Mujeres: más dinero para financiación tecnológica

Revista Mercado8 noviembre, 20186min765
Screen-Shot-2018-11-08-at-9.37.49-AM.png

8 de noviembre de 2018, 9:01 AM.- Michelle Scarborough, que dirige uno de los fondos de capital de riesgo más grandes del mundo dedicado a startups lideradas por mujeres, ve una gran diferencia entre hombres y mujeres en el segmento: los hombres piden más dinero.

Entrenar a las mujeres para que tengan un argumento de ventas más convincente es una de las cosas que hace Scarborough como directora gerente del fondo de 200 millones de dólares canadienses (US$152 millones) que dirige para el Banco de Desarrollo Empresarial de Canadá (BDC). Un hombre probablemente explicaría cómo cumplirá su objetivo de ventas y pediría 5 millones de dólares canadienses para lograrlo, dijo Scarborough.

Una mujer contará su historia y pedirá ayuda, no necesariamente dinero. “El lenguaje es muy diferente, la pregunta es muy diferente”, dijo Scarborough, de 49 años, en una entrevista en la oficina de Bloomberg en Toronto. “Muchas mujeres pedirán mucho menos o aceptarán mucho menos”.

Después de más de 20 años como empresaria e inversora, incluso en la firma de capital privado con sede en Toronto Kensington Capital Partners, Scarborough dijo que pedir lo que es necesario es un negocio serio. Ella misma se dirigió a BDC, una entidad estatal, para pedir que se incremente que el fondo desde los 70 millones de dólares canadienses actuales en un esfuerzo por producir cambios en la dinámica de género en la industria tecnológica de Canadá.

El fondo Women in Technology Venture Fund invierte directamente en empresas que tienen a una mujer como fundadora, cofundadora o ejecutiva de alto nivel, así como en otros fondos y en la creación de un ecosistema para apoyar a las mujeres. El fondo, con sede en Toronto, se creó en 2016 y tiene previsto duplicar la plantilla a 15 personas.

Scarborough ve que hay bastantes empresas que merecen recibir financiación. Desde que ingresó al banco el año pasado, ha invertido 10 millones de dólares canadienses directamente en unas 20 empresas, y está a punto de invertir en dos nuevas oportunidades, que apuntan a obtener un rendimiento dos veces superior a la inversión original.

Una de las empresas respaldadas por el fondo ya fue vendida, y generó una rentabilidad de 1,9 veces, una “tasa de rentabilidad decente, teniendo en cuenta que el fondo mantuvo esta inversión durante menos de dos años”, señaló, pero declinó revelar el nombre. Otras inversiones incluyen Lufa Farms, con sede en Montreal, que suministra hortalizas locales y cultivadas en azotea directamente a los consumidores, y Mimosa Diagnostics, una compañía que desarrolla un dispositivo portátil para obtener imágenes de los pies con el fin de prevenir complicaciones de la diabetes.

Hay un terreno fértil para la inversión. Las empresas recibieron 3.200 millones de dólares canadienses en 393 operaciones de capital de riesgo en Canadá en los tres primeros trimestres del año, la mayor cantidad desde 2001, según datos de Canadian Venture Capital & Private Equity Association.

Aunque la asociación no desglosa cuánto de esos fondos fueron a las mujeres fundadoras, datos de Estados Unidos sugieren que no mucho. En 2017, US$68.200 millones se destinaron a empresas estadounidenses fundadas por hombres, en comparación con US$1.900 millones para startups con fundadores exclusivamente mujeres, según datos recopilados por PitchBook Data Inc.

Sólo el 5 por ciento de las empresas tecnológicas canadienses tienen una mujer fundadora única, mientras que el 13 por ciento tiene una mujer cofundadora, según un estudio de #movethedial, un grupo dedicado a aumentar el número de mujeres en el campo de la tecnología.

“De hecho, me sorprendió la cantidad de mujeres que se me acercaron y me dijeron: ’Yo presenté mi historia y casi me despidieron’”, dijo Scarborough. “O mujeres que dijeron: ‘Me dijeron en una sala que soy muy bonita y que tal vez debería pensar en poner a un viejo canoso en mi equipo para que me ayude, porque eso sería lo mejor para mí y llegaría más lejos’”.

Pero un número creciente de fondos están invirtiendo en empresas dirigidas por mujeres. En EE.UU., BBG Ventures, liderado por la ex máxima ejecutiva de Gilt Groupe Inc. Susan Lyne busca empresas con al menos una mujer fundadora. Forerunner Ventures, iniciada por Kirsten Green, ha tenido éxito apostando a proyectos liderados por mujeres en comercio electrónico. Y el fondo Female Founders Fund recaudó US$27 millones para un nuevo fondo semilla en mayo.

La evolución del fondo dependerá del desempeño de las empresas, dijo Scarborough. El fondo fue modelado para durar 10 años, pero puede permanecer más tiempo en una compañía si es necesario. Actualmente están buscando mayores inversiones y podrían inyectar hasta 25 millones de dólares canadienses en una sola compañía.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.