¿Qué desvela a encuestadores británicos antes de las elecciones?

Revista Mercado1 noviembre, 201910min
348483163-1_opt.jpg

Si hay algo seguro en las próximas elecciones del Reino Unido, es que no se debe confiar en las encuestas de opinión. Después de resultados sorpresa en 2015, 2016 y 2017, está claro que hacer predicciones precisas es difícil. Pero, ¿qué preocupa a los encuestadores esta vez?

Volatilidad del votante

Casi la mitad de los votantes apoyó a diferentes partidos en las elecciones entre 2010 y 2017, según una investigación publicada por académicos del proyecto British Election Study. En 49%, este es el nivel más alto de cambio en la historia, y es impulsado por choques políticos, incluida la crisis crediticia y el referéndum del brexit.

En pocas palabras, la lealtad política de las personas es más débil y su comportamiento es más difícil de predecir. “Esta es la elección más volátil e incierta en la que he trabajado”, dijo Andrew Hawkins, presidente de ComRes Ltd.

Volatilidad del encuestador

La dificultad se refleja en los resultados. Si bien algunas encuestas muestran que los conservadores están en 40%, en otras han caído hasta 32%. El partido Laborista ha oscilado entre 22% y 29%.

Convertir los votos en escaños

Para Ben Page, director ejecutivo de Ipsos MORI, la preocupación “general” es traducir la participación del voto nacional que las encuestas producen en lo que importa: escaños en la Cámara de los Comunes. “Se vuelve más difícil ya que ahora tenemos cuatro partidos importantes”, dijo.

Un partido podría ganar “una mayoría atractiva” con una participación de voto inferior a 35%, según Hawkins de ComRes.Los escaños individuales a menudo se comportan de manera contraria a la intuición.

El factor brexit

¿Por qué los demócratas liberales imaginan sus posibilidades en Wimbledon? Por el brexit. Apenas un tercio de los votantes en el distrito respaldó abandonar la Unión Europea y, como partido con la posición más fuerte contra el brexit, los demócratas liberales piensan que pueden ganar en esos lugares.

Entretanto, los conservadores, que han liderado el distrito durante 87 de los últimos 100 años, están preocupados por eso. Bajo el liderazgo de Boris Johnson, es un partido a favor del brexit, algo que podría perjudicarlos en algunos de los escaños de los adinerados suburbios donde tradicionalmente han sido fuertes.

Su objetivo es compensar esa diferencia en lugares donde nunca han ganado antes. “La pregunta es cómo se desarrolla”, dijo Page. “No hay garantía de que suceda”.

La campaña

Uno de los problemas para los encuestadores en 2017 fue que la campaña misma percibió cómo los votantes cambiaron de opinión. En particular, las personas desarrollaron una visión más favorable del líder laborista Jeremy Corbyn una vez que lo vieron pisoteado.

Las encuestas registraron un cambio hacia los laboristas, pero, por razones a las que llegaremos, igual subestimaron el éxito del partido. Pero esta vez, como Corbyn y Johnson ya son conocidos, “es poco probable que la campaña tenga tanto efecto como la última vez”, según Joe Twyman de Deltapoll.

Nuevos métodos

Un éxito de las encuestas de 2017 fue un experimento de YouGov llamado regresión multinivel y postestratificación (MRP, por sus siglas en inglés). Se utilizó una muestra mucho más grande, 50.000 votantes en el transcurso de una semana en comparación con los 1.000 habituales en un par de días, para producir una estimación escaño por escaño.

No fue perfecto, se subestimó el apoyo tory en Escocia, por ejemplo, pero sí estimó que Theresa May perdería su mayoría, algo que parecía impensable al comienzo de la campaña.

Se esperan más experimentos de este tipo en las encuestas. Pero hay que tener cuidado. “No es una panacea”, dijo YouGov’s Wells. “Es importante tener buenos datos, e igual se deben tomar las decisiones correctas al ejecutar el modelo”.

Problemas antiguos

Es cada vez más difícil contactar a los votantes. Algunos grupos, como los más jóvenes, ya no tienen teléfonos de línea fija, y los paneles basados en Internet no reciben respuestas de aquellos que no están en línea. Incluso si se logra contactarlos, las personas no siempre son buenas pronosticando su propio comportamiento.

“El gran desafío, como siempre, es saber cuántas personas votarán realmente de las 1.000 con las que hablamos”, dijo Page. En 2015, los encuestadores sobreestimaron la participación de votos del partido Laborista y, para solucionar el problema, utilizaron modelos de participación en 2017; trabajaron sobre la base de que no todos los que dijeron que votarían por los laboristas lo harían realmente. El resultado fue una subestimación del voto del partido.

Según Wells, la industria ha respondido volcando los ajustes que adoptó. “Si tengo una preocupación por la industria, es que volvamos a los problemas de 2015”, dijo. “En las últimas elecciones, las encuestas sobreestimaron el desempeño conservador, pero eso es muy inusual. Históricamente, las encuestas han exagerado el peso del partido Laborista”.

Damian Lyons Lowe, de Survation, espera con ansias la carrera. “Si no fuera un desafío, no sería interesante o útil”, dijo.

Bloomberg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.