpg

Por Raúl baz y stella león / Engage Burson-Masteller

marca personal, también conocida por su tradución en inglés “Personal Branding”, consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante. Este concepto nació como una técnica para conseguir trabajo.

Tom Peters es considerado uno de los precursores de este término, a raíz de una publicación que realizó en 1997 llamada “The Brand Called You”.

Es necesario aclarar que marca personal no es asesoría de imagen, no es la forma de vestir o el aspecto que presentamos. Sí se toma en cuenta, pero no se limita solo a esto. Se trata de la forma en que somos percibidos, de la impresión que causamos; es solo un reflejo de lo que llevamos dentro. Teniendo en cuenta el beneficio de la relación entre el titular de la marca y el observador.

El poder de la marca está relacionado con la capacidad de influir, no de ejercer la fuerza. Es por esto que las Marcas Personales más poderosas son aquellas que quedan en los caminos poco transitados, por eso es que descubrirlas y desarrollarlas requiere tiempo, esfuerzo, paciencia y método.

Por lo tanto, se pudiera definir como una gestión adecuada y consciente de las percepciones, los recuerdos y las expectativas que queremos generar en los demás.

¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de descubrir o desarrollar nuestra marca personal?

Se empieza por las motivaciones, los valores, los objetivos, lo que podemos aportar, porque es una estrategia de percepciones, que los demás tienen de uno. Por lo tanto, se debe elaborar y definir propósitos, luego transmitirlas y por último, proteger este esquema desarrollado. Incluso, se debe tener en cuenta que cada vez que un CEO o fundador con una marca personal fuerte habla o se presenta, promueve su negocio. Casos como Steve Jobs, Marissa Mayer y Tony Hsieh son referencias de cómo se han posicionado de la mano de sus compañías.

Tener una marca personal sólida te establece como líder de tu industria y campo. Por consecuencia, esto incrementa la exposición de tu negocio y refuerza su reputación. Además, aumenta tu influencia, valor, notoriedad, independencia y control como persona.

En la actualidad, la denominada “Web 2.0” (que ya se está hablando de una generación 3.0), se ha convertido en una herramienta clave, e incluso primordial, para el desarrollo del personal branding.

Las redes sociales abren un amplio abanico de posibilidades en este ámbito. Entre ellos está la oportunidad de empleo, la superación, el trabajo constante y la demostración de habilidades; haciendo que los perfiles adquieran peso en la red. Internet ofrece no solo el mundo de las social media, sino también el crear tu propio blog personal o de colaborar para algunas páginas.

Al tener conocimiento de todas las ventajas que puede ofrecer el buen posicionamiento de una marca personal, te presentamos cuatro pasos con los que pudieras mejorar tu personal branding y posicionar tu liderazgo profesional de una manera sencilla y estratégica.

1. Haz tu biografía completa, pero no aburrida en las redes sociales. Así compartes y te dejas sentir.
2. Optimiza tu perfil de LinkedIn. Es una gran puerta al mundo profesional.
3. Escribe artículos o crea un blog. Deja conocer tus ideas y comparte experiencias.
4. Asiste a eventos y haz networking. Las relaciones nunca están de más.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *