fbpx

Para crecer en el negocio digital, aprenda de las empresas incipientes

Revista Mercado26 diciembre, 20194min
30789959_s.jpg

Cada vez se está volviendo más claro que en la segunda fase de la transformación digital no se puede ir solo. Por segunda fase me refiero a la creación de ofertas completamente nuevas que solo son posibles debido a la tecnología digital. En la primera fase, ofrecimientos tradicionales como los artículos impresos fueron digitalizados y ofrecidos en Internet.

La segunda fase demuestra ser mucho más impredecible, incluso en segmentos como los libros, los periódicos, la música y las películas, que son más adecuados para la transformación digital. La mayoría de nosotros no podía haber previsto los productos de segunda fase de esos segmentos: blogs en vivo, contenido interactivo, música de transferencia continua, listas de reproducciones y servicios bancarios entre pares como los ofrecidos por Transferwise y Zopa.

Una opción es comprar compañías digitales. También se puede comprar talento digital. El enfoque más ambicioso es trabajar proactivamente con la comunidad de las empresas incipientes; invirtiendo en compañías nuevas, trabajando con emprendedores y, de paso, aprendiendo de ellos.

Considere el caso de The Irish Times. Como sucede con otros periódicos, sus fuentes tradicionales de ingresos se estaban erosionando. Sus ejecutivos reconocieron que había una oportunidad enorme para reinventar la publicidad en Internet, pero no sabían cómo hacerlo.

Así que, en 2011, el periódico lanzó Fusion, un nuevo modelo para trabajar con empresas incipientes. Se invitó a un grupo de empresas incipientes a ayudar a la compañía a desarrollar nuevas ofertas digitales. La idea era que si se creaban experiencias que involucraran al usuario en Internet un juego, una herramienta de búsqueda, un sitio para formar una comunidad, entonces seguirían las oportunidades para publicidad nueva. En 2012, la compañía seleccionó a cinco de entre 105 solicitantes; al año siguiente escogió a 20 de 130. A las empresas incipientes se les ofreció espacio dentro del edificio de The Irish Times junto con una cantidad limitada de apoyo financiero y profesional.

Johnny Ryan, el creador de Fusion, lo vio como un “validador” en lugar de como una incubadora: forzó a las empresas incipientes a enfrentar los peligros del mercado, pero con apoyo de colegas y mentores. Varias de las empresas incipientes actualmente se han vuelto negocios viables; se ha creado nueva publicidad para el periódico, y Fusion, rebautizado como “academia de empresas incipientes AIB”, ha sido vendido a Allied Irish Bank.

El Barclays Bank ha invertido en más de 20 empresas incipientes. Wells Fargo, Disney y Microsoft tienen sus propios aceleradores. En todos estos casos, invertir en empresas incipientes es un primer paso útil para darle sentido a un mundo digital rápidamente cambiante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.