20. junio 2019 República Dominicana29°C

¿Por qué llorar en el trabajo es un problema?

Lucy Nuñez11 junio, 20194min486
comentarios-negativos-en-la-oficina.jpg

A las mujeres que lloran en el trabajo suelen decirles: huye al baño. Toma papel de baño, límpiate los ojos, suénate la nariz.

La mayoría de las mujeres con las que hablé acerca de este artículo explican que llorar frente a colegas, en especial frente a colegas o jefes que son hombres, equivale a una de las experiencias profesionales más humillantes. No obstante, tanto los tiempos como la cultura corporativa están cambiando. ¿Llorar podría tener un estigma menos negativo si los líderes lo aceptaran como algo natural?

Sylvia Ann Hewlett, experta en cuestiones de género y el lugar de trabajo, escribe que: “Llorar… es uno de los muchos errores de comunicación que, en un solo instante, pueden dejarte sin presencia ejecutiva”.

A las lloronas puede tomarnos años, o incluso un cambio de trabajo, recuperar nuestra presencia ejecutiva una vez que se desvanece. Por otra parte, en lugar de perder su presencia ejecutiva, los hombres por lo general se benefician de llorar en el trabajo.

Los líderes son quienes suelen establecer, normalizar y reforzar la cultura empresarial; son más efectivos cuando muestran vulnerabilidad y reconocen sus errores.

Si los líderes están a cargo de crear una cultura de inclusividad, parte de su responsabilidad es incluir a más mujeres en puestos de mayor nivel. Como llorar es una parte natural de la biología de las mujeres, adoptar una nueva actitud en torno al llanto debería incluirse en el mismo esfuerzo.

Así que si lloras en el trabajo, haz lo siguiente:

Acepta tus lágrimas. Si no te sientes avergonzada por llorar, otros tampoco lo harán. Respira hondo. Di algo como: “Como pueden ver, este tema me pone muy sensible debido a lo mucho que valoro nuestro trabajo”. Ríete.

Nada como reírse para que tanto tú como los demás se sientan más cómodos. Si comienzas a llorar, discúlpate y sal de la habitación, pero cuando regreses o la próxima vez que estés con ese grupo de gente habla del tema abiertamente.

Si eres líder y alguien de tu equipo llora, puedes probar alguna de estas estrategias:

Reconoce abiertamente que llorar es un proceso natural y autónomo. Puedes decir: “Es evidente que a muchos de nosotros nos resulta emotivo este tema. ¡A mí también me dan ganas de llorar!”. Comparte un ejemplo con tus colegas de alguna ocasión en la que lloraste en el trabajo.

Con ello darás el mensaje de que ser vulnerable está bien, lo cual aumenta los niveles de confianza y seguridad y, de manera implícita, da permiso a los demás de llorar si sienten la necesidad de hacerlo en el futuro.

Harvard

Lee también: ¿Por qué ascienden de puesto a la gente tóxica?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.