Shell impulsa su efectivo tras adquisición y recorte de costes

Screen-Shot-2017-05-04-at-10.12.55-AM.png

Royal Dutch Shell Plc ha demostrado que se ha adaptado a un mundo de precios del petróleo más bajos al impulsar su flujo de caja, lo que le ha permitido pagar dividendos y reducir la deuda simultáneamente.

El desempeño de la empresa anglo-holandesa valida en parte la adquisición de BG Group Plc por US$54.000 millones -por la que algunos accionistas se quejaron de haber pagado en exceso- así como los profundos recortes de gastos y ventas de activos acometidos por el máximo responsable, Ben Van Beurden, para proteger el balance de la compañía.

“Con el comienzo de los nuevos proyectos y la venta de activos de mayor coste, sólo se podía esperar un incremento de la generación de efectivo”, dijo Iain Armstrong, analista de Brewin Dolphin Ltd., que tiene una participación en Shell. “Se está convirtiendo en una máquina generadora de efectivo”.

El flujo de caja de las operaciones se multiplicó más de diez veces a US$9.510 millones en el primer trimestre, dijo Shell en un comunicado. Después de restar el coste de las inversiones, el flujo de caja libre de US$5.180 millones cubrió la porción en efectivo del dividendo de la compañía por tercer trimestre consecutivo.

Se trata de un gran cambio desde el derrumbe de los precios del crudo un año antes, cuando Shell pidió prestado dinero para cubrir el pago a los accionistas. La deuda neta cayó por segundo trimestre consecutivo a US$72.030 millones.

Shell es la más reciente entre las grandes petroleras en informar resultados mejores de lo previsto con un fuerte flujo de efectivo, lo que sugiere que el sector está aprendiendo a sobrellevar un precio del petróleo de US$50 por barril.

Superar las previsiones

Los beneficios ajustados por partidas extraordinarias y los cambios en el inventario aumentaron en más del 100 por ciento a US$3.750 millones desde los US$1.550 millones un año antes, dijo la compañía, superando la estimación media de los analistas de US$3.010 millones.

Las ganancias del negocio de exploración y producción de Shell ascendieron a US$540 millones en el primer trimestre, frente a las pérdidas del año anterior. El negocio de refino y comercialización registró unos ingresos de US$2.490 millones, un incremento del 24 por ciento.

Los otros principales productores de petróleo del mundo también anunciaron ganancias en el primer trimestre que superaron las estimaciones de analistas, y empezaron a beneficiarse de unos recortes de costes profundos, las cancelaciones de proyectos y las pérdidas de empleos que siguieron al colapso del precio del oro negro.

Shell ha acumulado préstamos tras el acuerdo de BG Group y ha fijado un objetivo de venta de activos de US$30.000 millones en un período de tres años hasta 2018. Ya ha realizado más del 66 por ciento de las ventas tras las desinversiones en Canadá, Gabón y el mar del Norte en el Reino Unido. También tiene previsto vender gasolineras y refinerías en Argentina.

Bloomberg.-

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *