fbpx

República Dominicana no quiere a Venezuela como socio en Refidomsa

Revista Mercado17 enero, 20194min
PDVSA_FOTO_2_t670x470.jpg

Bloomberg– Jamaica y República Dominicana están considerando medidas extraordinarias para obligar a Venezuela a renunciar a la propiedad de dos refinerías en el Caribe obstaculizadas por sanciones de EE.UU.

Los gobiernos de los países han estado negociando en vano la compra del 49 por ciento de la participación de PDVSA en refinerías cerca de Kingston y Santo Domingo. Ahora, Jamaica está preparando un proyecto de ley que forzaría una venta, mientras que los funcionarios dominicanos plantearon la idea de declarar como una utilidad pública la planta de Refidomsa, que produce 30.000 barriles diarios.

“Es una cuestión de seguridad energética”, dijo Robert Nesta Morgan, portavoz del primer ministro de Jamaica, Andrew Holness. “República Dominicana está tomando medidas para recuperar su refinería. Otros países están mirando a PDVSA”.

PDVSA, o Petróleos de Venezuela SA, una vez fue un actor dominante de la industria energética en Latinoamérica y el Caribe, y ahora ha perdido influencia a medida que la producción se derrumba, que las deudas crecen y que EE.UU. impone sanciones financieras a la compañía con el ánimo de debilitar al gobierno.

Las sanciones han dificultado los negocios de los operadores de las refinerías de Jamaica y República Dominicana, a pesar de que PDVSA tiene una participación minoritaria, dijeron los funcionarios.

PDVSA prefirió no hacer comentarios.

Efectos secundarios de las sanciones

“Desde hace más de un año, nuestros pagos internacionales por servicios técnicos, capacitación de personal y compra de equipos han estado sujetos a restricciones y bloqueo financiero por parte de compañías con sede en EE.UU. y Europa”, dijo Refidomsa en una respuesta escrita a las preguntas. Comprar la participación de PDVSA “se ha convertido en una situación crítica, una cuestión de vida o muerte económica para nuestro país”.

Petrojam, la empresa estatal jamaicana que dirige la refinería de Kingston, “tiene que evitar muchos obstáculos debido al riesgo que conlleva hacer negocios con PDVSA”, inclusive la contratación de abogados y la obtención de garantías financieras, dijo Morgan.

Jamaica tiene contemplado introducir “pronto” una ley que “nos permitiría tomar el control”, dijo. Morgan se negó a decir cuánto se ofreció o cuándo se introduciría la ley.

Los pasos que se dan para separar a PDVSA de sus refinerías en el Caribe se producen a medida que los países de la región se alejan del gobierno autoritario en Caracas. Este mes, el Grupo de Lima -compuesto por 12 naciones latinoamericanas y Canadá- instó al presidente Nicolás Maduro a entregar el poder a la Asamblea Nacional liderada por la oposición y convocar nuevas elecciones. El segundo mandato de Maduro comenzó el 10 de enero, bajo un contexto de catástrofe económica para el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.