Peor fuga de datos de Alemania no causa escándalo

Carlos Briceño7 enero, 20198min1275
ALEMANIA-1280x808.jpg

7 de enero 2019. A lo largo del mes de diciembre, un(a) hacker haciéndose llamar GOd (o un grupo de personas escondidas tras este apodo) organizó lo que se evidencia como la mayor fuga de datos sobre políticos alemanes, personalidades mediáticas y estrellas de YouTube. Fue un asunto muy alemán; aunque la fuga aún podrían generar algunos escándalos, Alemania ha demostrado ser la peor pesadilla de un hacker: todo este trabajo de investigación y revelación de información ha recibido como mucho un encogimiento de hombros en respuesta.

A través de diferentes cuentas de Twitter (todas ya suspendidas), GOd concibió un “calendario de adviento” para la fuga de información. Cada día del adviento se publicaba una “puerta” que llevaba hacia información oculta. GOd se esforzó para que fuera muy difícil eliminar los archivos, creando varias ubicaciones espejo y utilizando servidores fuera de Alemania; pero aparentemente el(los) hacker(s) no sabía cómo llamar la atención hacia las publicaciones. Apenas la semana pasada, habiendo acabado el adviento hace tiempo ya, el hacker logró el impacto deseado al hackear y publicar en la cuenta Twitter de un YouTuber con muchos seguidores.

Así se logró que la fuga llegara hasta las noticias y los titulares de los periódicos (que millones de alemanes aún leen en su formato impreso). Los periodistas rápidamente notaron que los políticos de todos los partidos parlamentarios habían sido hackeados, excepto uno, el partido nacionalista y anti-inmigración, Alternativa para Alemania. Identificaron igualmente que algunas personalidades que se habían pronunciado a favor de aceptar refugiados o en contra de la extrema derecha, como el actor Ti Schweiger y el comediante Jan Boehmermann, habían sido afectados de manera desproporcionada.

Ha de haber tomado meses de trabajo a GOd recopilar toda la información sobre miles de personas. Los números telefónicos privados, las direcciones domiciliarias y de correo electrónico, los extractos bancarios, los seguros, los registros de conversaciones con familiares etc., no se obtuvieron a partir de una única violación sino que fueron halados de las redes sociales y las cuentas de correo electrónico fueron hackeadas una a una a través de técnicas de ingeniería social como el phising. Todos los nombres reconocidos, incluido el de la canciller Angela Merkel y los ministros del gobierno, están en la base de datos de GOd y contienen al menos algún tipo de información personal protegida.

Sin embargo, para todo el esfuerzo que se ha desplegado, no ha surgido mayor escándalo. Podríamos atribuirlo a la reticencia de los medios alemanes para publicar o actuar frente a datos robados. A diferencia de los países angloparlantes, la privacidad es prioritaria en Alemania, por encima de la libertad de expresión. No obstante, gracias a los esfuerzos del hacker, algunos archivos aún están publicados y se pueden descargar, cualquiera puede ver la información. Encontré poco que valiera la pena, aunque mi búsqueda no fue exhaustiva. Al parecer se descubrió a un par de abogados descargando pornografía y otros le eran infieles a sus parejas, pero no eran grandes personalidades. No leí nada sobre negocios corruptos o temas indignantes y al parecer no se reportó nada por el estilo.

En este caso, la fuga de GOd se parece al caso de 2015 cuando hackearon al parlamento alemán, el cual fue adjudicado por investigadores y expertos en ciberseguridad del gobierno alemán a un grupo de rusos maliciosos; en ese entonces, no se encontró nada que avergonzara a los líderes y la clase política del país. Es inevitable comparar la fuga en Alemania con los resultados del hackeo al Comité Nacional Demócrata y a la campaña política de Hillary Clinton en EE.UU. en el 2016. Aunque la fuga de datos no haya revelado nada que pueda ser procesado legalmente, surgió mucha evidencia de trampas políticas y prácticas de soborno. En Alemania no. Como mucho se encuentran algunas ediciones superficiales de Wikipedia.

Podríamos aún recibir sorpresas por parte de GOd, quien es perseguido(a) por las autoridades alemanas. Los periodistas podrían dar con algún dato picante mientras revisan los archivos. Sin embargo, es más probable que la información personal publicada por el hacker o los hackers sirva de uso a los provocadores -para el envío de mensajes ofensivos y amenazas, y acosar a las familias de las personalidades públicas, y para crear un sentido de incertidumbre entre la élite alemana. A muchos individuos de la comunidad de mensajes anónimos 4Chan les gustaría jugar un poco con la información. Helge Lindh, un diputado socialdemócrata de Wuppertal, cuya información fue publicada por GOd, ya había sido hackeado antes -y luego su familia recibió copias del Corán, excremento falso de perro y un set de prueba de orina.

Tras las fugas, los periódicos alemanes han solicitado prestar mayor atención a la protección de datos y reprocharon a las agencias responsables la lentitud con la que han reaccionado ante el robo y la publicación de datos personales de personalidades. Sin importar si detrás de la fuga están hackers privados o servicios extranjeros de espionaje, las instituciones públicas deben construir una mejor protección y probablemente lo harán a raíz de los ataques GOd.

Algunos políticos serán más cuidadosos con su información, aunque hoy en día sea una tarea difícil. Otros no tienen contemplado agacharse, sin importar lo que venga después de la fuga. “Generalmente continúo haciendo lo que siempre he hecho”, dijo Lindh, quien está a favor de los refugiados, a un periodista. “No voy a encerrarme, eso enviaría el mensaje equivocado”.

Al fin y al cabo, todos los políticos viven en una casa de vidrio hoy en día. Es imposible erradicar a los hackers pero el pequeño fiasco creado por los hackers de GOd con su perverso calendario de adviento comprueba que la mejor defensa para los políticos es tener poco que esconder.

Bloomberg/Leonid Bershidski

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.